Información sobre vivienda y economía

La nueva tendencia del “Build-to-Rent” y por qué ahora tiene más sentido que nunca

La traducción literal de “Build-to-Rent” es “construir para alquilar".

A pesar de nuestro rico y extenso idioma ya conocemos la predilección que siente el sector inmobiliario, y también el financiero, por el uso de términos anglosajones. En este caso la traducción literal de “Build-to-Rent” es “Construir para Alquilar”, y recoge la actual tendencia que orienta la construcción del producto inmobiliario al alquiler frente a la venta. Mónica Sentieri, directora de la proptech ElWorking, analiza el por qué ahora tiene más sentido que nunca este tipo de producto inmobiliario.

Esta nueva realidad se aleja de lo que venía siendo común en nuestro país, donde las promociones inmobiliarias de vivienda se destinaban casi en su totalidad a la venta, con su último apogeo en la primera parte de la década de los años dos mil. Veamos cuales son las razones que provocan que hoy se oriente una parte significativa del producto inmobiliario al alquiler:

1.- Nuevas generaciones que prefieren el alquiler frente a la compra

En la actualidad el público objetivo que busca vivienda para independizarse tiene otra forma de pensar y entender la vida. Las razones económicas del difícil acceso a la financiación son el primer escollo para que muchos de ellos descarten la adquisición de una vivienda, pero existen otros factores sociales, como la necesidad de sentirse libres o disponer de movilidad geográfica, que favorecen la opción del alquiler frente a la compra.

Nuestra sociedad ha cambiado, hoy cuando un joven finaliza sus estudios ya no proyecta su vida pensando en casarse y comprar una casa, sino que tiene como expectativa un largo camino por delante, adverso en muchas ocasiones a cerrados compromisos de hipotecas a largo plazo.

2.- Incremento de las rentas del alquiler en los últimos años

Cuando la demanda se incrementa, y la oferta se mantiene estable, el incremento de precios es la consecuencia directa de esta distorsión en cualquier mercado de bienes o servicios. Durante los últimos diez años apenas se ha construido nuevo producto residencial (viviendas), ni para la venta ni para el alquiler, porque la crisis provocó un enorme freno en promociones inmobiliarias y también en desarrollos urbanísticos durante la última década.

El incremento del precio del alquiler de vivienda se concentra en las principales ciudades de nuestro país, siendo Madrid y Barcelona las que tienen una mayor escasez de producto en estos momentos. La realidad esta ahí, la gente quiere vivir en las ciudades, existiendo en la actualidad una clara deficiencia de producto en estos entornos.

3.- Medidas fiscales que favorecen el producto destinado al arrendamiento

En los últimos años se han aprobado diferentes medidas fiscales para fomentar la vivienda en alquiler. Por un lado, nos encontramos con bonificaciones del 85% sobre la cuota impositiva para aquellas sociedades que tiene más de 8 viviendas en alquiler. Y por otro lado también existe un atractivo régimen fiscal especial para las sociedades dedicadas al arrendamiento de bienes inmuebles urbanos, conocidas como SOCIMI, cuyo tipo impositivo es del 0%, con tributación única en sede del accionista cuando se reparten los dividendos.

4.- Entrada de inversión internacional con capacidad financiera

A partir de 2013, nuestro país empezó a recibir una ingente cantidad de capital extranjero orientado a la compra de inmuebles. Las razones de la entrada de estas empresas, y fondos de inversión, se debe sin duda al bajo precio de los inmuebles en esos años, complementado por el excelente régimen fiscal para estos inversores a través de estos vehículos de inversión destinados al alquiler.

Estos actores internacionales tienen capacidad financiera para acometer este tipo de negocios destinados a la renta/alquiler (viviendas, edificios de oficinas, residencias de estudiantes etc) cuya recuperación en la inversión se dilata en el tiempo, y requiere por tanto de mayores plazos de amortización, frente a la actividad promotora tradicional de venta donde la inversión se recupera con la venta de las viviendas.

Por tanto, si existe mayor demanda de un producto, los precios están aumentando, y se dispone de un régimen fiscal favorable, eso se traduce inmediatamente en mayor potencial de rentabilidad en la inversión. Surgiendo entonces esta nueva tendencia denominada “Build-to-Rent”, o lo que es lo mismo “Construir para Alquilar”, que encuentra su nicho en inversores con capacidad financiera para el desarrollo de este tipo de negocio.

Nuestro país ha tenido históricamente un mercado de alquiler deficiente, muy atomizado y poco profesional, tanto en vivienda como en otros usos terciarios. Esta nueva tendencia inversora, que viene apoyada por las razones expuestas anteriormente, puede ser un punto de inflexión para mejorar este escenario. Un sector de renta, es decir de alquiler, organizado, de volumen, y profesional, ayudará sin duda a dar respuesta a las necesidades actuales y futuras que demanda hoy la sociedad española, y también propiciará la mejora del producto y el servicio destinado al arrendamiento.

Mónica es actualmente la directora de la proptech www.elworking.com, portal de búsqueda de Espacios de Trabajo. Licenciada en Económicas y con un máster en el IE, ha desarrollado su trayectoria profesional en empresas como PwC, Broseta Abogados o CBRE.

Etiquetas
build to rent