Información sobre vivienda y economía

Los españoles gastan 1.850 euros al año en mantener sus segundas residencias

Fuente: Donpiso
Fuente: Donpiso

Qué tiempos los del 'baby boom' de los ochenta. La democracia empezaba a desperezarse en España, el país salía de la crisis del petróleo e iniciaba un ciclo con mejores expectativas económicas. Era la época de ir corriendo a adquirir una segunda residencia donde disfrutar de la temporada veraniega o, bien, un refugio cerca de la montaña. Fue la época de un modelo de turismo que con los años fue perdiendo fuelle, pero a día de hoy sigue siendo una partida económica importante en los hogares españoles.

España es uno de los países europeos con mayor número de viviendas secundarias. Las condiciones climatológicas y la diversidad de territorio fomentan este tipo de mercado inmobiliario. Donpiso lo ha analizado y ha publicado un estudio de mercado donde muestra que el gasto para la vivienda vacacional en nuestro país representa un total de 11.300 millones de euros anuales para su mantenimiento. Esto se traduce en unos 1.850 euros anuales para las más de 6 millones de familias que disponen de esta segunda casa en la playa o la montaña.

Según Donpiso, el mercado de viviendas vacacionales “en 2016 ha sido un sector que ha ganado importancia y en el próximo año será decisivo para la buena evolución del mercado inmobiliario”, tal como afirma Emiliano Bermúdez, subdirector general de la inmobiliaria. El estudio de Donpiso indica que el perfil medio de los compradores de este tipo de casas son parejas en edades comprendidas entre los 35 y 49 años, tienen hijos y unos ingresos que superan los 3.500 euros al mes.

En el desglose de esos gastos que se derivan de las viviendas vacacionales, el mayor esfuerzo económico va al pago de la comunidad de vecinos, una horquilla entre los 250 y los 1.250 euros al año, un importe que varía según el tipo de finca. Después de la comunidad, la segunda inversión para esas residencias es el consumo eléctrico (unos 350 euros), le sigue el agua (unos 180 euros) y el gas (60 euros). A todos esos gastos, hay que sumar el impuesto de bienes inmuebles (IBI9 que suele oscilar en los 250 euros anuales, sin descuidar de la lista el IRPF en la declaración de la renta, el seguro del hogar o la tasa de las basuras.