Información sobre vivienda y economía

Nexitum, llega el personal shopper inmobiliario que ayuda a buscar casa a todo tipo de comprador

Durante mucho tiempo se entendía que la agencia inmobiliaria tradicional era la única intermediaria en una compraventa. Pero su modelo está pensado para ofrecer servicio al vendedor y las necesidades del comprador quedan diluidas. En España cada vez gana más peso figura consolidada en otros países, como Estados Unidos o Canadá, conocida como personal shopper inmobiliario, que equilibra la balanza de los intereses entre vendedor y comprador.

En España, Barcelona concentra el 60% de estas empresas orientadas a acompañar al comprador. La catalana Nexitum, fundada en 2015, pretende popularizar este servicio y se compromete con el cliente, a partir de una tarifa fija, acompañarle desde que ajusta un presupuesto hasta la firma ante el notario.

"Nuestro cliente es cualquier persona que pueda comprarse un piso"

Durante mucho tiempo el negocio inmobiliario funcionaba acudiendo a una misma inmobiliaria tanto para poner la casa a la venta como para comprar. “Encontrábamos que el comprador creía, erróneamente, que era un cliente de las inmobiliarias, pero no es así. Ellas tienen un cliente y es el vendedor que les contrata para conseguir vender su piso lo más caro posible y en el menor tiempo posible”, cuenta Helena Gallardo, fundadora de Nexitum y responsable del área legal. Sin embargo, los intereses del comprador son totalmente opuestos: “quiere comprar lo más barato posible y con la mayor seguridad posible”, añade Gallardo.

Una figura consolidada en otros países

La figura del agente inmobiliario dedicado al comprador no es nueva, nació en Estados Unidos, en los 90, donde incluso existe una normativa que impide que una misma persona ejerza de asesor para comprador y vendedor. “Aquí el mercado está regulado de forma que se habla de ‘intermediario inmobiliario’ pero es algo que resulta contradictorio”, cuenta Gallardo.

El objetivo de que esta figura se extienda en el mercado inmobiliario español es evitar un conflicto de intereses entre comprador y vendedor. Desde Nexitum aclaran que esto no va en detrimento del vendedor, ya que “nuestra intención es que el mercado esté en manos de buenos profesionales que asesoren al vendedor, pero también buenos profesionales que asesoren en exclusiva al comprador”.

“El mercado debe tener buenos profesionales que asesoren al vendedor, pero también profesionales que asesoren en exclusiva al comprador”

En agosto de 2015 se constituyó en España la Asociación de Personal Shopper Inmobiliario (Aepsi), de la que Helena Gallardo y Jordi Clotet, los fundadores de Nexitum, son miembros del consejo directivo. La intención, además de tener un código deontológico para esta figura en España, es cumplir una serie de requisitos “para evitar intrusismo y dar garantías de un servicio de calidad”, explican los fundadores de Nexitum.

El trabajo que ofrecen no solo se limita a visitar y encontrar pisos que ajustados a los intereses del cliente, "le ahorramos tiempo y preocupaciones", cuenta Clotet. Así, se encargan de qué documentación debe tener en regla el piso, identificar y priorizar las necesidades del cliente para dar con el mejor producto, su viabilidad o corregir vicios ocultos del proceso. “Cuando detectamos el producto que le encaja, hacemos un exhaustivo ‘check list’ donde no solo validamos aspectos técnicos, también la finca en sí, qué vecinos va a tener, qué locales habrá en el edificio… Lo investigamos todo para comprobar si hay alguna incidencia que le haga descartar la compra”, detalla Gallardo.

Popularizar el personal shopper inmobiliario

Uno de los errores es confundir un personal shopper inmobiliario con un servicio ‘elitista’, un presupuesto elevado y unas expectativas altas, algo que, al menos desde Nexitum, niegan: “Nuestro cliente es cualquier persona que pueda comprarse un piso. Si su economía tiene esa capacidad de compra, ya es cliente Nexitum”, explica Gallardo. Los fundadores de Nexitum quieren “popularizar este servicio orientado al comprador, que es quien siente mayores inseguridades en la operación”, bien sea “la pareja que compra su primera vivienda, los padres que buscan uno para su hijo que viene a estudiar a la ciudad, a pareja mayor que vende el piso grande y quiere uno más pequeño…”.

Con todo, desde Nexitum recalcan la idea de que su servicio “no va dirigido al cliente que quiere especular”. “Nosotros no alquilamos nuestro servicio para este tipo de clientes”, aclara Clotet. En esa línea, Gallardo cuenta que si la figura del personal shopper inmobiliario hubiera estado asentada en nuestro país mucho antes, “muchos compradores hubieran podido evitar situaciones tan graves como un desahucio, puesto que hubieran tenido a un experto asesorándoles si la hipoteca que firmaban era la adecuada”.

Muchas situaciones de la crisis se hubiesen evitado si se hubiese tenido a un experto asesorando si la hipoteca que se firmaba era la adecuada”

Una de las funciones que desarrollan desde el área legal es hacer un estudio con todas las hipotecas que ofrece el sector financiero, viendo al detalle las comisiones y sus condiciones. “El cliente suele ir muy perdido y confía en que el banco le vaya a dar el mejor producto, pero es importante que vaya asesorado e informado por alguien neutro para algo que le va a durar 20, 30 o 40 años”, añade Gallardo.

En su caso, Nexitum no funciona por comisiones como sucede con las agencias inmobiliarias tradicionales, sino por unos honorarios fijos que se establecen al principio del contrato entre cliente y empresa. Esta tarifa que fijan “cubre todas las necesidades que puede tener nuestro cliente”, cuenta Clotet. Eso es, desde la localización de la vivienda, un asesoramiento jurídico (como es aconsejar qué hipoteca es la más adecuada para su economía), técnico (un arquitecto revisa si la finca cumple los mínimos exigibles) e incluso una negociación del precio final, “que a veces la rebaja que logramos supera con creces el coste de nuestros honorarios”, añade Clotet.

Como las necesidades del cliente no es vender lo más rápido posible, su trabajo no es bajo presión. Al menos así lo cuentan tanto Gallardo como Clotet, quienes aseguran que sus clientes "se sienten menos agobiados si alguien les está ayudando desde todos los aspectos en la toma de decisión". 

El personal shopper inmobiliario, a diferencia del agente corriente, no trabaja con una oferta concreta, su trabajo es rastrear desde todas las posibilidades que ofrece el mercado. Desde Nexitum, explican, eso es trabajar no solo con agencias o portales inmobiliarios, también con abogados, administradores de fincas, "incluso hacemos un trabajo de campo, yendo portería por portería, diciendo que se busca un piso con tales características. Es espectacular el rédito que eso da", cuenta Clotet.

¿Su mercado? La compraventa, no el alquiler

El servicio que dan desde Nexitum está pensado para el cliente que quiere comprar un producto inmobiliario, pero no dan servicio al que busca una vivienda de alquiler. “Estamos hablando del sector inmobiliario en ambos casos, pero son mercados muy diferentes”, cuenta Clotet. “Hay empresas que dan servicio a todo, pero nosotros pensamos que es mejor dedicarnos a algo concreto y dar el mejor servicio”. Además, Clotet añade que el alquiler “es un mercado que ahora mismo está desmadrado, con unos precios y a un ritmo endiablado. Por eso, no podemos ofrecer la calidad que nosotros queremos dar”, puntúa.

En ese sentido, aclaran que es importante que siempre sea un profesional el que asesore en el proceso de una compra, porque “un buen profesional para que no te ayude a comprar el piso cualquiera, debe de ser alguien que mire por la economía familiar, que advierta de los riesgos y evite los errores”, cuenta Clotet. “Muchos notarios nos cuentan que se sienten más relajados cuando ven a un cliente que el día de la firma va sabiendo qué firma”, manifiesta Gallardo, “y eso es lo que más nos reconforta de nuestro trabajo”.