Información sobre vivienda y economía

Por horas o al año, así será la nueva factura de la luz

contador inteligente (foto: evb energy)
Autor: @javierpicazo

El nuevo mecanismo para fijar la tarifa de la luz, que entrará en vigor en el segundo trimestre de este año, permitirá abonar las facturas a un precio fijo anual, o pagarla por horas, dependerá del tipo de contador que tengamos: inteligente o el de toda la vida. Un modelo que supondrá un ahorro de cerca del 3% en las facturas

Según confirmó este fin de semana el ministro de industria, energía y turismo, josé Manuel Soria, la nueva fórmula de pago por horas (que será posible para aquellos que cuenten con contador inteligente) evitará los costes de intermediación asociados y hará más eficiente el sistema de precios, al facturar el precio exacto que la luz tenga en el mercado en ese preciso momento

Actualmente hay instalados tan solo cerca de entre 7 y 9 millones de contadores inteligentes, que son capaces de leer el consumo por horas, sobre el total de 27 millones de consumidores.

No obstante, antes de que termine 2018 las compañía eléctricas están obligadas a cambiar todos los contadores a estos ‘smart meter’. Los nuevos contadores permiten crear un perfil de consumo y consultar los datos de cada electrodoméstico. Novedades que habrá que pagar, ya que el coste de mantenimiento con los contadores tradicionales alcanza los 0,54 céntimos, por debajo de los 0,81 del inteligente

A pesar de que el nuevo modelo pueda suponer cierto ahorro para algunos consumidores, actualmente el precio de la electricidad antes de impuestos es en España cerca de un 30% más cara que en la media europea, según los datos que maneja la oposición

De la factura actual, Tan solo el 37,5% es consumo real, Mientras que el resto son peajes e impuestos, según datos de la comisión nacional de los mercados y la competencia (cnmc)

Por su parte, las eléctricas ya avisaron la semana pasada de que este modelo es complejo y puede acarrear problemas en la factura, ya que no está claro que vaya a suponer una reducción en el precio de la energía con respecto al anterior sistema de subastas, con el que las compañías se embolsaban un porcentaje en costes de intermediación

 

Noticias relacionadas:

¿A que se destina cada euro que pagamos en la factura de la luz?