Información sobre vivienda y economía

Amsterdam, 'sharing city': la ciudad donde la colaboración importa más que la tecnología

Autor: Hoja de Router (colaborador de idealista news)

Ámsterdam, ciudad de bicicletas, 'coffee shops' y paseos en canal. Ahora, además, ciudad colaborativa. Sí, de las que se ponen de parte de Uber en su pulso con los taxistas y de las web de alquiler vacacional en el suyo con los hoteles (al contrario que en España, como puso de manifiesto el reportaje 'Prohibido Alquilar'). Al menos 'sharing city' es el título que el gobierno local y la agrupación Amterdam Sharing City adjudicaron a la capital de los Países Bajos a comienzos del pasado mes de febrero.

De acuerdo con Harmen van Sprang, portavoz de la plataforma ShareNL, una asociación holandesa que intenta promover e impulsar la cultura del compartir, el nombramiento subraya el compromiso de los ciudadanos y los grupos locales por transformar Ámsterdam en la metrópoli por excelencia de la economía colaborativa. 

Precisamente, ShareNL ha sido la responsable del nacimiento de Amsterdam Sharing City, una red de embajadores y grupos locales de la ciudad que trabajarán juntos para dirigir proyectos relacionados con la sociedad y la economía del 'sharing'. 

La iniciativa comenzó en 2013 cuando, gracias a una encuesta, descubrieron que al 84% de los ciudadanos le gustaría formar parte de algún tipo de consumo colaborativo. Dicho descubrimiento les llevó a presentarse ante el Consejo Económico de Amsterdam y comenzar a elaborar un libro blanco sobre la situación de la economía colaborativa en la ciudad holandesa. 

Durante el tiempo que llevó su redacción, a principios del pasado año, la organización puso en marcha una mesa redonda en la que representantes del ayuntamiento, dueños de los negocios locales y expertos del sector discutieron sobre el tema.

La razón la explica en una entrevista el propio Van Sprang. “Creemos que una 'sharing city' debería ser una colaboración entre todos los grupos locales a quienes les afecta el incremento de la economía colaborativa”.

Creative commons
Creative commons
 

No es extraño que está suceda en una ciudad como Ámsterdam, que ha presenciado el nacimiento de 'startups' colaborativas como Peerby, para que los vecinos de un barrio intercambien bienes y servicios; Weareonabot, para que ciudadanos y turistas compartan bote para desplazarse o pasear por los canales; o Eat To Meet, para reunionar anfitriones e invitados dispuestos a disfrutar de una buena cena. Además, la forma en que se han regulado los alquileres de Airbnb ha mostrado el interés que tiene el ayuntamiento en incluir este tipo de empresas dentro de la economía local. 

Más ciudades para compartir

A pesar de ser nombrada la primera ciudad colaborativa de Europa, en el Viejo Continente hay unas cuantas metrópolis que pretenden convertirse en 'sharing cites', como Barcelona o Bristol (Reino Unido). 

Barcelona quiere seguir la idea que planteó en 2010 Neil Gershenfeld, profesor de física del Instituto Tecnológico de Massachusetts: convertir a los propios ciudadanos en fabricantes ('makers'). Entre otras cosas, la Ciudad Condal cuenta con una red de laboratorios donde se enseña a los vecinos a desarrollar proyectos con herramientas como impresoras 3D o cortadoras láser.

Creative commons
Creative commons
 

Bristol, por su parte, cuenta con varios programas que intentan promover la creación de huertos urbanos - como el Sustainable Food Cities Network o el Shift Bristol - y con las iniciativas de más de 750 grupos, asociaciones y empresas sociales en la ciudad. 

Sin embargo, el liderazgo mundial como ciudad colaborativa se lo lleva de momento Seúl. La capital de Corea del Sur lleva acogiendo iniciativas de este tipo desde 2011, cuando su alcalde, Park Won-Soon, creó el Departamento de Innovación Social y el Comité de la Promoción de la Economía Colaborativa. Entre los proyectos que han puesto en marcha destacan las ayudas que el ayuntamiento concede a las empresas colaborativas o la plataforma de conexión intergeneracional, que ofrece habitaciones baratas para gente joven en pisos habitados por personas mayores.

La 'sharing city' es una opción que compite con la de 'smart city', y por la que muchos deberían apostar. Así lo ve el profesor de política urbana y medio ambiente de la Tufts University (Massachusetts) Julian Agyeman, que considera que la ciudad del futuro debería centrarse más en las personas que en el despliegue de tecnología. “Las verdaderas ciudades inteligentes serán aquellas que hagan uso de la tecnología moderna, construyendo nuevos espacios comunes públicos que apoyen la economía colaborativa”.