Información sobre vivienda y economía

Los usuarios de idealista garabatean sus deseos inmobiliarios

Autores: @Jairo Mejía, @Jone

Los mapas que los usuarios de idealista dibujan en la app en Apple o Android revelan las obsesiones inmobiliarias de un país que garabatea a diario los barrios en los que desea vivir y en los que sueña con una nueva casa. Las ciudades y la costa se llevan el protagonismo de los trazos incesantes que te mostramos aquí de manera algo más selectiva.

Los datos recopilados por idealista/data muestran parte de las búsquedas sobre el mapa durante varios días de agosto. De un primer vistazo, la densidad de búsquedas permite apreciar que los usuarios anónimos buscan con más intensidad en Madrid y las costas, con especialintensidad en Cataluña y la Comunidad Valenciana.

 

Barcelona, sin foco definido

En Barcelona aparecen la avenida Diagonal, Les Corts y la Avenida Parallel como casi únicas fronteras claras, el resto de la ciudad es territorio de los que buscan sin un designio claro su piso ideal en la Ciudad Condal. Los trazos de las búsquedas se dibujan por toda la capital catalana, desde la Montjuïc hasta la Sagrera, con redondeles en lugar de los precisos diamantes y trapecios de Madrid.

Los garabatos son más obsesivos e insistentes en Ciutat Vella o en los triángulos de El Poblenou y L'Eixample, mientras que la densidad de búsquedas marca el interés en Sant Martí o Gràcia. Los lazos también se hacen más claros en Sant Gervasi y Pedralbes, no sabemos si por interés de compra o por pura curiosidad inmobiliaria. 

En los alrededores de Barcelona, Badalona, Sant Cugat del Vallès, Casteldefels  y Santa Coloma de Gramanet, parecen ser los focos de atención de los usuarios de la app de idealista fuera de la capital en sí.  En el siguiente mapa puedes ver los distritos mentales vs. los distritos reales:

 

Madrid, un mapa de fronteras claras

Los que trazan búsquedas en Madrid tienen las fronteras de los barrios mentales de la capital muy claros. Para ellos, por ejemplo, el barrio de Salamanca se divide al oeste y al este en la calle Príncipe de Vergara y el distrito de Retiro va de la parte sureste del parque hasta Doctor Esquerdo. Muchas fronteras transcienden las de los distritos oficiales, como en el caso de sur de la ciudad donde el área que va desde Madrid Río hasta Pacífico se dibuja como una parte propia, sin circunscribirse a la divisiones oficiales del Ayuntamiento.

Para los que quieren vivir en Madrid los contornos de la ciudad están claros: la M-30 es el envoltorio del territorio más demandado y la columna vertebral, la frontera entre este y oeste, es el Paseo de la Castellana. Fuera de la autopista que rodea Madrid hay interés en zonas específicas del extrarradio en el este y el oeste, especialmente en Pozuelo de Alarcón, Alcobendas o La Moraleja. Fuera de ahí los polígonos de búsqueda se agrandan, se espacian y desaparecen en las dos Castillas.

Casa de playa, el dibujito de siempre

Buscar casa de playa solo se puede hacer de una manera: en paralelo al mar. Los gráficos costeros revelan que fuera de las capitales las preferencias son en apaisado y no en circular y que los requisitos se basan casi en exclusiva en que la arena no quede muy lejos, independientemente de si se entra o sale de uno u otro municipio. El fuerte peso de la vivienda vacacional parece ser el responsable de la gran densidad de dibujos de las costas, aunque también es donde se concentran algunas de las grandes ciudades españolas.

 

Otras capitales

En otras capitales menos populosas los trazos de búsqueda en idealista dividen la ciudad con claridad en tres o cuatro zonas redundantes. Así sucede en Valencia, con la zona centro, oeste y en paralelo a la Avenida Blasco Ibañez; en Sevilla, con Triana y el centro entre la Macarena y la Catedral, o Bilbao con Indautxu y la zona más cara de Las Arenas.

Zaragoza, donde la única línea definitoria parace ser el río Ebro, podría haber sido fruto de búsquedas tal que así: