Información sobre vivienda y economía

La obra nueva recobra protagonismo y evita números rojos en las compraventas en lo que va de 2019

Autor: Redacción

Los datos del cuarto mes del año de transacciones de viviendas por compraventa (41.049) reflejan una caída interanual del 3,1%, la sexta caída interanual desde lo peor de la crisis en 2014 y el mayor descenso desde hace justo dos años (en abril de 2017 fue del -8,1%), según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Esta situación se producido principalmente por el freno de las operaciones sobre vivienda usada, que prácticamente en todos los meses del último lustro representa más del 80% del total de compraventas.

Las 33.368 compraventas de vivienda usada registradas en abril suponen un 5,6% por debajo del mismo mes de 2018, pero la venta de obra nueva está ‘salvando’ el año. Ese mes, las ventas de casas nuevas (7.681) subieron un 9,3%, y acumulan 13 meses consecutivos al alza.

Pero si nos fijamos en los datos acumulados en lo que va de año, el total de operaciones (175.038) se mantiene por encima del 2% interanual gracias, sobre todo, al incremento del 13,2% de las compraventas de obra nueva (33.781) porque las transacciones de vivienda usada (141.257) han caído un leve 0,3%.

Los datos por comunidades reflejan que en abril los mayores incrementos anuales por compraventa de viviendas se dieron en Extremadura (30,2%), Castilla-La Mancha (7%) o Asturias (5,9%). Mientras que en Baleares (-14,1%), Madrid (-13,8%) y Murcia (-8,2%) se registraron las tasas de variación anual más negativas.

Para Fernando Encinar, jefe de estudios de idealista, “los datos muestran un enfriamiento en el ritmo de crecimiento, ya que la caída del 3,1% interanual es el mayor descenso registrado desde abril de 2017. Durante los 4 primeros meses del año se han vendido un 2% más viviendas que durante el mismo periodo de 2018, apoyadas por un fuerte crecimiento en el cierre de operaciones de obra nueva. Aún así, todavía es temprano para confirmar si se trata del techo de compraventas o de un compás de espera tras la agitada primavera electoral que hemos vivido en España este año. En el caso de que se tratara de esta segunda hipótesis, es probable que sigamos viendo cierta ralentización durante los próximos meses, hasta que se cierren los pactos postelectorales en todas las administraciones y los potenciales compradores conozcan las políticas que se aplicarán en cada caso”.