Información sobre vivienda y economía

Los factores que pueden aumentar o reducir el precio de tu casa si la pones a la venta

Freepik
Freepik
Autor: Redacción

El entorno en donde se encuentre la vivienda que quieres poner en el mercado influye en su precio de salida. Al mítico slogan de ‘Ubicación, ubicación, ubicación’ (Location, location, location), ahora hay que tener en cuenta más factores para acertar cuál es valor adecuado que debes poner si estás decidido a poner tu casa a la venta y que se salga bien la operación.

Los clásicos fundamentales para cuadrar el precio de una casa son, por supuesto, la ubicación, pero también el estado de conservación de la vivienda y el edificio, la planta en la que se encuentre, las dotaciones con las que cuenta el edificio, y la zona, o su orientación.

Pero no puedes dejar de lado otros factores, principalmente exteriores, que puede revalorizar o hundir el precio que tienes en tu cabeza.

Los expertos de Foro Consultores aclaran algunos de esas variables que deben tener en cuenta. Los más negativos se dan en vecinos conflictivos, como los okupas; barrios degradados con zonas verdes abandonadas y usos indebidos que crean problemas; negocios en los bajos, o en las cercanías, que sean ruidosos o la cercanía de estaciones de autobuses o paso de trenes que pueden reducir el valor de las viviendas (de nuevo por los ruidos), pese a la ventaja de tener cerca un medio de transporte público

“Son factores que amenazan el valor de tu vivienda. Está claro que la depreciación no solo se da en el interior, también afecta el entorno y, cuanto más cercano está problema, mayor es la devaluación”, aclaran desde el blog de Foro Consultores.

Pero no todos los elementos externos a la vivienda van a ser negativos. También hay aspectos positivos que no puedes olvidar para determinar el valor de tu vivienda como la cercanía de colegios de calidad, las zonas deportivas, la seguridad de tu barrio, la buena comunicación con el centro de la ciudad y tu lugar de trabajo. Las dotaciones de tu barrio en cuanto a transporte, comercio y rehabilitación de edificios.

La gentrificación de una zona degradada que se renueva totalmente o zonas semiindustriales que van cambiando y se convierten en residencial puede ayudarte a valorar el precio de tu casa, o decidir lo que estás dispuesto a pagar si estás buscando nuevo hogar.