Información sobre vivienda y economía

Las consecuencias fiscales más desconocidas del Brexit para empresas y ciudadanos

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

El Brexit ya es una realidad. Casi cuatro años después de la celebración del referéndum, el pasado 31 de enero se activó de forma oficial la desconexión de Reino Unido del engranaje europeo.

A pesar de que el proceso se va a implantar de forma gradual, es conveniente que tanto las empresas como los particulares tengan en mente qué consecuencias fiscales tiene la salida del país de la Unión Europea. En el caso de los ciudadanos, el impacto afecta tanto a los británicos que residen en España como a los españoles afincados en allí. Y, en lo que se refiere a los impuestos, hay novedades tanto en el IVA como en Sociedades, IRPF y Aduanas e Impuestos Especiales.

Tal es la envergadura, que la propia Agencia Tributaria ha creado un apartado especial sobre el Brexit para explicar caso por caso. Y el blog de Bankia ha recopilado algunas curiosidades y cuestiones respecto a los cambios: 

1. Ojo con las compras online. Con el Brexit vuelven a existir las fronteras, lo que afecta a las compras por internet. Si es un vendedor residente en Reino Unido, esta compra ya no será una adquisición intracomunitaria y podrá estar sujeta al pago del IVA a la importación, además de tener que hacer frente a la posible tasa de aduana y a los gastos de gestión. [Más información sobre el sobrecoste para las empresas españolas]

2. Afecta a la renta. El blog de Bankia insiste en que los residentes en el Reino Unido que tributen en España por sus rentas por el Impuesto sobre la Renta de no Residentes (IRNR) pasarán de tributar a un tipo general del 24%, en lugar del 19% que se aplica a los residentes de la Unión. En el caso de que el no residente (residente en Reino Unido) tenga un inmueble alquilado en España, deberá de tributar por el total del importe percibido sin posibilidad de deducirse gasto alguno, esto último salvo que finalmente en las negociaciones de los próximos meses se determine que el Reino Unido forma parte del E.E.E. (Espacio Económico Europeo).

3. Adiós a beneficios fiscales. Por otro lado, dentro del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF), los residentes en España que hagan aportaciones a planes de pensiones constituidos en el Reino Unido no podrán aplicarse el beneficio fiscal de dicha aportación en su declaración de la renta, ya que el citado plan no estaría regulado por la Directiva 2003/41/CE del Parlamento Europeo y del Consejo referente a las actividades y la supervisión de fondos de pensiones de empleo.

4. En cuanto al Impuesto sobre el Patrimonio (IP), la entidad recalca que los no residentes en España (por tanto, que viven en Reino Unido) que deban de presentar este impuesto no podrán aplicar la normativa propia de la comunidad autónoma donde radiquen el mayor valor de sus bienes, debiendoen este caso aplicar la normativa estatal.

5 Cambios en los premios de loterías y apuestas. En el caso de que los residentes británicos en España fueran agraciados con un premio de loterías, apuestas y sorteos organizados por entidades equivalentes residentes en el Reino Unido a la ONCE o Cruz Roja, no se les aplicará gravamen especial del 20%, y el premio íntegro tributará como una ganancia patrimonial no derivada de la transmisión según las reglas generales del Impuesto, aplicando la escala general de gravamen (entre el 19% y el 45%). Salvo que en los procesos de negociación de los próximos meses se acuerde que el Reino Unido permanezca dentro del Espacio Económico Europeo (E.E.E.).

En principio, todos esos cambios no entrarían en vigor hasta el 1 de enero de 2021 o incluso más tarde, si así lo deciden de forma conjunta Bruselas y Londres en los próximos meses. La fecha límite para negociar y acordar el posible retraso es el 30 de junio, y la prórroga podría alcanzar los dos años. 

>> Consulta aquí toda la información de la campaña especial sobre el Brexit de la Agencia Tributaria