Información sobre vivienda y economía

¿Cómo aislar el interior de tu casa? 6 consejos que te ayudarán

unsplah
unsplah
Autor: Redacción

Cuando una casa está bien aislada, el ambiente se transforma, volviéndose más confortable y saludable. Esto se debe a que el aislamiento permite mantener la temperatura de la casa durante mucho tiempo, tanto en verano como en invierno, no dejando que el calor y el frío del exterior penetren en el edificio. Apostar por un buen aislamiento del perímetro exterior de la casa es una buena apuesta. Pero hay otras soluciones a tener en cuenta, especialmente cuando no es posible añadir una capa de aislamiento en la fachada. Para ayudarle en este proceso, los expertos de Habitissimo han seleccionado las mejores soluciones para aislar su casa desde el interior.

Ventajas de un buen aislamiento

Un buen aislamiento de los espacios interiores es esencial por varias razones. Y garantizar el bienestar de las personas es uno de los más importantes, porque un ambiente con una temperatura agradable y un porcentaje ideal de humedad hace que las personas se sientan bien de día y de noche.

Otro aspecto muy importante a tener en cuenta es la posibilidad de ahorrar en la factura eléctrica. Al haber menos pérdidas de energía gracias a un buen aislamiento, la calefacción o el aire acondicionado no necesitan encenderse con tanta frecuencia.

Unsplah
Unsplah

Desventajas de aislar la casa por dentro

La instalación de aislamiento en el interior de una casa también presenta desventajas. Una de ellas es el grosor del material utilizado, que reduce en centímetros el volumen de las habitaciones en las que se instala. Para llevar a cabo esta intervención, es necesario que las paredes estén sanas y libres de moho o humedad.

A esto se suman otras molestias clásicas que conlleva una reforma, como el ruido y el polvo de las obras y la necesidad de trasladar los muebles y enseres personales que se encuentren en la zona afectada por la intervención.

Unsplah
Unsplah

Aislar el interior de la casa: ¿cuándo y por qué?

Aislar el interior de la casa es una solución sencilla, rápida y económica, en comparación con las obras realizadas en el exterior de la casa. Por ejemplo, el trabajo en el interior no requiere andamios.

Esta opción también te permite aislar la casa incluso cuando no es posible hacer obras de mejora en el exterior del edificio. Esto puede ocurrir por varios motivos: cuando no se tiene el inmueble en propiedad o cuando las características del edificio no lo permiten.

Unsplah
Unsplah

Aislamiento de los tabiques

Uno de los sistemas que se están evaluando para el aislamiento de las viviendas es el uso de tabiques aislantes con estructura metálica. La intervención consiste en la realización de tabiques interiores de cartón-yeso con adición de materiales aislantes, generalmente en paneles, que se introducen en el espacio formado por la estructura. Este tipo de solución permite, por ejemplo, aislar una pared orientada al norte -y, por tanto, especialmente fría- de forma muy sencilla y rápida. La ventaja es que la pared se puede pintar o revestir para integrarla perfectamente en el entorno.

Unsplah
Unsplah

Revestimento térmico interno

El revestimiento térmico interior, al igual que el exterior, consiste en la instalación de paneles de material aislante directamente en la pared. Los paneles utilizados pueden ser de diferentes tipos. Existen productos naturales, como el corcho o la lana de roca, o sintéticos, como el poliestireno o el poliestireno, que se fijan a la pared interior.

En el caso de soluciones como los paneles de corcho, puedes optar por dejarlos a la vista, ya que tienen un aspecto decorativo. Con otros productos, puede cubrir los paneles con un acabado. El grosor de los productos utilizados afecta en gran medida al efecto aislante. Por ello, es conveniente consultar a profesionales especializados en la materia para elegir las soluciones más eficaces.

Imagem de Rudy and Peter Skitterians por Pixabay
Imagem de Rudy and Peter Skitterians por Pixabay

Adición de material aislante en las cavidades

Otra técnica a valorar para conseguir el aislamiento térmico en el interior de la vivienda es la insuflación de material aislante en las cavidades vacías de los muros. La intervención consiste en realizar agujeros en las paredes internas o externas hasta llegar a la cavidad en la que se introduce el aislamiento en forma de gránulos o espuma. Entre los materiales de insuflación más utilizados están la perlita expandida, el corcho granulado y el poliuretano expandido. La principal ventaja de esta solución es que no se añade grosor a la pared y la intervención es prácticamente invisible.

Unsplah
Unsplah