Información sobre vivienda y economía

La próxima declaración de la renta será más dura con la segunda vivienda vacía

Autor: Redacción

Los inmuebles que no sean la vivienda habitual y que no se encuentren arrendados o con alguna actividad económica sufrirán un incremento en su tributación en la próxima declaración de la renta, correspondiente al ejercicio 2015. La última reforma fiscal del Gobierno incluía el pago de hasta un 2% del valor catastral de este tipo de casas para aquellos inmuebles que tuvieron su última actualización entre 1994 y 2004.

Los propietarios de segundas o más residencias no explotadas (es decir que no estén alquiladas o sobre las que haya una actividad económica), incluidos los locales comerciales, tendrán que asumir el aumento de las rentas imputadas sobre estos bienes inmuebles si el valor catastral no ha sido revisado en el presente ejercicio o en los diez años anteriores. Este incremento afectará, por tanto, a aquellas segundas viviendas vacías cuyo valor catastral no esté actualizado a 2005.

El aumento del impuesto pasará del 1,1% que tenían los inmuebles revisados entre 1994 y 2004 al nuevo del 2%. En las próximas campañas, este coeficiente afectará los años sucesivos, con el límite máximo de diez ejercicios anteriores.

Este nuevo concepto no tiene retención, con lo que se aplicará el tipo marginal máximo. Las viviendas que cumplan estos requisitos situadas en las grandes ciudades serán las principales afectadas por esta medida, ya que tuvieron sus últimas actualizaciones durante los años 90.