Información sobre vivienda y economía
contaremos lo que cuesta encontrar un piso de alquiler en madrid
contaremos lo que cuesta encontrar un piso de alquiler en madrid

contaremos lo que cuesta encontrar un piso de alquiler en madrid

Diario de una pareja en busca de un piso de alquiler en Madrid (i)

Autor: margarita_

idealista news inicia un nuevo serial sobre la ardua tarea de encontrar un piso en alquiler en Madrid capital. Para ello, narraremos la historia real de una pareja a través de Margarita (nombre ficticio) en busca de una casa para vivir en Madrid. Queremos comprobar de primera mano la situación actual del mercado del alquiler en la capital (precios, productos, trato de los propietarios o agentes inmobiliarios y las ganas de alquilar y negociar). Así, en las próximas semanas, esta pareja nos irá contando lo que le ocurra en cada vivienda que visita. Hoy comenzamos con nuestra primera visita a un bloque de
Viviendas en la zona de metropolitano

Qué buscamos

Somos una pareja que rozamos la treintena y que en breve nos vamos a casar. Nos encontramos inmersos en la búsqueda de una vivienda en alquiler, ya que la inestabilidad económica y laboral nos ha decantado por este tipo de mercado

Las características que nos gustaría que tuviera el piso son calefacción central, una superficie de entre 60 y 80 m2 (necesitamos algo de espacio porque también será nuestro lugar de trabajo), buenos cerramientos, que, a ser posible, sea exterior y tenga ascensor. Pensamos destinar un tercio de nuestro sueldo a pagar el alquiler, que es lo que recomiendan los expertos, con lo que no queremos que la renta supere los 900 euros al mes

Empezamos la búsqueda con la ilusión de encontrar un piso cerca del trabajo de uno de nosotros,
En pinar de chamartín
, Una zona situada al norte de Madrid. Sin embargo, un primer vistazo del mercado de la zona nos expulsa del mismo, tanto por precio como por forma de vida de la gente del barrio (está más destinado a familias)

Es nuestro primer choque con la realidad, ya que a las primeras de cambio tenemos que renunciar a la zona, una de las variables que a priori más claras teníamos.  Por ello, ampliamos nuestra búsqueda a inmuebles dentro de la m-30 de Madrid, porque es una zona que nos viene bien a los dos para trasladarnos al trabajo

Rápidamente nos damos cuanta de que aunque no lo pensábamos, encontrar una vivienda con los requisitos que vamos buscando nos va a resultar harto difícil y caro, ya que en Madrid capital pisos con estas características escasean

Primera visita

Nuestra ilusión por encontrar nuestro primer hogar es superior a cualquiera de estos contratiempos, por lo que seguimos buscando. Pronto cerramos nuestra
Primera visita a un piso de alquiler en zona de metropolitano,
Que en el anuncio decía que se alquilaba por cerca de 1.000 euros (pensábamos que si nos gustaba intentaríamos una rebaja que cuadrase en nuestro presupuesto). Al haber estudiado en ciudad universitaria esa zona me trae muy buenos recuerdos pero lo que desconocía es que los alquileres fueran tan elevados a cambio de una casa de diminutas dimensiones

Visitamos dos casas situadas en el mismo edificio que, por cierto, era prácticamente nuevo, apenas tenía cinco años de vida, algo que inicialmente nos agradaba. El agente inmobiliario nos esperaba en la puerta de la calle y amablemente nos dirigió a la casa en alquiler. Mientras tanto, aprovechó para enseñarnos el hall, los ascensores y los pasillos con sus buenas calidades… tocamos el timbre de la vivienda y nos abrió la dueña del coqueto piso. Su anuncio decía que tenía más de 70 m2 pero nosotros no llegamos a saber dónde estaban metidos esos m2. Al anunciarse metros construidos, debían estar en las zonas comunes, ya que dentro de la vivienda os aseguro que no estaban

La propietaria nos enseñó con mucho gusto la casa, se notaba que estaba orgullosa de ella y de sus buenas calidades porque otra cosa no tenía. El salón era tan pequeño que para invitar a amigos tendríamos que hacer tandas. Ya me veía advirtiendo a nuestros amigos: “este fin de semana os toca a vosotros dos, el siguiente a los otros dos, por favor, id de dos en dos porque si no, hay overbooking”. El cuarto de baño estaba a la última, tenía ducha de hidromasaje, “oh my good”. Cuando nos lo comentó la propietaria mi novio no pudo reprimirse y se preguntó, en alto, que para qué servían todas esas buenas calidades en una casa tan pequeña, que ya podían haber hecho los pisos un poco más grandes y haber renunciado a la ducha de hidromasaje, esa que, quizás la llegues a utilizar dos veces y con suerte

Cuando llegamos al dormitorio a mi novio casi le da un vahído de lo pequeño que era. Con lo alto que es ya estaba calculando si entraba en la cama sin que sus pies rozasen el armario. Pero lo mejor de todo fue que la propietaria nos hablaba de su casa como si fuera magnífica y hasta nos llegó a decir lo que le costó esa “caja de cerillas”: más de 400.000 euros por un piso unipersonal. Es lo que tiene la burbuja inmobiliaria

Eso sí, la urbanización cuenta con trastero, con unos vecinos muy majos y con una piscina a la que sólo le da el sol a primera hora de la mañAna, con lo que tomar el sol es misión imposible. De hecho, el conserje nos dijo que muy pocos vecinos utilizaban la piscina. Antes de irnos le preguntamos a la dueña por la plaza de garaje que estaba incluida en el precio del alquiler mensual y nos la enseñó. En esa plaza entra un coche pero muy malamente porque tiene una dichosa columna que dificulta y mucho el aparcamiento, vamos, que sale mejor dejar el coche en la calle pues, encima, justo en esa zona se puede aparcar bien y no hay parquímetro

La broma de alquilar este piso cuesta nada más y nada menos que 990 euros mensuales sin incluir la calefacción. Esto es lo que pide la propietaria, ahora estoy haciendo el seguimiento de este piso para saber cuánto va a tardar en rebajarlo y posteriormente en alquilarlo

El otro piso que vimos estaba justo en frente del anterior, qué casualidad. Nos lo enseñó una agente inmobiliaria. En esta vivienda el salón era un poco más grande ¡pero el dormitorio aún más pequeño!. Lo más gracioso de la visita fue que la mujer nos dijo, para “vendernos” mejor el piso, que cuenta con radiadores de “calor azul”, ohh, qué bien suena, desde luego que comercialmente suena genial pero… ¿qué es el calor azul? te prometen más calor y menos gasto de luz pero lo único que hacen es calentar menos durante más tiempo y al final la factura de la luz es más cara (convierte la energía eléctrica en calor). De ese piso salimos escopetados, no queremos oír nada del calor azul ni de la calefacción individual eléctrica

(Continuará…)

 

Noticias relacionadas:

Diario de una pareja en busca de un piso de alquiler en Madrid (ii)

Diario de una pareja en busca de un piso de alquiler en Madrid (iii)

Diario de una pareja en busca de un piso de alquiler en Madrid (iv)

Diario de una pareja en busca de un piso de alquiler en Madrid (v)

Diario de una pareja en busca de un piso de alquiler en Madrid (final y conclusiones)


 

Publicidad

Recibe nuestra selección de noticias en tu mail