Información sobre vivienda y economía

Pros y contras de firmar una hipoteca 100% online en España

Gtres
Gtres

Las nuevas tecnologías tienen muchas ventajas. En apenas unos segundos podemos abrirnos una cuenta bancaria haciéndonos un ‘selfie’, bloquear el teléfono con nuestra huella, poner la calefacción o hacer la declaración de la renta.

Sin embargo, el esquema no es tan sencillo como parece cuando hablamos de firmar una hipoteca. Los expertos reconocen que se está avanzando mucho en este terreno: se puede solicitar un préstamo para la compra de una vivienda por Internet e incluso recibir el visto bueno por parte de un banco. Pero de ahí a que ya podamos hablar de hipotecas 100% online en España y de que sea sencillo hay un trecho... sobre todo desde el punto de vista del cliente.

A pesar de que bancos tradicionales como Santander y BBVA permiten rellenar una solicitud por Internet y que entidades online como ING, Openbank (Santander) o Coinc (Bankinter) permiten ir más allá en el proceso, desde idealista/hipotecas recuerdan que “una hipoteca 100% online implica que el cliente tiene que hacerlo todo, entre otras cosas digitalizar y subir la documentación; y la hipoteca es un producto complejo y lento, que genera muchas dudas y requiere de interlocutores con los que resolver las dudas que vayan surgiendo”.

Recordemos que a la hora de formalizar un préstamo para la adquisición de una vivienda necesitamos aportar a la entidad que nos financie la operación un sinfín de papeles: fotocopias del DNI de cada uno de los titulares/intervinientes, de la declaración de la renta, las últimas nóminas o cobros de la pensión, del recibo del IBI en el caso de tener otras propiedades o del contrato de arrendamiento si vive de alquiler..., sin olvidarse de que la entidad exigirá la tasación de la vivienda objeto de la operación y que para formalizar el préstamo se necesita la firma del notario y su inscripción en el Registro de la Propiedad.

Además del tiempo que debería invertir en preparar y enviar toda esa documentación al banco, el usuario necesita un interlocutor directo que le ayude durante el proceso. “La inmensa mayoría de los clientes no tienen un conocimiento tan completo sobre el mercado hipotecario como para entender todo el contrato y completar el proceso, que suele ser largo en el tiempo y complejo. Actualmente, los bancos pasan toda la carga de trabajo al consumidor, lo que limita el atractivo de la oferta si no se le ofrecen canales alternativos”, sostienen desde idealista/hipotecas.

En concreto, y una vez que el banco recibe la solicitud del cliente, el comité de riesgos analiza toda la documentación y acepta o rechaza el crédito (el dictamen online es prácticamente inmediato, mientras que el tradicional tarda aproximadamente una semana). Si el resultado es favorable, la entidad enviará al cliente una ficha personalizada con el detalle de la oferta que el cliente debe aceptar. Una vez que el usuario acepta la oferta, y tras realizar la tasación de la vivienda y de validar toda la documentación, el banco le remite todo al notario para que prepare la escritura, documento que el usuario debe revisar antes de firmar de forma definitiva.

Y es en estos últimos pasos del proceso donde al cliente pueden surgirle las dudas de este tipo: ¿contendrá el contrato alguna cláusula abusiva? ¿entiendo todos los riesgos que conlleva la firma del préstamo? ¿A quién reclamo si surge cualquier tipo de problema?

Suma y sigue, porque otro de los inconvenientes de acogerse actualmente al proceso online es que el futuro hipotecado podría cerrar la puerta a una mejora de las condiciones de su préstamo. A pesar de que nos encontramos en un momento excepcional tanto para las hipotecas variables como para las fijas, las entidades se están preocupando cada vez más por hacer préstamos prácticamente a medida del cliente y son más proclives a mejorar su oferta inicial y a pelear por él cuando le conocen. Tanto es así que, según los datos de idealista/hipotecas, los bancos tradicionales están ofreciendo hipotecas variables a un tipo de interés medio del 0,89%+euríbor, frente al 0,99%+euríbor de la mayoría de los bancos online.

¿Significa esto que no tiene sentido automatizar el proceso hipotecario? No del todo. Es muy positiva siempre y cuando se cumplan dos criterios: que tenga más ventajas para el cliente que para el banco y que sea una alternativa, no la única manera de pedir y conseguir un préstamo para comprarse una casa.

En idealista/hipotecas te conseguimos la mejor hipoteca,
desde Euribor + 0,75%. servicio gratuito y sin compromiso