Información sobre vivienda y economía

Futuro incierto para el abandonado Complejo Kodak de Las Rozas

Autor: Cuántico Visual (colaborador de idealista news)

Un nuevo ejemplo de las dificultades para proteger edificios modernos del deterioro y el abandono. La antigua sede de Kodak en el municipio de Las Rozas de Madrid espera algún tipo de protección urbanística mientras se plantea la construcción en los terrenos de nuevas viviendas y oficinas.

El actual estado de abandono del edificio de la antigua sede social de Kodak en España es una metáfora de la caída de la industria de la fotografía tradicional: la llegada del nuevo siglo vio como la tecnología digital fagocitaba a la química y, en los últimos meses, una mezcla de desidia política e intereses urbanísticos se han conjugado para que una histórica sede, ejemplo de arquitectura industrial de finales de siglo, se haya visto deteriorada y en peligro de derrumbe.

Vayamos por partes. El Ayuntamiento de Las Rozas de Madrid quiere dar luz verde a un proyecto urbanístico que supondría la construcción de 720 viviendas y más de 55.000 m2 de oficinas que ampliarían el parque empresarial del municipio, que ya alberga grandes compañías como Oracle, Hewlett-Packard, ING Direct, Amec Foster Wheeler o Bankia.

“Los vecinos de Las Rozas se beneficiarán de varias maneras”, explica Gustavo Rico, concejal de urbanismo del Ayuntamiento de la localidad. “Por un lado, este proyecto llena un vacío en la zona norte del Parque Empresarial, y permitirá crear empleos en el sector terciario. Además, conecta dos zonas residenciales, Punta Galea y el propio parque empresarial”.

Sin embargo, en el municipio madrileño no todos ven con buenos ojos el desarrollo urbano. “Es un proyecto innecesario y muy agresivo para el medio natural y el patrimonio histórico de Las Rozas”, sentencia Gonzalo Sánchez Toscano que, además de ser portavoz de Contigo por Las Rozas, grupo en la oposición, es arquitecto.

Símbolo de una época

Los terrenos en los que se asienta el complejo Kodak son realmente golosos: en su cara este, la vía de servicio de la Carretera de A Coruña (A-6), a la altura del kilómetro 22. En su cara sur, el pujante parque empresarial de Las Rozas. Y en su cara oeste, unas inmejorables vistas y una zona natural conocida como Parque del Lazarejo.

El complejo Kodak se construyó a principios de los años 80. El proyecto data de 1975, y sus autores fueron los arquitectos José Mª Pagola de la Fuente, Luis García Camarero, José Félix Heredero Cornago y Luis Felipe Heredero Cornago. Del proyecto de ejecución se ocuparon José Mª Arangüena Clemente y Calixto del Barrio de Gándara.

“Es un edificio interesante para la tipología de edificio social de una compañía, un importante ejemplo de arquitectura industrial de la segunda mitad del siglo XX en España”. Quien habla es Carolina Castañeda, doctora arquitecta y miembro de Aula de formación G+I_PAI Gestión e Intervención en el Patrimonio Cultural de la Arquitectura y la Industria de la Universidad Politécnica de Madrid. Este grupo fue el encargado de elaborar un informe sobre los supuestos valores arquitectónicos del complejo Kodak. Para ello, no solo revisó bibliografía, sino que se entrevistó con antiguos trabajadores.

Castañeda destaca en el estudio el importante valor cultural del edificio; específicamente, para la industria cinematográfica española, ya que Kodak era suministradora del celuloide. Muchos directores de fotografía de la época recibían asesoramiento en la sede social de Kodak en Las Rozas.

“El edificio y la adecuación que habían realizado en el entorno forman una unidad indisoluble, con muchos valores de naturaleza paisajística”, continúa Castañeda.

Y es precisamente ese detalle, el de unidad indisoluble, el que se encuentra en el centro de la polémica.

A instancias de la Comunidad de Madrid, el Ayuntamiento de Las Rozas está en proceso de incluir al edificio principal de Kodak en su catálogo de bienes protegidos. Contigo por Las Rozas entiende que debe protegerse todo el complejo, que consta del edificio principal, una nave industrial o almacén, un edificio pasaje que comunica ambos volúmenes y un importante conjunto de estanque y árboles. Sin embargo, el consistorio roceño entiende que el almacén no goza de esa protección especial, y puede ser derribado.

El deterioro del complejo Kodak en los últimos meses es desolador. En medio de la polémica por el proyecto urbanístico, la empresa propietaria de la parcela, la promotora Levitt, decidió levantar la seguridad que había protegido al edificio desde su cierre, a principios de este siglo. Las consecuencias fueron inmediatas: grafitis y vandalismo, primero, y robo de distintos elementos, después, han convertido al complejo Kodak, en un corto espacio de tiempo, en un fantasma de lo que fue.

Baile de cifras

La amenaza sobre la zona natural circundante es otro de los puntos destacados por Gonzalo Sánchez Toscano. Según sus cálculos, más de 1.400 ejemplares de árboles se verían afectados, entre las encinas del entorno del Lazarejo y los árboles ornamentales plantados dentro del complejo Kodak.

Una cifra que contrasta con la ofrecida por el concejal de urbanismo: “El proyecto de urbanización, que es el que ha sido aprobado de momento, solo afectará a 97 árboles”, matiza Gustavo Rico. “Además, el Ayuntamiento obtiene más suelo calificado como zona verde, pasando de 20.000 m2 a 200.000 m2”.

Contigo por Las Rozas aboga por que el Ayuntamiento presente un proyecto municipal para darle uso al complejo Kodak, que evite su deterioro. “El patrimonio histórico no solo hay que protegerlo, que es lo urgente”, advierte Sánchez Toscano, “sino que hay que darle un uso social”.