Información sobre vivienda y economía

El Gobierno estudia cómo limitar los alquileres sin acabar con la oferta

Pedro Saura, secretario de Estado de Vivienda de Fomento / Gtres
Pedro Saura, secretario de Estado de Vivienda de Fomento / Gtres

El secretario de Estado de Vivienda de Fomento, Pedro Saura, ha destacado que el Gobierno ya se centra en la nueva Ley de Vivienda tras el fracaso de la no convalidación del real decreto del alquiler. La nueva norma recogerá las medidas en materia de arrendamientos. Sobre el control de los precios de los alquileres afirmó que hace falta un estudio profundo para evitar generar un problema mayor, como desincentivar la oferta.

El secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda del Ministerio de Fomento, Pedro Saura, ha confirmado durante la conferencia 'La vivienda en España' organizada por la Asociación de Promotores y Constructores de España (APCE) que el Ejecutivo trabaja en dos leyes relacionadas con la vivienda y el alquiler que intentará se aprueben lo antes posible.

Por un lado, se sigue trabajando en la Ley de Vivienda que recoja la actual situación de escasez del parque de viviendas social en España, donde el ministro Ábalos ya avanzó que se van a construir 20.000 nuevas viviendas destinadas al alquiler social; la articulación de los planes urbanísticos, cómo se va a promover la futura VPO, y donde van a caer las medidas en materia de alquiler descartadas por el Congreso de los Diputados con el rechazo al Real Decreto ley de medidas urgentes en materia de vivienda y alquiler.

“Para el Gobierno la vivienda es una prioridad. Lo ha demostrado desde un punto de vista presupuestario, con un incremento del 43% en el Proyecto de Presupuestos (650 millones de euros). Vamos a buscar un mayor equilibrio entre los propietarios e inquilinos. En los próximos días haremos público por donde vamos a caminar desde el punto de vista legislativo”, avanzó el secretario de Estado.

Uno de los puntos más candentes y que fue la principal causa de que no se convalidara el real decreto con la negativa de Podemos fue el de establecer un límite a los precios del alquiler. “Sobre el control de precios del alquiler ya hemos dicho que son medidas complejas tanto desde el punto de vista legislativo, como desde el punto de vista técnico y económico. Y todo lo que se haga en este campo tiene que ser suficientemente sólido desde el punto de vista jurídico, y sólido desde el punto de vista económico, porque podríamos estar generando un problema mayor.  Y es que, si no se hace de manera inteligente, el problema que puede generar es que se desincentive la oferta de alquiler, entonces el problema puede ser mucho mayor”, ha destacado.

Saura recalcó que de hacerlo sin un estudio pormenorizado “habría efectos perniciosos de lo que se quiere regular”. El control de precios de los alquileres de vivienda forma parte del Acuerdo de Presupuesto entre POSE y Podemos. “Se plantea hacerlo de forma pensada, de manera puntual, en los lugares más tensionados y con toda la suficiente profundidad para no generar problemas. En el acuerdo se hablaba de 2019 y nosotros no hemos incumplido ningún acuerdo”.

La segunda ley que está preparando el Ejecutivo es para dar mayor seguridad en materia de planes generales de ordenación urbana para evitar la judicialización de los PGOU por toda España. El PSOE toma el testigo del anterior Gobierno del PP en esta materia.

El secretario de Estado tomó el testigo que le dejaron los promotores con su presidente, Juan Antonio Gómez-Pintado a la cabeza, que pedían una mayor agilización en la burocracia de los ayuntamientos a la hora de gestionar las licencias y avanzó que esta ley también trabaja en ese aspecto. “Hemos mantenido conversaciones con el Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos para reducir los plazos administrativos”.

Entre los principales objetivos el Ministerio de Fomento con estas normativas es incrementar el parque de vivienda social, actualmente inferior al 2,5% de los hogares, hasta el 8% para 2030. Para ello pretenden incluir obra nueva, rehabilitación y reorientar el parque existente, sobre todo de viviendas vacías.

Otro de los objetivos a medio y largo plazo es reducir del actual 42% al 29% en 2030 el porcentaje de hogares en alquiler que destinan más del 40% de sus rentas al pago de los arrendamientos.