Información sobre vivienda y economía

Engel & Völkers: "En Barcelona se tiende a vivir lejos del centro, como en Los Ángeles"

Autor: Redacción

Barcelona es la segunda ciudad más cara de España, pero con el mercado más dinámico. El informe de Engel & Völkers pronostica un crecimiento a dos velocidades para los dos próximos años: las zonas 'premium' tocarán techo y se estabilizarán, y al resto de la ciudad le espera un largo recorrido al alza, al igual que al área metropolitana, donde prevén que acabe viviendo el barcelonés.

Barcelona es una ciudad con 100 km2, lejos de los 600 km2 que dispone Madrid, por ejemplo, y aun así cuenta con el mayor número de transacciones nacionales. Según los datos del ministerio de Fomento, en 2016 crecieron un 14% respecto al año anterior. La inmobiliaria Engel & Völkers, a partir de los datos recogidos en su Informe de mercado de Barcelona, confirma esa tendencia. Han intermediado 700 transacciones de compraventa y 1.000 operaciones en alquiler

Los precios seguirán al alza, aunque desde Engel & Völkers creen que dentro de dos años la zona premium de Barcelona se estabilizará, "ya ha tocado techo", cuentan, y el resto de zonas y el área metropolitana experimentará aún más subidas de precios. "La tendencia en Barcelona es que acabe pasando como en Los Ángeles, viviendo alejados del centro de la ciudad", cuenta Oriol Canal, director general de Engel & Völkers en Barcelona.

Oriol Canal, en la presentación, destacó el incremento de la demanda nacional, hasta el punto de acaparar el 60% de las transacciones en 2016, una tendencia que auguran continúe en 2017. No obstante, respecto a la demanda internacional señaló que de sus ventas han registrado 48 nacionalidades distintas, de las cuales el 53% son europeos, con franceses (16%) y alemanes (8%) a la cabeza. El otro 47% de las transacciones internacionales restantes, la lideran chinos (12%) y procedentes de Oriente Medio (12%). 

Canal diferenció la zona alta de la ciudad, con clara predominio de interés para el cliente nacional, de las zonas más céntricas junto a Diagonal Mar, las que más interesan a internacionales. Barcelona es una ciudad que cada vez resulta más atractiva para invertir. El Brexit, la Golden Visa o la mejora económica en España han sido factores determinantes para ese aumento de demanda internacional.

El alquiler, una tendencia al alza

Excepto a rusos y asiáticos que prefieren obra nueva, al extranjero que busca invertir en Barcelona le cautivan los elementos arquitectónicos singulares del área más simbólica de la ciudad. Es ahí como buscan una rentabilidad a largo plazo. Si bien hace dos años preferían rehabilitar los pisos para ponerlos a la venta, ahora ponen el foco en el alquiler, un mercado en pleno crecimiento. "Barcelona aún es un 30-40% más barata que otras grandes ciudades europeas, lo que le confiere un atractivo para los inversores internacionales", contó Canal.

Desde Engel & Völkers han experimentado un crecimiento acelerado en el mercado del alquiler, pasando del 20% al 30% de sus clientes en Barcelona. Canal habló de un cambio de paradigma respecto al alquiler. El barcelonés, después de la crisis, prefiere la flexibilidad que le ofrece el alquiler. Se siente joven, vive al día y tiene una mentalidad cada vez más europea. "Antes alquilaba el que no podía adquirir una propiedad, ahora prefiere amoldarse a las ventajas que ofrece el alquiler", puntúa Canal.

El escenario del mercado de alquiler ha cambiado sustancialmente respecto a los años precrisis, que había mucha oferta y poca demanda. Ahora, desde 2013 en adelante, con el fin de los contratos de tres añós de duración, hay mucha demanda y poca oferta. Desde Engel & Völkers pronostican una creciente subida de precios en el alquiler y el residente deberá desplazarse a zonas periféricas.

El atractivo del alquiler temporal es también un terreno que están empezando a explorar desde Engel & Völkers. Alberto González, director del área de alquileres, explicó la nueva división que ha creado la inmobiliaria, Monthly rentals, para atender a este nicho de mercado. Barcelona, la ciudad turística por excelencia, va a ser la prueba de este proyecto. Se tratará de contratos con una duración entre los 32 días y los 11 meses destinado a inquilinos que estén en la ciudad por un tiempo determinado: estudiantes de estudios superiores o profesionales con proyectos definidos en Barcelona.