Información sobre vivienda y economía

BBVA se suma a Caixabank y cobrará desde septiembre a los ‘no clientes’ que usen sus cajeros

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

A la vuelta del verano BBVA se sumará a la corriente que inició en abril Caixabank de cobrar 2 euros a los clientes de otras entidades financieras que saquen efectivo de sus cajeros automáticos, una comisión que se añadirá a la aplicada por el emisor de la tarjeta. La OCU alerta de que por sacar 100 euros, el usuario puede llegar a pagar 6 euros en comisiones.

Era cuestión de tiempo. Caixabank fue la primera entidad financiera en abrir fuego en la batalla por cobrar comisiones por el uso de los cajeros automáticos a todos aquellos que no fueran clientes de su grupo y los expertos tenían claro que, más pronto que tarde, la competencia seguiría sus pasos. Y, efectivamente, así ha sido.

Solo tres meses después de que el banco catalán implantara la medida ya sabemos que el próximo en hacerlo será BBVA.

La segunda entidad más importante de España ha confirmado que en septiembre va a empezar a cobrar una comisión de dos euros por usar sus casi 6.000 cajeros automáticos a los titulares de tarjetas emitidas por otras entidades que no pertenezcan a su grupo (BBVA, Unnim y CatalunyaCaixa). Por tanto, llevará a cabo la misma estrategia que su rival.

No podemos olvidar que esta comisión es independiente de la que aplica el emisor de la tarjeta. Por tanto, todo aquel que pertenezca a otra entidad y necesite sacar dinero en cualquier cajero de alguno de estos bancos deberá soportar dos comisiones.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha publicado una nota informativa para volver a denunciar esta práctica, como ya hizo en abril con Caixabank, en la que asegura que “este tipo de comisiones cobradas unilateralmente por los bancos podrían ser ilegales, ya que no se atienen a la normativa europea sobre pagos transfronterizos en euros”.

¿De cuánto dinero estamos hablando?

Según la OCU, el usuario puede llegar a pagar un 6% de comisión por sacar una cantidad de 100 euros en un cajero que no pertenezca a su propia entidad. Para explicar mejor cómo funciona utiliza dos ejemplos:

1. Un cliente de Servired. Esta red es usada por varias entidades, entre ellas, Sabadell, Deutsche Bank, Caixabank y BBVA. Supongamos que el usuario en cuestión es cliente de Sabadell y quiere sacar 100 euros en un cajero de BBVA. En este caso, pagará al menos 3,2 euros en comisiones siendo cliente de la misma red: al menos 1,2 euros de comisión que le aplicará Sabadell y otros 2 euros que le quitará BBVA.

2. Un cliente de 4B o Euro6000. Si el usuario que va a sacar dinero pertenece a otra red, como 4B (usada por Banco Santander y Popular) o Euro 6000 (usada por las entidades resultantes de las cajas de ahorros, como BMN, Ibercaja o Kutxabank) la comisión será todavía mayor. En ese caso podría llegar a pagar 6 euros en concepto de comisiones: un tercio (2 euros) irán a BBVA y los otros dos (4 euros) a su banco.

“En poco tiempo, un hecho tan sencillo como sacar dinero del cajero se ha convertido en una misión complicada… o muy cara. Y es que si no escoges bien donde sacas el dinero, puedes pagar mucho”, alerta la OCU, que también recuerda que esta guerra de comisiones es todo un hándicap para clientes de bancos como ING o Evo Banco.

“Localizar un cajero que no te cobre puede convertirse en un grave problema para clientes de entidades que contaban con ofertas muy competitivas, pero que tienen una red de cajeros muy limitada como ING o EVO Banco”, añade el organismo.

¿Cómo evitarlo?

De momento, el Banco de España no se ha pronunciado sobre esta práctica, de manera que hasta que no aclare si es legal o no, el único camino a seguir es evitar el uso de los cajeros de BBVA y Caixabank a menos que el usuario sea cliente. En ese caso no tendrá que pagar esa comisión adicional.

Y si por las circunstancias se ve obligado a usar los cajeros y a pagar por ello, la OCU recomienda guardar los justificantes de pago de las comisiones. “Si finalmente el Banco de España o la Comisión Europea se pronuncian en contra de esta práctica tan perjudicial para los consumidores, podrás reclamar su devolución”, concluye.

¿Por qué la banca toma la medida?

Una de las principales metas que se ha marcado el sector financiero para el futuro es aumentar su rentabilidad, para lo que necesita irremediablemente elevar sus ingresos y reducir sus gastos.

Y es que, en un entorno donde los tipos de interés están históricamente bajos y el crédito no está fluyendo con la misma rapidez que antes del estallido de la crisis y una regulación internacional que obliga a provisionar cada año miles de millones, a la banca cada vez le cuesta más esfuerzo ser rentable.

Por eso, las entidades están aplicando comisiones (por gestión, mantenimiento de cuenta, retirada de efectivo…) a los clientes y, al menos de momento, la medida está dando sus frutos: entre enero y abril ingresaron por este concepto 2.800 millones de euros, logrando el primer repunte en ocho años