Información sobre vivienda y economía

Así son las casas ultradelgadas que ocupan el mismo espacio que tu coche

Foto: Casagrande Laboratory
Foto: Casagrande Laboratory
Autor: Hoja de Router (colaborador de idealista news)

Cada vez son más las personas que deciden mudarse a las ciudades, por lo que el espacio disponible en las grandes urbes es menor y para colmo, el suelo está más caro. Esta falta de espacio y su encarecimiento es una oportunidad para dejar volar la creatividad, agudizar el ingenio y aprovechar cada centímetro disponible. Algunos arquitectos están resolviendo el problema de una forma original: adelgazando las casas.

La última empresa en sumarse a este modelo de construcción ha sido Casagrande Laboratory, con sede en Helsinki, que ha diseñado una casa que parece pensada para tu coche. Sus dimensiones, 2,5 metros de ancho y 5 metros de largo, son el equivalente a una plaza de parking. Ahora bien, cuenta con tres pisos para compensar las pequeñas proporciones de su planta.

Este domicilio, que ha sido bautizado como Tikku, comprende una oficina, un dormitorio y posee un invernadero en la buhardilla. Además es autosuficiente: tiene paneles solares que aprovechan la luz del día para proveer de energía a la instalación y su estructura modular de fina madera hace que no sea necesario ningún aislamiento adicional. 

Como si fuera un puzle, cada módulo de la casa es una pieza diferente de la estructura final, que puede ser montada en una sola noche. Gracias a esto, Tikku, que fue presentada en la Helsinki Design Week, puede ser adaptada en función de las diferentes necesidades de cada individuo o incluso puede albergar más módulos. Así, si necesitas más habitaciones o un salón más amplio puedes ir añadiendo m2.

Foto: Casagrande Laboratory
Foto: Casagrande Laboratory

Si bien esta casa solo es un prototipo, Casagrande quiere construir Tikkus en zonas que ahora están reservadas para los coches en un futuro no muy lejano. El objetivo es dar una vuelta de tuerca a la planificación de las ciudades, creando viviendas con un coste asequible: su precio ronda los 40.000 dólares (unos 34.000 euros). Ahora bien, aunque parezca difícil, existen viviendas con fachadas incluso más pequeñas que la Tikku.

Las peculiares casas estrechas

Arrinconada entre dos edificios en el centro de Varsovia se encuentra la casa más estrecha del mundo, según el libro Guinness de los Récords. La  Keret House, del arquitecto polaco Jakub Szczesny, mide tan solo 92 centímetros en su parte más estrecha y está pensada para que viva en ella una sola persona, aunque no es el lugar más recomendable si eres claustrofóbico. La decoración del interior es austera y tan solo se pueden colocar unos muebles: una cama, una mesa larga y delgada, un ‘puf’ y algún armario poco profundo.

Foto: Polish Modern Art House
Foto: Polish Modern Art House

Otra casa europea especialmente estrecha es la Slim House de Alma-nac, una vivienda londinense que se esconde en un hueco de 2,3 metros de ancho entre dos edificios mucho más amplios.

La primera impresión al ver esta fachada engaña: cada habitáculo alberga dos cuartos de baño, una cocina, dos dormitorios, un salón, un vestidor, un despacho y hasta una buhardilla. Al construir este domicilio los arquitectos tuvieron problemas para decidir cómo dotar a la casa de más luz natural, por ello, decidieron transformar el tejado en una estructura escalonada provista de claraboyas, que son las encargadas de dejar pasar los rayos del sol.

Foto: Alma-nac
Foto: Alma-nac

Con solo 3 metros de ancho y 21 de largo, la Imai House de Japón diseñada por el arquitecto Katsutoshi Sasaki prescinde de los pasillos para optimizar el espacio, creando un solo corredor que comprende todas las habitaciones. La idea es que todos los lugares de la casa puedan ser el escenario de distintas actividades, así que el jardín también es el comedor y la habitación principal puede convertirse en la sala de invitados. 

Foto: Sasaki
Foto: Sasaki

No obstante, elegir un hogar más delgado no significa que tengas que vivir con estrecheces. De hecho,otras fachadas realmente pequeñas están presentes en casas de varias plantas como la Tikku, por lo que el espacio en el interior es mucho mayor del que se aprecia a primera vista.

Un ejemplo de ello es la SkinnyScar, que mide 3,4 metros de ancho y 20 metros de profundidad, pero está compuesta de tres pisos. Esta residencia, ubicada en un barrio de Róterdam, fue construida por los arquitectos holandeses Gwendolyn Huisman y Marijn Boterman para su uso y disfrute personal.

Menos espacio, menos dinero

Foto: Ossip Architectuur Fotografie
Foto: Ossip Architectuur Fotografie

Uno de los puntos fuertes de estas viviendas es que son más asequibles para todos los bolsillos. Al tener un tamaño menor, no solo los precios de compra son más bajos, sino que también necesita menos gastos de construcción, de mantenimiento, de luz o de calefacción.

En Japón se ha impulsado la construcción de casas más económicas con un diseño más práctico, ya que, debido a la gran cantidad de terremotos a los que están sometidos, a veces sale más rentable para las familias construir desde cero que reparar los daños de una vivienda.

Una de estas casas de diseño funcional a menor coste es la fabricada por el estudio de arquitectura Mizuishi Architects Atelier. Desde fuera, bien podría parecer una casa aplastada. Sin embargo, se trata de una residencia que puede alojar a una familia de tres personas: tiene comedor, cocina, un escritorio y una segunda planta destinada a las camas. 

Foto: Hiroshi Tanigawa
Foto: Hiroshi Tanigawa

Cabe mencionar también la Promenade House construida en Shiga (Japón) por el estudio Kouichi Kimura Architects. Su construcción fue todo un reto por las dimensiones tan reducidas del lugar, 4 metros de ancho y 35 metros de profundidad. Su fachada compacta impresiona: parece un gran bloque de hormigón en lugar de una vivienda.

Sin embargo, este diseño no tiene nada que ver con el mundo que oculta dentro. El interior combina colores blancos, grises y un llamativo turquesa, y la decoración es proporcional y geométrica. En la casa, propiedad de una pareja joven, las estancias se suceden unas a otras a través de un largo pasillo en el que están distribuidos los muebles aprovechando cada milímetro. 

Foto: Takumi Ota
Foto: Takumi Ota

Sin duda, la preocupación por el aprovechamiento del espacio está transformando las grandes ciudades y los arquitectos más atrevidos ya imaginan un futuro en el que cualquier espacio será aprovechable con los edificios más finos y extravagantes. No obstante, obviamente, siempre quedarán quienes prefieran dormir en una cama grande, compartir mesa con varios invitados y poder moverse a sus anchas por todas las habitaciones en lugar de residir en un hogar similar a una plaza de aparcamiento.