Información sobre vivienda y economía

La Plusvalía municipal, el IBI o el IRPF: las novedades que ha habido en 2019

El Supremo y el Constitucional han protagonizado las principales novedades en estos impuestos

Las novedades impositivas en 2019 / Gtres
Las novedades impositivas en 2019 / Gtres
Autor: Redacción
Índice de contenidos

Toda transacción está gravada con impuestos y más si es inmobiliaria. Este año ha habido varias novedades a destacar relacionadas con la plusvalía municipal, el IBI o el IRPF. Te contamos cuáles son los principales cambios y qué tribunales los han hecho.

Plusvalía Municipal

El Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU), también conocido como plusvalía municipal, ha dado grandes sorpresas para los contribuyentes este año. En una sentencia del pasado mes de noviembre el Tribunal Supremo condenaba por primera vez al Estado español a indemnizar a un contribuyente por haber dictado una normativa sobre la Plusvalía municipal que ha sido declarada inconstitucional por el Tribunal Constitucional. Con esta sentencia se abre la puerta a recuperar lo pagado de más indebidamente: bien porque se obtuvieron pérdidas con la transmisión de la vivienda, bien por la confiscatoriedad de este impuesto.

Es decir, el Tribunal Constitucional ya ha declarado que es inconstitucional la Plusvalía municipal cuando el contribuyente transmite un inmueble con pérdidas y cuando el dinero que debe pagar el ciudadano supere la cantidad que ha obtenido con la venta de la casa, es decir, cuando se considera que es confiscatorio.

La sentencia del Constitucional conocida el mes de diciembre de 2019, cuya ponencia ha correspondido al Magistrado Pedro González Trevijano, argumenta que cuando existe una ganancia con la transmisión (venta o donación de un inmueble) y la cuota que sale a pagar por la plusvalía municipal es mayor al incremento realmente obtenido por el ciudadano, se estaría tributando por una renta inexistente, virtual o ficticia. Esto produce un exceso de tributación contrario a los principios constitucionales de capacidad económica y no confiscatoriedad (art. 31.1 de la Constitución Española).

Pero no son las únicas novedades sobre este impuesto. A principios de este mes idealista/news se hacía eco de una sentencia del pasado mes de septiembre del Supremo donde daba un tirón de orejas al Constitucional. Y es que este último tribunal considera que los gastos de compraventa de una vivienda (notaría, registro, impuestos pagados o cancelación de la hipoteca) no cuentan para librarse de pagar la plusvalía municipal. Se trata de un criterio favorable a los Ayuntamientos, pero contrario a los contribuyentes porque hasta ahora el Constitucional consideraba que se podían incluir estos gastos para reducir la ganancia obtenida con la venta del inmueble.   

ITP

El Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales es un tributo que debe pagar el comprador de una vivienda de segunda mano y que varía en función de la Comunidad Autónoma. Pues bien, a principios de diciembre se conoció una sentencia bomba del Tribunal Supremo que declara que el ITP también lo debe pagar el comprador que adquiera un bien de segunda mano cuando el vendedor sea un particular. Esto significa que quien compre oro a un particular, o ropa u otro bien de segunda mano deberá pagar ITP.

Hasta ahora, el criterio era que la compra de oro (y por extensión, de otros bienes muebles) realizada por empresarios a particulares, no pagaba impuestos. De este modo, el ITP ya no se paga sólo por la adquisición de una vivienda usada o por alquilarla. Eso sí, los tipos impositivos varían en función de si se trata de un inmueble o de un bien mueble y de cada CCAA.

Ahora tendrán que asumir el pago del ITP por cada una de las compras de oro que hagan a un particular y los tipos impositivos, dependiendo de cada Comunidad Autónoma, varían del 4% y al 6%. Estos tipos impositivos son más bajos que los que se aplican por la compra de una casa de segunda mano, ya que varían del 4% al 10%.

Por ejemplo, en Madrid comprar oro a un particular tributará al 4%, mientras que adquirir una vivienda tributará al 6% del ITP. En la Comunidad Valenciana comprar bienes usados tributará al 6%, mientras que adquirir una propiedad tributará al 10% del ITP.  

En materia de ITP, también ha habido una gran novedad y es que la Comunidad Valenciana ha sido la primera en dejar de aplicar el método de la tasación hipotecaria para comprobar que el contribuyente ha pagado convenientemente el ITP al comprar o el impuesto de Sucesiones al heredar una vivienda. En concreto, no ha recurrido en casación la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana que anulaba el método de comprobación de valores de “tasación hipotecaria”.

En concreto, la Generalitat no ha comparecido ante el Supremo en el plazo estimado, con lo que el recurso ha sido declarado desierto. De este modo, Hacienda de la Comunidad Valenciana acata el criterio de la sentencia del TSJ, que ya es firme, y anula el método de tasación hipotecaria. Además, abre la puerta a que en otras comunidades autónomas este método de comprobación de valores en la compra, herencia o donación de una vivienda sea declarado nulo.

IBI

El Supremo ha cerrado la puerta a solicitar la devolución del IBI urbano que se pagó por terrenos que eran rústicos durante 2014 y ejercicios anteriores. Y es que en 2014 declaró que los terrenos que fueran urbanizables, pero sin nada construido no debían pagar IBI urbano, sino rústico. Así, muchos contribuyentes con terrenos por los que pagaban IBI urbano pasaron a tributar como rústicos. También, solicitaron la nulidad de las liquidaciones de IBI pagadas en ejercicios anteriores. Sin embargo, el Alto Tribunal acaba de cerrar esta vía para respiro de los ayuntamientos.

Para entender esta casuística es necesario recordar que el criterio sostenido en la famosa sentencia de 2014 quedó recogido en la Ley 13/2015. Los suelos urbanizables que no tuvieran programa aprobado para su desarrollo urbanístico debían ser considerados rústicos. “Sin embargo, la iniciativa para llevar a cabo tal recalificación se dejó en manos de la Administración. Además, los efectos del cambio de calificación catastral nunca podían ser anteriores al 1-1-2015”, señala José María Salcedo, socio del despacho Ático Jurídico.

IRPF

Este año 2019 nos deja otra novedad en cuanto a IRPF: el Tribunal Económico-Administrativo (TEAR) de Valencia ha declarado que los contribuyentes que pierdan dinero con la donación de una vivienda podrán compensar esa pérdida en el IRPF con las ganancias obtenidas ese año y en los cuatro siguientes. Este novedoso criterio se enfrenta al mantenido hasta ahora por Hacienda, que venía negando la existencia de una pérdida patrimonial en el caso de transmisiones gratuitas. Ahora los contribuyentes ven abierta la posibilidad de beneficiarse de un importante ahorro fiscal.

El tribunal valenciano considera que es posible declarar una pérdida patrimonial en el IRPF en el caso de que se regale un inmueble por un valor inferior al de compra, con el fin de compensar dichas pérdidas con las ganancias. Esta interpretación choca con la sostenida por la Dirección General de Tributos, que niega la existencia de una pérdida patrimonial, basándose en el artículo 33.5.c) de la Ley del IRPF.