Información sobre vivienda y economía

Ojo si vas a reformar la cocina: por qué es tan importante elegir los materiales más limpios

Pixabay
Pixabay
Autor: @Lucía Martín (colaborador de idealista news)

Año nuevo, cocina nueva. Si este es uno de los propósitos de 2020, deberías tener en cuenta algunos trucos antes de ponerte manos a la obra. A poco que hagas una de las comidas al día en casa, te tocará trastear en ella y después, limpiar, porque tener impolutas las zonas de cocinado es imprescindible.

Es por ello que resulta fundamental, a la hora de diseñar una cocina, los materiales que se utilizan, la distribución de los diferentes elementos y el propio diseño de la misma. Porque se trata de que tengas que limpiar lo menos posible y de que los muebles que tengas en ella faciliten esa labor. Hablamos con el arquitecto Pablo García, de Atrezo Arquitectos, al respecto.

1. Las encimeras

“Es muy importante que no tengan juntas, donde puede acumularse todo tipo de suciedades. Las superficies deben ser lo más continuas posibles. El acero inoxidable es de los más limpios, y por eso se usa en restaurantes, pero para una vivienda es muy industrial.

A menor porosidad del material, más limpio porque menos suciedad absorbe. Son muy recomendables las de cuarzo y granito. También pueden ser las laminadas, aunque tienen el inconveniente de que si se perfora la capa laminada con humedad puede llegar a entrar humedad y suciedad”, aclara. 

2. Frente de encimera

“Las mejores opciones siempre son la misma encimera o vidrio tintado. Es aconsejable que en el montaje del frente de encimera, se monte encima de la encimera y no al revés, para no crear zonas de entrada de agua y suciedad que con el tiempo puede almacenarse”.

3. Suelo

Un suelo limpio es aquel que permite ver la suciedad aunque mucha gente piense que el suelo más limpio es el que la disimula.

“Aquí también es importante que tengamos las menores juntas posible o que sean del menor espesor posible. Una opción muy limpia son los laminados aptos para ambientes húmedos siempre que las uniones entre lamas no sean biseladas", explica García. Otra opción son las baldosas porcelánicas con la mínima junta entre ellas permitida por el fabricante y además, de gran formato. ¿Cuál es el color ideal? Gris y beige. Por otro lado, deberías huir de las alfombras para cocina por muy limpias que te las vendan. 
 

4. Paredes

Lo más recomendable son las baldosas porcelánicas de gran formato rectificadas con la menor junta posible. Si quieres darle un aspecto de limpieza, usa el color blanco con junta blanca. Aunque sea peor de mantener, localizarás fácilmente la suciedad”, recomienda el arquitecto. 

5. Muebles

“Cuando hablamos de muebles nos referimos a las puertas de los mismos, ya que los módulos interiores suelen ser todos parecidos y están menos expuestos a la suciedad.
Para que sean fáciles de limpiar y no se marquen los dedos y la grasa, elige mejor en mate que en brillo, ya sean lacadas en blanco o color que en formica. Para un mejor mantenimiento de las puertas, los tiradores evitan que toquemos constantemente las puertas y las mantienen más limpias. Cierra los muebles al techo y al suelo”, aclara García.  Respecto al zócalo, que tenga junta de silicona al suelo y que se pueda desmontar fácilmente para limpiar por debajo de los módulos.
 

6. Equipamiento

“El fregadero que esté bajo la encimera para que no cree la junta perimetral de los que están sobre encimera”, dice.

Otros elementos

Las campanas extractoras que sean de mayor tamaño que las placas de cocinado para que todo el humo generado se absorba y no entre en contacto con el mobiliario.

El grifo, alto y extensible para poder limpiar correctamente y acceder a todos los rincones.
Si necesitas escurridor, que esté en un mueble sobre el fregadero, nunca al lado. Lo mejor, sin duda, es el lavavajillas. Y nada de cortinas en la ventana, como mucho estores de pvc o fibra de vidrio que puedan desmontarse y lavarse.

Si sigues todos estos consejos, seguro que conseguirás diseñar una cocina bien limpia.