Información sobre vivienda y economía

El sector del alquiler vacacional: “En Madrid no sobran viviendas turísticas… faltan”

Apartamento en alquiler en Madrid centro
Foto: Rentalia

Se puede decir más alto, pero no más claro. El sector del alquiler turístico ha unido fuerzas para demostrar que el tirón de las viviendas vacacionales no es el culpable de que en los últimos años el precio del alquiler esté subiendo en la capital. En 2015 repuntó un 9,02%; en 2016 otro 15,6% y en 2017, otro 7,9% adicional, según los datos de idealista.

Bajo el paraguas de la Federación Española de Asociaciones de Viviendas y Apartamentos Turísticos (FEVITUR), se ha hecho público un informe basado en los datos de las principales plataformas del sector del alquiler, como idealista y Rentalia, su web de alquiler vacacional, y de organismos públicos como el INE o el Ayuntamiento de Madrid.

El estudio, encargado por FEVITUR a inAtlas, pone sobre la mesa algunas conclusiones reveladoras. Por ejemplo, afirma que a cierre de 2016 en Madrid existían 10.895 viviendas de uso turístico completo (sin incluir aquellos pisos en los que se alquila a turistas alguna habitación), una cifra irrisoria si la comparamos con el número total de casas que hay en la capital, que entonces se situaba en 1,53 millones. Esto significa que las viviendas vacacionales suponen un 0,71% del parque residencial de la ciudad o, lo que es lo mismo, que hay 7 por cada 1.000 viviendas.

Si comparamos esos 10.895 pisos con la totalidad de los que existían por aquel entonces destinados al alquiler (unos 264.100, según el estudio), descubrimos que el peso de las viviendas vacacionales ascendía al 4,1%. Así, a finales de 2016 solo 4 de cada 100 casas en alquiler estaba destinada al uso turístico.

En ambos casos, el sector considera que se trata de cifras demasiado bajas como para que puedan desvirtuar el precio del mercado del arrendamiento, cuya subida responde más a fundamentos económicos y poblacionales.

“Madrid es la capital y un motor económico para todo el país. Además, entre 2014 y 2016 el paro en la ciudad bajó casi un 17% y se crearon 107.500 empleos. Sin olvidar que creció el número de hogares (1,2%) y el número de estudiantes extranjeros (2,03%). Estos factores explican por qué está subiendo la demanda de alquiler y por qué los precios están tan presionados”, asegura Luis Falcón, CEO de inAtlas

Otro de los datos que utiliza el sector para defenderse de las ‘acusaciones’ es que el precio de la vivienda en arrendamiento está subiendo de forma homogénea en la urbe, mientras que la mayor parte de la oferta de pisos turísticos se sitúa en pleno centro.

Según idealista, entre 2014 y 2016, 26 de los 128 barrios que componen Madrid han experimentado incrementos de precios superiores al 30%, y están repartidos entre 16 de los 21 distritos del municipio. “Es un aumento homogéneo que se comporta como la típica mancha de aceite, mientras que la mayoría de las viviendas vacacionales se encuentra en el distrito Centro”, añade Falcón.

De hecho, el estudio sostiene que el corazón de la capital es la única zona que se ve afectada por el auge de los pisos turísticos. Así, afirma que el precio del alquiler se ha incrementado en el distrito en unos 12 euros para un alquiler mensual de 1.000 euros.

“Los resultados son bastante contundentes. Fuera del centro, el impacto del alquiler vacacional en el precio de los arrendamientos es nulo. Esta es la foto real y es importante para tomar decisiones de inversión al respecto”, comenta Pablo Zubicaray, presidente de FEVITUR.

En esa misma línea, Almudena Ucha, directora de Rentalia, argumenta que "con los datos de este estudio en la mano se derrumba la estrategia de demonizar al alquiler vacacional y se demuestra que no es el responsable de la subida de los precios del alquiler residencial en Madrid. Este incremento de precios tiene diferentes causas, que van desde el aumento del empleo al gran número de viviendas vacías que no sale al mercado del alquiler residencial. Señalar al alquiler vacacional como responsable de esta subida es parte de la estrategia del sector tradicional, que no asume la competencia y el hecho de que cada vez hay más turistas que eligen este tipo de alojamiento".

En Madrid faltan viviendas turísticas

Lejos de culpar al alquiler vacacional del encarecimiento del mercado del arrendamiento, expertos en economía y el mundo de la inversión presentes en la presentación del informe sostienen que la metrópoli debería potenciar este tipo de alternativa turística y aumentar la oferta existente para poder satisfacer a la demanda.

“Este modelo de alquiler no sale de la nada, sino porque hay una demanda real. Es algo que está sucediendo en todo el mundo y vemos que en España redunda principalmente en Madrid y Barcelona”, aclara el economista Gonzalo Bernardos, quien insiste en que la capital “está por debajo de su potencial en este sector”.

A pesar de que la ciudad tiene una extensión seis veces superior a la de Barcelona, a cierre de 2016 tenía unas 2.660 viviendas vacacionales menos. “No es que a Madrid le sobren casas turísticas, es que le faltan”, recalca.

Por su parte, Ignacio Martínez, socio de la firma de inversión GBS Finanzas, opina que “lejos de ponerle trabas al alquiler turístico, lo que deberíamos hacer es potenciarlo. España no es un país rico en energía, ni en minerales, lo es en cultura, sol y playa. En 2017 batimos un récord con 82 millones de turistas, y creo que esta modalidad de arrendamiento viene a cubrir la demanda de un turista que busca un producto concreto: un alojamiento diferente al hotel con buena relación calidad-precio”.

El presidente de FEVITUR suscribe sus opiniones y añade que “además, es un negocio que genera riqueza y empleo”. Solo la oferta de la federación tiene un impacto económico de 5.400 millones de euros entre alojamientos y gasto de los turistas, y mantiene unos 42.600 empleos, de los que 12.600 son directos.

Cómo debe ser la regulación

Tanto el Ayuntamiento de la capital como la Comunidad de Madrid se disponen a aprobar una nueva regulación sobre el alquiler vacacional, aunque de momento ambas Administraciones trabajan con un borrador. Aprovechando la presentación del informe, el sector ha aprovechado para recordar que el marco normativo debe ser de fácil cumplimiento para los usuarios, lo que ayudaría a aflorar la economía sumergida.

Además, apuesta por medidas que permitan revertir el dinero que genera este negocio en mejorar los barrios. “Algo tan sencillo como dedicar parte de los impuestos que se recaudan del alquiler vacacional a los barrios serviría para que muchos ciudadanos empezaran a verlo como algo positivo y no como el gran culpable de que esté subiendo el precio del alquiler en Madrid”, concluye Bernardos.