Información sobre vivienda y economía

Decora tu casa y ahorra dinero en Navidad

pxhere
pxhere
Autor: Redacción

Artículo escrito por Sandra Barañano, directora técnica de Cuida Tu Casa

Llega la Navidad, la época del año en la que vuelven a casa los hijos que estudian fuera y los mayores que se han visto obligados a marchar. Las viviendas se llenan de familiares y amigos dispuestos a disfrutar de unos días entrañables. Son días, en cualquier caso, en los que se dispara el gasto y en los que cualquier ahorro puede suponer el mejor de los aguinaldos.

Pues bien, la llegada de nuestros seres más queridos hace que en las cenas de Nochebuena y Nochevieja, así como en las comidas de Navidad y Año Nuevo, vistamos nuestras casas de largo. Queremos que todo se encuentre en orden. Son los días del año en los que más se decoran y cuidan las casas. Y algunos de los posibles adornos pueden servir para abrigarnos. Es el caso de alfombras y mantas, que de elegirlas rojas o blancas pueden cumplir una doble función. Por un lado, nos calientan en los días gélidos. Y, por el otro, recrean los colores característicos de la Navidad.

Colocar una alfombra grande en el salón, donde durante estos días se celebran las principales reuniones, dará calidez al ambiente y absorberá parte de los ruidos de todas esas conversaciones simultáneas y entrecruzadas, lo que mejorará la calidad acústica. En cuanto a la temperatura se refiere, teniendo en cuenta el frío y la subida del precio de la luz se nos pueden atragantar las uvas al pensar en el importe de la factura.

No obstante, cuantas más personas haya en la vivienda menos grados deberíamos marcar en el termostato, ya que nuestros cuerpos desprenden temperatura. Es el famoso calor humano. La temperatura ideal durante estos días oscilaría en torno a los 20º C. Y por cada grado centígrado que subamos el termostato el recibo se encarecería un 7%.

Dentro del cuidado de nuestras casas en estas fechas en las que es tan característico el gentío, hay que prestar atención a la calidad del aire, ya que el ambiente de la vivienda se carga. Y por ello no hay que olvidar ventilar entre cinco y diez minutos diarios. En este punto, es recomendable abrir las ventanas en los momentos más cálidos del día para no derrochar energía y con la calefacción apagada.

Los cuartos de baño tendrán más visitas de las habituales, por lo que convendría prepararlos y, en caso de no disponer de ventanas, tener una buena ventilación forzada.

Por último, debido a las múltiples visitas, podemos pensar en instalar pequeños detalles que mejoren la accesibilidad a quienes lo puedan necesitar. Para ello, podríamos colocar agarraderas en las duchas, reservar ciertos espacios y no cargarlos demasiado de objetos, optar por una decoración funcional que no entorpezca –adornando, por ejemplo, ventanas y paredes-, poner árboles de Navidad que no ocupen mucho espacio...

Seis adornos navideños baratos y sostenibles

Las luces del Belén, las del árbol, las que cuelgan de muchas paredes exteriores… consumen, gastan y encarecen el recibo eléctrico. Sin embargo, es posible comprar temporizadores por un valor muy reducido. Se trata de pequeños aparatos que se colocan sobre los enchufes y permiten el encendido y apagado automático por franjas horarias.

Pero más allá de las luces, algunas decoraciones navideñas pueden ser asumidas por todos los bolsillos. Es el caso de los materiales reciclables, que con un poco de esfuerzo y destreza podríamos convertir en curiosos, sencillos y baratos adornos.

  • Con simples piezas de un rompecabezas es posible hacer ornamentos que parezcan copos de nieve. Básicamente, habría que pintar con témpera blanca varias piezas de un rompecabezas (puede ser inclusive uno olvidado, o que esté incompleto en algún rincón de tu casa), unirlos en forma circular junto a una cinta roja con pega y listo.
  • Las decoraciones para el árbol también pueden tener un toque gastronómico. Estos adornos a base de compota de manzana y canela son ideales para decorar de una forma diferente el árbol de Navidad. Se necesitan ingredientes como canela en polvo, nuez moscada, pimienta de Jamaica, compota de manzana, clavos de olor, pegamento y cita. Se mezclan las especias primero, se agrega la cola, se mete en el horno tal cual se estuvieran cocinando galletas y listo.
  • Entre las decoraciones navideñas más usadas destacan los centros de mesa, que también pueden hacerse, de forma sencilla, con arándanos. Para ello, se toma un recipiente transparente de forma cuadrada, se depositan los arándanos y se procede a adornar la parte superior con hojas verdes, según nuestras preferencias.
  • Los envases de vidrio olvidados en neveras o despensas pueden tener una segunda vida como decoración navideña, ya sea como velas o como centros de mesa.
  • Los terrariums son una excelente idea para decoraciones decembrinas, aunque también se podrían adaptar a cada temporada. En este caso se necesita un frasco de vidrio, medio lote de pan de jengibre (para tierra), mazapán amasado con colorante verde (para plantas o árboles de navidad), romero u otras hierbas y recortes de galletas, mini bastones de caramelo o cualquier otra decoración de la diversión. Simplemente habría que colocarlos dentro de un frasco.
  • Las jarras continúan siendo una fuente infinita de decoraciones, ya que contienen luces que pueden ser encendidas a través de una batería escondida en el fondo del envase con algún tipo de tela blanca.

Y es que al igual que las personas sentimos que nos cuidamos cuando nos arreglamos, decorar la casa, al fin y al cabo, también es una forma de cuidarla. Adornar nuestras viviendas en estas fechas no solucionará problemas frecuentes de humedades, fugas de calor o ruidos insoportables. Pero sí les dará un aspecto navideño que, a todas luces, proporcionará confort y bienestar. Y si encima existe la posibilidad de hacerlo a muy bajo coste, sin que los bolsillos se resientan, mejor que mejor.