Información sobre vivienda y economía

Obra nueva, el ave fénix que resucita... pero lentamente

Autor: Redacción

2018 ha sido un año positivo para la construcción de obra nueva. No sólo por el repunte de los visados, sino también por la calidad de las viviendas. El último dato disponible por el Ministerio de Fomento arroja que hasta septiembre se concedieron visados para levantar 75.299 nuevas casas, lo que supone un 24,1% interanual más que en los nueve primeros meses del año pasado. Y el sector espera que se cierre el año rozando las 100.000 viviendas nuevas.

Madrid, Barcelona, Valencia, Alicante, Islas Baleares y Canarias junto con Málaga y su Costa del Sol son las zonas que están tirando del carro de la obra nueva y a ellas se unirán ciudades como Sevilla, Zaragoza, Valladolid, Córdoba, Santander y La Coruña.

Pero, pese a este buen ritmo, las cifras están lejos de las previsiones que maneja el sector inmobiliario para que hay un mercado saludable: unas 150.000 viviendas nuevas al año. se trata de una cifra en la que los expertos del sector coinciden y que nada tienen que ver con la época del boom inmobiliario.

Por ejemplo, en 2006 se batieron todos los récords en concesión de visados para levantar viviendas nuevas: se iniciaron 865.561 viviendas, una cifra que no se ha vuelto a repetir desde entonces. En 2007, año en que se comenzó a cuajar la crisis financiera, se dieron 651.427 visados, según el Ministerio de Fomento. Y en los últimos 10 años se han dado en total 853.434 visados, una cifra que no supera lo otorgado sólo en 2006.

Además, Daniel Cuervo, gerente de Asprima (Asociación de promotores de Madrid), asegura que las viviendas nuevas “cada vez cuentan con una mejor eficiencia energética, con calificaciones A o B que redundan no sólo en la sostenibilidad sino también en el confort de las mismas para sus propietarios”.

Asimismo, recuerda que este año, además, se han puesto en marcha proyectos de industrialización encaminados a ser más eficientes en la edificación y que la formación también ha jugado un papel fundamental en 2018.

¿Por qué está costando que se levanten al año unas 150.000 viviendas?

Tanto Daniel Cuervo como Daniel del Pozo, responsable de idealista/data, señalan varios factores que están influyendo negativamente en la construcción de obra nueva:

- Las licencias de obra tardan mucho en otorgarse. Por lo general, un ayuntamiento tarda de media 14 meses en dar la licencia y, a partir de aquí, la obra se visa en el Colegio de Aparejadores.

- La financiación ha vuelto al sector inmobiliario, pero no es inmediata. De hecho, los fondos valoran varias operaciones al mismo tiempo y son selectivos.

- El planeamiento urbanístico en España está paralizado, por la elevada inseguridad jurídica. Por ejemplo, en Madrid hay varios planeamientos paralizados (los PAU del Sureste, la antigua Operación Chamartín), en Vigo, Santander o Marbella, también.

- Los escándalos de corrupción urbanística del pasado han supuesto la demonización de cualquier iniciativa urbanística. Ningún político se atreve a desarrollar un plan general o a realizar los trámites urbanísticos para generar suelo para que no le tachen de especulador. Además, hay que tener en cuenta que hay elecciones municipales en mayo 2019.