Información sobre vivienda y economía

Revocada la condena a Ana Botella por la venta de pisos sociales a Blackstone

Wikimedia commons
Wikimedia commons
Autor: Redacción

La Justicia ‘salva’ a Ana Botella. El Tribunal de Cuentas ha revocado la condena a la ex alcaldesa de Madrid Ana Botella y a los que fueron concejales en su equipo de gobierno por la venta de 18 promociones de viviendas de la Empresa Municipal de Vivienda de Madrid (EMVS) al grupo societario Fidere, propiedad del fondo estadounidense Blackstone.

Con ello, el Tribunal revierte el fallo inicial dictado el 27 de diciembre, que cifraba en casi 25,8 millones de euros el perjuicio que esta operación ocasionó a la EMVS y condenaba a los ediles de Botella y la exalcaldesa a un máximo de 22 millones.

El Tribunal consideró a finales de 2018 que la venta en 2013 de 18 promociones de vivienda pública al fondo de inversión se hizo por debajo del precio contable y de mercado, que la operación incurrió en "diversas irregularidades", entre las que señalaba que "la enajenación se articuló sin la elaboración de los oportunos pliegos administrativos, sin la preceptiva publicidad y concurrencia y, sobre todo, sin la previa fijación de un precio inicial".

Pero en cambio, en una resolución de este miércoles, la sección de Enjuiciamiento del mismo Tribunal rechaza el recurso de apelación interpuesto por la empresa municipal, que reclamó durante el Gobierno de Manuela Carmena al entender que el perjuicio a las arcas municipales era de 127 millones euros, mucho más de lo que decía la sentencia, y estima las alegaciones presentadas por todos los concejales que estaban condenados, a lo que se adhirió el Ministerio Fiscal.

El nuevo fallo considera que la enajenación se realizó mediante concurso público y que no se puede imputar "negligencia grave". Alude también a la existencia de informes que "no cuestionaron la operación inmobiliaria ni dictaminaron en su contra", indica Europa Press. Entre los motivos del recurso de la sentencia apelada figuran que no existió daños a los caudales públicos, ni acción antijurídica ni actuación culposa alguna de los dirigentes de la EMVS.