Información sobre vivienda y economía

El Estado ‘pierde’ casi 900 millones en impuestos de los bancos en el semestre del covid-19

Pixabay
Pixabay
Autor: Redacción

El Estado se está enfrenando a una situación compleja por la crisis del coronavirus. Por un lado, las medidas que ha tomado el Gobierno en los últimos meses para frenar la destrucción de empleo y garantizar la supervivencia de miles de empresas está disparando el gasto público. Y, a la vez, los ingresos de las arcas públicas están cayendo a doble dígito.

Según la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), en el segundo trimestre del año los ingresos tributarios y de cotizaciones sociales cayeron un 30% interanual, mientras que en el balance de la primera mitad del año el descenso ronda el 11%. Y un buen ejemplo de cuánto está dejando de ingresar la Administración vía impuestos lo protagoniza la banca.

¿La prueba? Entre los 12 mayores grupos financieros de España han pagado a Hacienda 225 millones de euros entre enero y junio, frente a los 1.150 millones aportados en el mismo periodo del año pasado. Dicho de otro modo, el sector ha pagado casi 900 millones de euros en impuestos o, lo que es lo mismo, un 78% menos que en el primer semestre de 2019.

Este desplome es consecuencia de la caída del beneficio del sector (las ganancias antes de impuestos se han reducido un 68% interanual), que se ha visto obligado a realizar unas fuertes provisiones para cubrirse de insolvencias futuras. Solo entre las entidades que cotizan en el Ibex 35 suman unas dotaciones conjuntas de casi 12.000 millones de euros, según publica la agencia Europapress, que han llevado a bancos como Santander a registrar unos números rojos de más de 10.000 millones de euros, conviertiéndose en una de las mayores pérdidas corporativas de la historia de España.

Si miramos las aportaciones de las principales entidades descubrimos que Caixabank es la que menos ha pagado en impuestos, tras desembolsar un millón de euros, frente a los 104 que pagó en el primer semestre del pasado ejercicio (un 99% menos). Bankinter ha aportado 14 millones, un 83% menos que en 2019 (83 millones), mientras que Bankia ha pagado 27 millones en impuestos, frente a los 140 del año pasado (-81% interanual).

BBVA, por su parte, ha pagado 34 millones (un 88% menos respecto a los 292 millones del primer semestre del ejercicio 2019) y Santander, 99 millones (frente a los 242 millones previos, un 59% menos). Sabadell, en cambio, ha registrado una devolución neta (-59 millones en impuestos), tras activar unos créditos diferidos con la Administración.

De momento, todo apunta a que los beneficios del sector no mejorarán al menos hasta 2022, cuando está previsto que la economía vuelva a los niveles precovid-19, ya que la banca prevé seguir realizando dotaciones para cubrirse de los impagos de préstamos, que irán subiendo desde otoño hasta finales de 2021, de acuerdo con los pronósticos de las propias entidades. Por tanto, su aportación a las arcas públicas a través del Impuesto de Sociedades podría seguir por debajo de los niveles registrados hasta 2019.