Información sobre vivienda y economía

Cinco consejos para acondicionar el hogar para un mejor descanso

Autor: Redacción

Artículo escrito por Sandra Barañano, directora técnica de Cuida tu casa

El descanso es esencial para la salud. No dormir un mínimo de horas para regenerarse física y mentalmente puede provocar problemas anímicos que lleguen a afectar a nuestras relaciones sociales, laborales y familiares. Y es que un sueño reparador es la mejor forma de recargar las pilas para afrontar el día. Por eso, es importante conseguir un buen ambiente de descanso en el hogar y subsanar las deficiencias que puedan perturbarlo.

  • Aprovecha las ventanas: son puntos clave en las habitaciones. Abriendo las ventanas entre quince y veinte minutos al día podemos renovar el aire del dormitorio. Además, colocando persianas y cortinas es posible regular más eficientemente la temperatura, dejando que entren los rayos de sol en invierno para calentar el dormitorio y tapándolos en verano para conservar fresca la habitación. Además de conseguir la oscuridad plena gracias a las persianas por ejemplo que tan beneficioso es para el buen descanso.
  • Aislamiento contra el ruido y las temperaturas extremas: tanto el ruido como las temperaturas mínimas ya sea por frío o máximas por excesivo calor, son los mayores enemigos del descanso. Para combatirlas, es importante contar con aislamiento en paredes y ventanas que ayuden a un confort térmico adecuado durante todo el año, y que además sirva como escudo contra los ruidos exteriores y de los vecinos, los cuales pueden afectar muy negativamente al descanso.
  • La temperatura idónea para el descanso oscila entre los 15 y 20 grados, pero no conviene abusar de los aires acondicionados y la calefacción para conseguir estos parámetros, ya que resecan las vías respiratorias y suponen un gasto importante de energía. Por ello, lo más recomendable es utilizarlos un par de horas antes de acostarse, pero nunca mientras se duerme.
  • Usar colores serenos y relajantes: además de la importancia de contar con un buen colchón y una decoración y disposición de los muebles con la que nos sintamos cómodos, los colores que se utilicen en la habitación deben ayudar al descanso. Tonalidades intensas y excitantes como rojos, amarillos o naranjas son recomendables para sitios de comida rápida pero no para el descanso. En su lugar, es mejor contar con tonos pastel o azulados, puesto que transmiten una mayor sensación de calma y relax que, sin duda, ayudará a conciliar el sueño.
  • Desconexión total: de igual manera que apagamos la luz cuando nos vamos a dormir también es muy importante desenchufarnos de los dispositivos electrónicos. Móviles, táblets y ordenadores están muy presentes en nuestro día a día y en el hogar. Sin embargo, para conseguir un descanso adecuado es muy recomendable no utilizarlos la hora antes de irse a dormir, ya que la luz que generan estos dispositivos puede afectar de cara a conseguir un sueño profundo.
Etiquetas
Casa