Información sobre vivienda y economía

La última locura inmobiliaria China: un error obliga a construir un edificio en medio de una autopista

Autor: Redacción

La antigua ciudad imperial de xi’an es conocida mundialmente por los guerreros de terracota y por ser el extremo oriental de la milenaria  ruta de la seda. Ahora, además, también será conocida como la única ciudad del planeta que ha tenido que estrechar una autopista de 60 metros de ancho para hacer hueco a un edificio de apartamentos cuya construcción se aprobó por un error administrativo

Cuando las autoridades locales se quisieron dar cuenta de que habían autorizado la edificación de un bloque de viviendas por donde tenían proyectada una carretera de ocho carriles, se dieron cuenta de que ya era demasiado tarde. El complejo estaba terminado y los primeros inquilinos ya se habían mudado a su nuevo hogar

Además, no podían devolverlos a sus antiguas casas porque ya las había derribado para hacer un parque. Realojar a los inquilinos suponía construir nuevas viviendas y un desembolso demasiado alto, así que el ayuntamiento se decidió por la opción más económica: cortar la autopista a la mitad y reducir el ancho de ocho a cuatro carriles, obligando a los conductores a realizar una peligrosa maniobra para superar el embudo

Con más de ocho millones de personas residiendo en xi’an y sus alrededores, la nueva autopista se ha convertido en un problema más para el tráfico en lugar de una solución a los atascos provocados por la hora punta

Un problema que se repite

Esta no es la primera vez que un gobierno local chino toma una decisión poco lógica para subsanar un error de sus funcionarios o evitar una disputa con sus ciudadanos. El pasado mes de diciembre se autorizó la construcción de un edificio de viviendas en la ciudad de taiyuan encima de una tumba centenaria cuyos propietarios se negaban a que fuese trasladada a otro lugar

También en 2012, los trabajadores de la localidad de wenling se vieron obligados a construir una autopista alrededor de una casa. Sus dueños se negaban a aceptar la oferta del ayuntamiento para expropiar su vivienda