Información sobre vivienda y economía

Ideas de decoración: ¿Cuánto cuesta reformar el baño?

Autor: houzz

La reforma integral del baño requiere una cierta inversión que conviene sopesar a fondo antes de lanzarse a por una ganga o, por el contrario, dedicar más recursos de los necesarios movidos por el miedo a que “lo barato salga caro”. Por ello hemos preguntado a varios expertos, procedentes de distintos ámbitos involucrados en reformas de este tipo, para que nos den un precio medio orientativo y nos detallen los puntos que hay que tener en cuenta.

Nuestros colaboradores de Houzz han hablado con cinco expertos –Carmen Barasona, Directora de Barasona Diseño y Comunicación; Pedro Luján, Co-fundador y director de Redformas; Lucrezia Arrías, arquitecta de Buanystudio; Julián Adalid, director de mercado sanitario de Leroy Merlin; y con el departamentos técnico y comercial de Porcelanosa Grupo– para darnos las claves que tenemos que tener en cuenta a la hora de acometer la reforma integral de un baño.

Cuánto cuesta. Aunque cada reforma es un mundo y son muchos los factores que influyen en el precio final, hemos pedido a nuestros expertos que estimen un precio orientativo o un “a partir de” para una reforma integral del baño, de manera que podamos ir haciéndonos una idea de a qué nos enfrentamos.

NeoNaturaleza

Lucrezia Arrías, arquitecta fundadora de Buanystudio, lo tiene claro: “Se puede estimar sin problemas. El coste, básicamente, depende de los metros cuadrados del baño. Las instalaciones suelen ser estándar y varían solo en cuestiones como si se colocan uno o dos lavamanos, bidé o no, ducha, bañera o ambas… Lo que más puede encarecer son los alicatados y los suelos, en función de las medidas del baño. No obstante, por mi experiencia, el tamaño más habitual de un baño suele ser de unos 2 x 2 m. Teniendo en cuenta todos estos factores, y barajando precios medios, podría estimarse en unos 4.000 € + IVA, variable en función del tipo de revestimiento que se quiera poner o de la línea de sanitarios”.

En una línea similar se posiciona Pedro Luján, cofundador de la plataforma Redformas. “El precio medio estimado para una reforma de dimensiones corrientes es de entre 3.500 y 4.500 €, incluyendo materiales de gama media cuyo diseño y colocación no requieran demasiada especialización”. En unos 5.000 € lo estima también la interiorista Carmen Barasona, precio en el que incluye “pavimentos y revestimientos, sanitarios y griferías, para conseguir un baño bonito, de calidad, pero sencillo y atemporal”.

Por su parte, Julián Adalid, director del área de productos sanitarios de Leroy Merlin, baja algo estas cifras, al asegurar que “el precio medio de una reforma completa del cuarto de baño está en torno a los 1.500 € si optamos por una reforma con nivel de calidad básico. Si fuera de gama media, estaríamos en torno a los 2.500 €”.

VIVIENDA GM

Renovar las instalaciones. Ligado con el punto anterior, hay otro factor que es importante tomar en consideración: la conveniencia de renovar las instalaciones de fontanería y electricidad. “Si es necesario sustituir las existentes, hay que valorar en cada situación cual es su configuración inicial (acometidas, desagües, colectores, etc.) para dar un precio definitivo. No obstante, puede suponer un 20-25 por ciento del importe total de la reforma”, afirma Pedro Luján. Una cifra con la que coincide Lucrezia Arrías.

En cualquier caso, se trata de un porcentaje muy inferior a lo que nos costaría tener que realizar una reparación sobre el baño recién reformado, si en el futuro estas instalaciones dieran problemas por su mal estado.

Revestimiento de paredes y suelos. Una partida importante en la reforma del baño se va en los pavimentos y revestimientos de las paredes, ya que requieren materiales que soporten bien las particulares condiciones de humedad que presentan estas estancias. Los materiales cerámicos son los más empleados y su gran diversidad de modelos da lugar a una enorme variedad de precios. No obstante, a modo orientativo, desde el departamento comercial de Porcelanosa, cuentan que podemos encontrar “mosaicos y revestimientos cerámicos desde 30 € por metro cuadrado y pavimentos de gres desde 31,99 €”, precios que coinciden bastante con los aportados por los demás expertos consultados.

“Hay infinidad de precios”, asegura Lucrezia Arrías al respecto, “pero en una horquilla de 15 a 30 € por metro cuadrado se encuentran muchas cosas en azulejos o porcelanico. Por ejemplo, uno que está muy de moda hoy en día, el llamado ‘azulejo tipo metro’ de 10 x 20 cm y biselado en blanco, suele costar de 14 a 19 € por metro cuadrado”. El precio más bajo lo apuntan, de nuevo, desde Leroy Merlin: “Se pueden encontrar azulejos y baldosas de pasta roja a partir de 3,95 € el metro cuadrado”, dice Julián Adalid al respecto.

En lo que respecta a otros materiales, Carmen Barasona revela un par cada vez más empleados en baños: “El microcemento cuesta a partir de 70 € el metro cuadrado, tanto para paredes como para suelos, y el porcelánico a partir de 40 € el metro cuadrado”.

Placer Natural

El equipamiento. Determinantes en la estética del baño son los sanitarios, lavamanos, bañeras y duchas, que presentan una gran amplitud de oferta en cuanto a diseño y precios. No obstante, su impacto en el coste final de la reforma puede limitarse mediante la elección de piezas de gama media. Desde el departamento comercial de Porcelanosa indican que hay sanitarios desde unos 70 €, el mismo precio por el que se puede adquirir una grifería para lavabo; estas últimas, por su parte, se pueden encontrar desde unos 56 €.

Estos precios mínimos se reducen aún más en el caso, por ejemplo, de superficies como Leroy Merlin, donde se puede encontrar un lavamanos o un bidé por 40-45 € respectivamente. Lógicamente, el coste de estos elementos puede encarecerse hasta donde uno quiera si se opta por piezas de diseños especiales o de gama alta, que se disparan especialmente en bañeras, duchas y mamparas.

Con garantías. Sea cual sea la pieza elegida, hay una serie de consejos que hay que tener en cuenta antes de tomar la decisión final. “Existen infinidad de precios y fabricantes, por lo que la elección de una pieza u otra dependerá de lo que el cliente se quiera gastar. No obstante, yo siempre recomiendo que se destine más presupuesto a revestimientos que a sanitarios, ya que estos últimos son más fáciles de sustituir”, asegura la arquitecta Lucrezia Arrías, quien además añade que en productos más técnicos como las griferías conviene asimismo “comprar una marca reconocida para evitar problemas en el futuro”.

La interiorista Carmen Barasona añade otro aspecto que es conveniente considerar, más allá del precio puro y duro: “Los profesionales utilizamos primeras marcas porque, además, nos garantizan un buen servicio postventa, algo fundamental en un baño, con elementos sometidos a un uso continuado”.

Reforma de baño debajo de una escalera

Mano de obra. Los materiales y equipamientos que se elijan influirán también en el coste de la mano de obra necesaria para la reforma del baño. Julián Adalid, de Leroy Merlin, lo explica muy claramente: “En una elección de equipamiento estándar, la asignación en el presupuesto entre materiales y mano de obra suele ser de 50/50. El porcentaje se descompensa si se eligen piezas de gama alta. Es decir, a mayor calidad de materiales la proporción puede ser 70/30 entre materiales y mano de obra respectivamente”.

En torno al 30 por ciento del presupuesto global la estima también Lucrezia Arrias, de Buanystudio, especificando que “se debe tener en cuenta que en los precios presupuestados por una empresa de reformas hay muchos factores que hay que considerar. Uno de ellos es, por ejemplo, subir el material que se compra a la obra, algo que no se suele valorar pero que tiene su importancia si lo comparamos con las empresas de distribución que te dejan el palé en la calle”.

Cambios determinantes. Si bien hasta ahora nos hemos centrado en la renovación integral del cuarto de baño, existen también reformas parciales que pueden darle una imagen totalmente nueva con una inversión menor. Este tipo de actuaciones tienen, no obstante, ventajas e inconvenientes. “Nosotros realizamos muchas reformas parciales, por ejemplo, sustituir la bañera por un plato de ducha, con el cambio de​ cerámica que ello implica”, explica Julián Adalid de Leroy Merlin.

No obstante, Pedro Luján de Redformas advierte que “no es recomendable, ya que se actúa sobre una zona muy localizada, de dimensiones reducidas y, en realidad, el ahorro tampoco es demasiado. Por el contrario, si haces un lavado de cara y, pasado un tiempo, hay algún problema con algún elemento que no se reformó, volver a entrar en reparaciones y reformas puede salir más caro y traumático que si se hubiera hecho desde el principio”.

“Yo aconsejo cambiarlo todo, para evitar los problemas de unir lo viejo con lo nuevo”, asegura Lucrezia Arrías. “Pero en estos años de crisis, las reformas parciales han sido muy habituales, mucha gente ha sustituido la bañera por una ducha por ejemplo. Lo importante cuando se realiza un cambio parcial es que se estudien todos los aspectos para evitar problemas futuros. Otra cosa que se puede hacer con poco dinero para darle un lavado de cara al baño es actualizar los sanitarios, las griferías o el lavabo sin cambiar la distribución o posición. Los revestimientos viejos se pueden pintar o, aunque suene raro, hasta empapelar”.

cuantocuesta

Materiales para rehabilitación. La aparición de materiales y acabados especialmente pensados para hacer reformas más rápidas o económicas es un indicador de que estas reformas parciales en el baño son algo bastante común. Porcelanosa ha desarrollado incluso soluciones específicas para este sector: “Es posible darle un aspecto distinto al baño solo con el cambio de la grifería o los elementos sanitarios sin invertir mucho, eligiendo elementos que no requieran una modificación de las instalaciones.

Pero el cambio más notorio en el baño es, posiblemente, el del revestimiento. Actualmente, existen modelos cerámicos extrafinos, como el XLight de Porcelanosa que se ve en la imagen, que pueden instalarse sobre el revestimiento anterior, sin necesidad de arrancarlo y generar escombros, con el consiguiente ahorro de tiempo y dinero”, cuentan desde el departamento técnico de la firma.

Pedir presupuestos. Antes de embarcarse en cualquier reforma en el baño, es más que recomendable solicitar varios presupuestos detallados y que incluyan los mismos conceptos, para poder compararlos. “Suelo recomendar pedir un máximo de cinco presupuestos y que se descarten el más barato y el más caro, para estudiar los otros tres. Siempre es preferible tener las cosas claras y que todos presupuesten lo mismo, y esto solo se consigue si contratas un profesional que te haga una medición ciega con calidades, metros cuadrados y plano, lo que evita muchos dolores de cabeza posteriores”, asegura Lucrezia Arrías al respecto.

Más tajante aún se muestra Pedro Luján: “No es aconsejable, es necesario, fundamental y, normalmente, gratis solicitar varios presupuestos. En Redformas alentamos a los particulares a que soliciten varios presupuestos que les permitan comparar precios e incluso pedir referencias de trabajos anteriores. Un presupuesto dice mucho de un profesional, en función del grado de detalle que tenga, las partidas que contemple e incluya a fin de minimizar imprevistos futuros”.

PORCELANOSA XXII INTERNATIONAL EXHIBITION

Asesoramiento profesional. “Solicitar varios presupuestos es aconsejable, aunque más lo es dejarte asesorar por el profesional que te guste y con cuyo estilo sintonices. Debes elegir a alguien con el que te sientas cómodo con su trabajo y su trato, ponerte en sus manos y confiar”. Son palabras de Carmen Barasona, interiorista especializada en todo tipo de reformas y que pone de manifiesto otra partida que hay que considerar a la hora de reformar el baño.

“Todo son ventajas con un profesional del diseño de interiores”, coincide Lucrezia Arrías. “Te evitas dolores de cabeza, defines y concretas calidades antes de empezar, y sobre todo, como comentaba en el punto anterior, las empresas que presupuesten lo harán todas con las mismas partidas, porque el trabajo ya estaría previamente concretado. Incrementa el precio total, pero la importancia de este punto dependerá de lo que valores tu tranquilidad y tu propio tiempo”.

Otras noticias en Houzz: