Información sobre vivienda y economía

Los europeos impulsan la compra de casas en España, mientras chinos y marroquíes retroceden

Autor: Redacción

Cambio de tercio en la compraventa de viviendas por parte de extranjeros. Aunque a principios de año empezaron a ganar terreno las nacionalidades extracomunitarias, con marroquíes y chinos a la cabeza, ahora son los europeos los que vuelven a ganar peso en el mercado doméstico.

Según los datos de los Registradores, en el tercer trimestre del año los principales compradores foráneos de vivienda en España fueron los británicos, los franceses, los alemanes y los belgas. En cambio, en el arranque del ejercicio los marroquíes eran la cuarta nacionalidad más destacada, mientras que los belgas estaban en sexta posición (por detrás de los rumanos).

A excepción de los alemanes, que siguen perdiendo terreno, los británicos y los franceses van cogiendo impulso. En el caso de los compradores de Reino Unido, lo más destacado es que han dejado atrás el mínimo histórico del segundo trimestre, cuando representaron el 13,3% de las compraventas realizadas por extranjeros. Su peso actual sube al 14,27% y marca máximos del año, aunque sigue muy lejos del casi 38% que llegaron a representar en 2008.

Por otro lado, los franceses copan el 8,38% de las operaciones protagonizadas por foráneos, marcando máximos desde 2017. Los belgas, por su parte, vuelven a copar seis de cada 100 transacciones, como viene siendo habitual desde que la crisis que tocó fondo, mientras que en el caso los italianos se observa un comportamiento estable, ya que su peso en el mercado se mantiene alrededor del 5% (en el tercer trimestre se situó en el 5,03%), en línea con los tres pasados ejercicios.

Alemania, en cambio, está viviendo una situación diferente. La locomotora europea acaparó en verano el 6,6% de las operaciones, siendo el dato más bajo desde 2008. Aun así, es la tercera nacionalidad más destacada en la compraventa de casas por parte de extranjeros.

Rumanía es el otro país europeo que pierde terreno y lo hace tras tocar máximos históricos: si a principios de año suponía un 6,12% de las operaciones, a cierre de septiembre retrocede hasta el 5,83%. De terminar el ejercicio en ese nivel, los rumanos firmarían su segundo mejor ejercicio en lo que a compraventa de viviendas se refiere desde 2006, cuando representaron el 5,98% del mercado.

China es otra de las nacionalidades que se aleja de su récord. Si en el primer trimestre llegaron a protagonizar el 4,49% de las compras, ahora cae al 3,57%. Es la cifra más baja desde 2013, en el peor momento de la crisis económica e inmobiliaria.

Los marroquíes siguen una evolución similar. Si en el arranque del ejercicio se quedaron cerca de los máximos precrisis (llegaron a superar el 7% en 2006), en verano perdieron terreno hasta quedarse en el 6,05%. Así, han bajado un puesto en el ranking en apenas medio año.