Información sobre vivienda y economía

El verano es la mejor época para hacer obras en el baño: cinco consejos para hacer una reforma con éxito

Geberit
Geberit
Autor: Redacción

Artículo escrito por Jorge Tornero, director técnico de Geberit

Estamos en la cuenta atrás para que todos (o casi) todos disfrutemos de nuestras vacaciones, ese momento del año en el que la única preocupación debe ser nuestro descanso. Pero, más allá de este corto periodo que todos deseamos, existen alternativas para disfrutar de relax, confort y bienestar en nuestro hogar durante todo el año.

¿Cuántas veces has lamentado el ruido que hace la cisterna del baño, su elevado consumo de agua, los malos olores o la falta de espacio en tu baño? El baño es una de las estancias donde más tiempo pasamos y su renovación es fundamental, no solo por cuestiones de diseño o funcionalidad sino también en términos de higiene, ahorro, calidad o fiabilidad.

Y el verano siempre es buen momento para ponerse manos a la obra. Trae consigo días más largos y, por tanto, más horas de luz natural, uno de los imprescindibles para realizar una reforma en el menor tiempo posible. Además, el tiempo, por lo general, es seco y soleado, lo que contribuye también a acortar los tiempos de la reforma. A todo ello se suma nuestra mayor disponibilidad horaria y, en muchos casos, la ausencia de nuestros vecinos.

Pero ¿qué debemos exigir a la reforma de nuestro baño para garantizar confort y tranquilidad? Estos consejos te servirán para cualquier momento del año: 

Instalación y mantenimiento sencillos

En estancias tan delicadas como esta, lo ideal es apostar por sistemas rápidos y fáciles de instalar, sin sacrificar por ello diseños actuales, sofisticados y modernos.

Es el caso de las cisternas empotradas, los inodoros y muebles suspendidos o los innovadores ‘inodoros bidé’, una solución 2 en 1 que nos permite ganar en espacio e higiene. Y, aunque a priori puedan parecer sistemas complejos, esconden una instalación y mantenimiento sencillos, incluso sin necesidad de utilizar herramientas.

Fácil limpieza

Soluciones como los inodoros y lavabos suspendidos facilitan la continuidad del suelo del baño y también su limpieza. Además, existen inodoros y bidés bien pensados por dentro y por fuera para que, además de elegantes, también resulten más higiénicos. Así, su exterior es totalmente liso y orgánico, mientras que su interior cuenta con el diseño para la descarga de agua sin rebordes para que no se pueda acumular la suciedad y el inodoro sea muy fácil de limpiar.

Ahorro

Un gesto tan cotidiano y a veces tan inconsciente como tirar de la cadena supone emplear una media de 33 litros de agua potable al día por hogar. Sin embargo, existen soluciones que permiten reducir a la mitad el volumen de descarga de la cisterna y consiguen un ahorro de más de 6.000 litros de agua al año -la que haría falta para para llenar una piscina familiar-.

Durabilidad

Una vez que nos hemos convencido de llevar adelante una reforma, lo ideal es que nuestra inversión en un baño mejor sea duradera. Para ello será fundamental decidirse por un diseño atemporal, por soluciones de alta calidad, con materiales de gran resistencia a la humedad y por marcas que ofrezcan garantías y recambios durante muchos años.

Un toque a la última

Además, si incorporamos tecnología en otras estancias como la cocina, ¿por qué no hacerlo también en el baño? Ya hay soluciones tan innovadoras como los módulos atrapaolores, que los capturan donde se originan, en el interior del inodoro, filtrándolos y devolviéndolos completamente limpios al baño, garantizando un ambiente fresco y agradable.

Las reformas son para el verano. Y es que además de mejorar nuestra vida en casa, conseguirán que la vuelta a la rutina en septiembre, sea menos agotadora y, sin duda, mucho más placentera.