Información sobre vivienda y economía

Todo lo que debes recordar antes de perder la cabeza con las rebajas

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha publicado una lista de recomendaciones para recordar a los compradores que en el periodo de rebajas sus derechos son los mismos que durante el resto del año. También insiste en la necesidad de guardar el ticket, de revisar que en la etiqueta del producto aparezca el descuento aplicado y de acudir a los organismos de consumo cuando el comercio no solucione su problema.

Hace casi una semana que la mayoría de comercios dieron el pistoletazo de salida a las rebajas y la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha decidido publicar un listado de recomendaciones para que las compras low cost no se nos vayan de las manos.

La institución recuerda que, antes de perder la cabeza con los descuentos, debemos tener claro qué productos necesitamos, fijarnos bien en las etiquetas y guardar a buen recaudo los tickets de compra de cara a posibles devoluciones o reclamaciones. Pero, como insiste la OCU, sobre todo debemos tener presente que, aunque en esta época del año se recortan los precios, no se recortan los derechos de los consumidores y que, por ley, la calidad es la misma que encontramos en el resto del año.

Con el fin de que el consumidor pueda disfrutar y sacar partido a los descuentos, la institución resume algunas consideraciones generales:

1. Por ley, la calidad es la misma. El organismo recuerda que la Ley del Comercio Minorista establece que “los productos que se venden en periodo de rebajas tienen que haber formado parte de la oferta habitual de la tienda durante al menos un mes y su calidad ha de ser la misma que antes de estar de estar rebajados”.

2. Revisa la etiqueta. La organización insiste en que todos los productos rebajados, sin excepción, deben incluir en la etiqueta el precio original junto al rebajado o, al menos, el porcentaje de descuento que se le aplica, para apreciar la cuantía del ahorro.

3. Los derechos se mantienen. Aunque los precios de los bienes sean más reducidos que de costumbre, los derechos de los consumidores se mantienen idénticos a cualquier otro momento del año. Por eso, tenemos las mismas garantías si surge algún problema con la compra.

4. La factura es tu garantía. A pesar de que es un consejo muy obvio, la OCU recuerda que conservar el ticket o la factura de la compra es el salvavidas del consumidor que quiera devolver la compra o poner una reclamación.

5. La tranquilidad del sistema arbitral. Otra de las recomendaciones de la institución es elegir los establecimientos que estén adheridos al sistema arbitral de consumo para realizar las compras, ya que, en caso de desacuerdo entre comercio y cliente, “se prestarán  a resolver sus diferencias de una manera rápida y gratuita”, señala el estudio.

6. Consumo, el as en la manga. Después el consumidor no ha conseguido el respaldo esperado a través de los cauces anteriores, debe poner una reclamación ante los organismos de consumo. “Todos los establecimientos deben tener hojas de reclamación a disposición de los clientes”, argumenta.

7. Compra solo lo necesario. Uno de los consejos más habituales en periodos de rebajas es no gastar por gastar. La OCU recomienda al consumidor hacer una lista con aquellos productos o servicios que realmente necesita y no dejarse llevar por los bajos precios. “De lo contrario las rebajas pueden salir caras”, recuerda.

8. Cuidado con las ‘condiciones especiales’. Algunos comercios fijan unas condiciones especiales en época de rebajas en lo que se refiere a la aceptación del pago en tarjeta o incluso a la política de devoluciones. ¿Y qué piensa el organismo al respecto? “Estas prácticas son legales siempre y cuando se indique de forma clara. Por eso, recomendable preguntar a los responsables del establecimiento antes de realizar la compra”, explica.

9. Lee bien las condiciones. Para aquellos que necesiten financiar sus compras la OCU deja un último consejo: leer detenidamente las condiciones que le ofrezca el comercio. “Es necesario comparar la TAE (Tasa Anual Equivalente) para conocer el coste real del crédito que se solicita”, dice el organismo. No podemos olvidar que esa tasa no solo incluye el tipo de interés aplicado, sino también los gastos y las posibles comisiones a las que nos vayamos a enfrentar.