Información sobre vivienda y economía

El 58% de los visados de obra nueva que tramita el Ayuntamiento de Madrid se alargan más de un año

Al Ayuntamiento de Manuela Carmena se le acumula el trabajo en materia urbanística. Según la encuesta realizada por el Colegio de Arquitectos de Madrid (COAM), el plazo de concesión de visados de obra nueva en 2019 empeora frente a los datos de hace dos años. Según el COAM, el 58,3% de los expedientes de permisos de obra nueva que llegan al área de Urbanismo tardan más de un año en tramitarse, aumentando del 42,3% de 2017.

El decano del Colegio de Arquitectos de Madrid (COAM), José María Ezquiaga, ha presentado las conclusiones del II Estudio sobre la Tramitación de Licencias Municipales que refleja la visión de los arquitectos que visan proyectos y tramitan licencias en el Ayuntamiento de Madrid y en otros municipios del área metropolitana de la Comunidad de Madrid.

“Los resultados ratifican la preocupación respecto a unos plazos que lejos de agilizarse, se mantienen o continúan dilatándose, en algunos casos, respecto a los tiempos medios de tramitación registrados en 2017”, afirmó el decano del COAM.

De hecho, en los dos grandes trámites urbanísticos, que son la concesión de visados de obra nueva y de rehabilitación de edificios se aprecia un empeoramiento del tiempo de tramitación de los expedientes, con plazos superiores a los 12 meses y hay casos que llegan a los 18 meses.

En el análisis de la gráfica comparativa 2017-2019 que presentó el COAM refleja que lejos de agilizarse, los plazos de tramitación de los permisos de obra nueva residencial en Madrid capital se dilatan. Así, mientras que en 2017 un 67,8% de los trámites requerían más de nueve meses, el porcentaje se incrementa hasta el 77,3% en 2019. Y más allá de un año, se mantienen todavía por encima del 50% de proyectos, exactamente un 58,3%.

“Cuál sería el tiempo aceptable para la concesión de un visado o un permiso de obra: nunca más de seis meses. No es lógico que se tarde el doble o el triple en tramitar un expediente que elaborarlo”, afirma José María Ezquiaga, decano del COAM.  “La moda debería estar en tres meses y nunca, nunca más de seis meses”, concretó.

“Donde hay que poner énfasis es en la ejecución de la obra. No es lógico que la obra tarde menos que la concesión de la licencia, que es un mero trámite urbanístico”, destacó el decano del COAM.

José María Ezquiaga trató de explicar los motivos por los que se van acumulando estos retrasos en la tramitación de licencias urbanísticas. “Principalmente por la falta de personal de técnicos municipales. Su carga de trabajo ha crecido desde los peores años de la crisis y no se ha ampliado plantilla. El problema de los expedientes es que se quedan en cola, pasan más tiempo esperando a que el técnico tome el plan, que el propio tiempo que se tarda en estudiarlo”, destacó el decano del COAM. “Luego los requerimientos para solucionar problemas técnicos también alargan los plazos. Llega la hora de mejorar la digitalización de estos procesos, que otro aspecto a impulsar en el sector”, agregó.

Ezquiaga destacó que todas las mejoras en materia urbanística deben ser una prioridad para los gobiernos municipales. “Hay que analizar seriamente el coste material y monetario para un promotor lo que supone el retraso de meses a la hora de créditos y costes de urbanización. Es un coste financiero estéril. Algo que tampoco favorece a los ayuntamientos, ellos no salen beneficiados de los retrasos que acumulan”, comentó.

Además del aumento de técnicos municipales o mejorar la digitalización de los trámites burocráticos, desde el COAM piden que se agilicen las normas y se pongan plazos concretos y nítidos, como que el silencio administrativo en un tiempo prudencial fuera tomado como positivo. “La incertidumbre de la normativa afecta a todos, desde arquitectos a técnicos municipales”, concretó Ezquiaga.