Información sobre vivienda y economía

Así será el mercado de la vivienda este verano: menos extranjeros, pero más demanda nacional

Autor:

Los ciudadanos de origen británico constituyen una de las nacionalidades que más aporta e invierte en nuestro país. Sin embargo, desde que entrara en vigor definitivamente el Brexit y tras el estallido de la pandemia, su presencia física y la de sus inversiones se han visto reducidas a mínimos en el último año. Así pues España encara su recuperación sin ese aliciente que puede suponer, especialmente en el sector inmobiliario de costa, un gran freno para salir cuanto antes de la crisis.

Menos inversión extranjera pero aún dominada por los británicos

Carlos Smerdou, CEO de Foro Consultores Inmobiliarios, afirma que “según los notarios, la compraventa de viviendas por parte de extranjeros en general, cayó alrededor de un 24% interanual en 2020”. Esto es que los extranjeros adquirieron en España 46.303 viviendas, en 2020.

Una cifra lógica, teniendo en cuenta lo vivido tras la pandemia. Por su parte, API y FIABCI España, estiman que la compra de vivienda por parte de extranjeros representó un 11,32% del total, lo que supone una reducción de 1,13 puntos porcentuales. Leve descenso, sí, pero con mejor pronóstico a partir del segundo semestre del año.

A pesar de todo, los británicos siguen liderando las operaciones de compraventa en nuestro país. Ellos adquirieron 6.043 de esas viviendas en 2020, es decir, un 13,05% del total. Les siguieron los franceses con un 8,16% de las operaciones y los alemanes con un 7,75%.

El alquiler vacacional notará la ausencia de británicos

Los ciudadanos británicos aún no pueden salir con total libertad fuera del Reino Unido, lo que va a dificultar la mejora de estas cifras, ya de por sí tímidas. De hecho, el gobierno británico sigue trabajando para implantar una exención a la obligatoriedad de guardar cuarentena a los que viajen a los países ámbar, entre los que está España. 

Y lo ha conseguido, al menos parcialmente y en lo que respecta a nuestro país. El gobierno español ha establecido la necesidad de PCR negativa, antígenos negativos o pauta de vacunación completa a los ciudadanos británicos que viajen a España. Alemania o Francia sin embargo, les sigue exigiendo cuarentena.  

Así las cosas, “la campaña de verano en lo que respecta a turistas británicos hay que darla por perdida, lo que afectará tanto a los alojamientos hoteleros, como a los apartamentos turísticos y a las reservas en viviendas para uso turístico”, afirma Julián Salcedo, Presidente del Foro de Economistas Inmobiliarios, 

Sin embargo, el economista apunta a que el alquiler vacacional se encuentra “en franca recuperación”. Afirma que “es posible que la ocupación en los meses de julio y agosto se sitúe cercana al 100%, pero debido exclusivamente al turismo nacional”. Aunque admite que puede ser “una situación transitoria porque la gente tiene necesidad de salir, cambiar de aires” y, sobre todo, “tiene un importante nivel de ahorro retenido que se destina al consumo, muy especialmente en ocio y turismo”.

Carlos Smerdou, coincide con esta opinión y, explica que “la demanda interna es la que está tirando en este momento del mercado y lo hará más en próximas semanas, ante lo cual contrarrestará en parte la demanda de británicos”. De hecho, el experto inmobiliario se muestra optimista ante un escenario en el que éstos viajarán a España a finales de agosto y afirma que “si los británicos vienen más tarde, se alargará la temporada turística y con ello los puestos de trabajo”.

Las islas, Benidorm y Salou, las más afectadas

En este sentido, destinos como Benidorm o Salou podrían ver afectada seriamente su recuperación por este motivo. Estas localidades turísticas reciben cada año gran cantidad de ciudadanos británicos. De hecho la ciudad alicantina recibe unos 791.000 viajeros de esta nacionalidad al año, es decir, un 37% del total.  

Las islas Baleares o Canarias correrán en parte la misma suerte. Ambas Comunidades Autónomas reciben cada año en algunas de sus ciudades más turísticas, como Adeje o Arona, cerca de un 80% de turistas británicos. 

Así las cosas, España vive hoy muy pendiente de poder formar parte de los destinos verdes a los que puedan viajar los turistas europeos. 

Segunda residencia, amplia y en la costa

La inversión es siempre uno de los temas que más preocupan en el sector inmobiliario. En este sentido, al inversor británico lo podemos clasificar de dos maneras: particular e institucional. El particular, afirma Salcedo, está interesado en “la vivienda en la costa”. Sin embargo, “si nos referimos a inversores corporativos”, continúa el experto, “fondos de pensiones, fondos de inversión, primero en el sector terciario, luego se pasaron al logístico, y finalmente el build to rent”. Curiosamente, debido a la crisis, “ahora se ha despertado su interés por los hoteles”, apostilla.

Carlos Smerdou afirma, por su parte, que “el britanico busca casas amplias, no tanto de muchas habitaciones, si no de espacios grandes y amplias terrazas”. Y es que, continúa, quieren “espacio para salir al exterior y disfrutar porque, además, con el teletrabajo van a residir más tiempo en España.” 

En este sentido, para el CEO de Foro Consultores “cuando termine la pandemia se incrementará la compra de segunda residencia en zonas turísticas, no solo por parte de británicos, sino en general de los europeos”. La razón, afirma, es clara, “hay liquidez y oferta en el mercado”.

Por otro lado, en cuanto a las grandes ciudades “el comprador es diferente” continúa Carlos Smerdou. “En Madrid, por ejemplo, a los mexicanos y venezolanos que compran en zonas caras, se une ahora el demandante peruano”. 

Julián Salcedo, por su parte, afirma que “hay una enorme escasez de vivienda, sobre todo nueva, en las grandes ciudades”. Además, el experto añade que ésta “está muy cara y se encarecerá aún más debido al tirón de la demanda y al incremento de costes que está sufriendo la industria de la construcción”. 

Así pues, el periodo estival de 2021 se presenta optimista pero no exento de riesgos e incertidumbres que poco a poco se irán resolviendo. Aún es pronto para saber qué ocurrirá pero lo que está claro es que será mejor que 2020.