Información sobre vivienda y economía

El almacén del patrimonio ‘destruido’ y los secretos más íntimos del Proyecto Canalejas de OHL

Autores: @David Marrero, dani castillo

Más de 50 metros de barandilla, cajas fuertes, una cámara acorazada, capiteles de bronce y latón, rejas, puertas, mármoles, vidrieras… entrar en la nave que OHL tiene en Azuqueca de Henares (Guadalajara) es lo más parecido a sentirse Indiana Jones y entrar en el almacén del Área 51 en el que está guardada el ‘arca perdida’.

La constructora de Villar Mir ha abierto su almacén a los medios e idealista news ha podido pasear entre más de 16.170 elementos y ornamentos de otro tiempo, recuperados para formar parte de los que será en nuevo Complejo Canalejas. La intención de la empresa es volver a colocarlos en su sitio una vez esté completada  la obra.

Entonces, si se han conservado y restaurado todas estas piezas decorativas de alto valor histórico-artístico, ¿por qué se ha paralizado la obra de Canalejas? El Ayuntamiento y la Comunidad tienen dos expedientes sancionadores abiertos contra OHL para determinar si la constructora ha respetado la normativa y no ha derruido el patrimonio protegido.  

La Comisión Local de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid ordenó que se detuviera la obra hasta resolver estos expedientes, pero el Juzgado de primera instancia número 54 de Madrid ha permitido reanudar las obras toda vez que la OHL ha pagado 163.000 euros de fianza. El juicio tendrá su primera sesión el 11 de diciembre.

“La paralización se han producido por una diferencia de criterios sobre lo que teníamos autorizado a hacer en función de las licencias municipales que teníamos en ese momento”, explica Francisco Meliá, director general de OHL Desarrollos y responsable del proyecto, quien reconoce que “las Administraciones creen que nos excedimos a lo que teníamos autorizado y que teníamos que haberles consultado para pedir un permiso especial”.

Meliá defiende que “lo que está protegido, fachada y primera crujía, no se han derruido” y apunta que las diferencias de criterios con los técnicos municipales se centra en “elementos puntuales de esas primeras crujías que se han retirado por temas de seguridad” de los edificios de Alcalá 14 y Plaza de Canalejas 1, que son los que cuentan con mayor protección arquitectónica tanto en su fachada como en las correspondientes crujías, catalogadas como Bien de Interés Cultural.

Todo volverá a Canalejas

Pese a la polémica, el responsable del proyecto Canalejas asegura que “tenemos catalogados más elementos de los que nos obliga la normativa de patrimonio. Todos ellos queremos devolverlos al proyecto al Complejo para mantener su valor histórico”. 

Artesanos y técnicos de seis oficios diferentes trabajan en las labores de conservación y restauración de estas piezas. Según OHL, “la mayoría de estos elementos están deteriorados después de que los edificios estuvieran 10 años cerrados. Las humedades, las goteras o la falta de mantenimiento han dañado muchos de ellos y necesitan una buena actualización”. La constructora asegura haber destinado 2 millones de euros en mejorar y restaurar estos elementos.

El área del centro de Madrid en el que se levantará el Centro Canalejas consta de siete edificios contiguos entre las calles Alcalá, Sevilla y la Carrera de San Jerónimo hasta la Plaza de Canalejas que suman más de 47.000 m2.

El Grupo Villar Mir pagó 215 millones de euros al Banco Santander en 2012 y espera llegar a 500 millones de inversión para unir los edificios y convertirlos en un megacomplejo que incluya un hotel cinco estrellas de la cadena Four Seasons, zona comercial de 15.000 m2 con restauración, viviendas de lujo y parking.