Información sobre vivienda y economía

El 90% de los robos en comunidades de propietarios es de bicicletas

Autor: Redacción

Aunque la obra de teatro de Fernando Fernán Gómez decía que ‘Las bicicletas son para el verano’, a los amigos de lo ajeno les gusta robarlas durante todo el año. Según los cálculos de la empresa de seguridad Altatec Seguridad, el 90% de los robos que se producen en garajes y trasteros de comunidades de propietarios tiene como objetivo las bicis.

¿Por qué? No se trata de que los ladrones sean especialmente deportistas ni que se hayan pasado a la vida sana: las bicicletas robadas tienen un valor medio de 500 euros –aunque algunas pueden llegar hasta los 6.000 euros–, son relativamente fáciles de sustraer y, además, existe un creciente mercado negro que hace que las puedan vender de manera rápida y sencilla.

Los ‘cacos’ son conscientes de que, aunque no saquen una gran cantidad de dinero con cada robo, el riesgo que asumen es muy bajo ya que las bicicletas no cuentan con ningún número identificativo. Además, saben que si les pillan el castigo es leve. 

Algunas fuentes calculan que cada año se roban en nuestro país entre 85.000 y 100.000 bicicletas, lo que supondría que el valor total de lo sustraído se situaría en el mejor de los casos en torno a los 42 millones de euros.  

Estas circunstancias han hecho que las bandas organizadas hayan desviado su atención al ‘mercado’ de las bicis. Si a esto le sumamos la poca atención que le prestamos a garajes y trasteros, hacen de estas zonas el paraíso de los cacos.  

Pero no solo de bicicletas viven los ladrones. Otros de los objetos más robados en trasteros son herramientas, equipos de sonido, material deportivo (sobre todo de pesca y montaña) y cascos de moto. Por supuesto el destino de todo ello es la reventa.

Quizás no todo lo que se sustrae tenga un gran valor económico, pero en muchos casos es más el valor sentimental y por supuesto el disgusto y la sensación de inseguridad que nos genera el haber tenido a unos extraños merodeando y forzando parte de nuestras viviendas.

Los descuidos cuando entramos con el coche en el parking, puertas que no pasan las revisiones necesarias y no contar con ningún tipo de control de accesos son los principales errores que cometemos a la hora de mantener la seguridad en los garajes y trasteros de la comunidad de vecinos, según Altatec Seguridad. 

La compañía asegura que la resolución de los robos en garajes y trasteros viene acompañada, en muchos casos, del papel que han jugado sistemas de vigilancia, como las cámaras de seguridad y los sistemas de videovilancia, que facilitan pruebas visuales del delito para identificar a los autores del robo e incluso como herramienta disuasoria.