Información sobre vivienda y economía

Los hogares españoles viven al límite: la mitad aún tiene problemas para llegar a fin de mes

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

La OCU asegura que, a pesar de que la recuperación económica es palpable, las mejoras todavía no han llegado a las familias. Su último estudio calcula que un 46% de los hogares reconoce atravesar dificultades para llegar a fin de mes, mientras que un 32% se ha retrasado en el pago de los gastos habituales y más de la mitad usa habitualmente la tarjeta de crédito por no tener saldo en la cuenta bancaria.

Los expertos y los organismos llevan meses insistiendo en la misma idea: lo primero que se recupera tras una crisis es la macroeconomía y después, la microeconomía. Y eso es precisamente lo que parece estar sucediendo este año en nuestro país.

Mientras las grandes variables económicas y las cuentas de las empresas mejoran trimestre tras trimestre, la mayoría de las familias todavía están atravesando una situación financiera complicada. Ésta es la lectura que puede hacerse del último estudio realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) sobre la economía familiar.

“Desempleo, crisis, reducción o congelación de salarios, aumento de los gastos… El resultado es que en apenas cinco años la cifra de los que dicen no ganar lo suficiente para hacer frente a sus gastos del día a día se ha disparado, y ha pasado del 13% al 50%”, reconoce el organismo.

La economía ya crece a un ritmo superior al 3%, las exportaciones están en máximos históricos, los costes de financiación son cada vez más bajos… Y, aun así, una de cada dos familias asegura que no puede ahorrar ni un solo euro al mes y una de cada tres reconoce que ha tenido que retrasar el pago de los gastos del hogar por no poder abonar la deuda pendiente.

En concreto, el estudio de la OCU recopila algunas cifras especialmente llamativas. Por ejemplo, que durante el último año la mitad de los hogares ha tenido que recurrir a las tarjetas de crédito para pagar sus gastos por no tener saldo suficiente en su cuenta o que un 25% de los españoles tuvo en algún momento un descubierto en alguna de sus cuentas bancarias.

Por si fuera poco, insiste la organización, uno de cada tres hogares se ha retrasado en sus pagos habituales (hipoteca, facturas, impuestos…) al menos en una ocasión (un 6% de los encuestados están incluidos en una lista de morosos), mientras que más de una tercera parte de las familias ha acabado como mínimo un mes sin saldo en sus cuentas y una de cada cinco insiste en que sus gastos han aumentado a pesar de haber sufrido una pérdida de capacidad adquisitiva.

Según alertó la consultora de Recursos Humanos Adecco recientemente, en el conjunto de España el descenso en el poder adquisitivo medio desde junio de 2010 hasta ahora es de un 6,2%, lo que equivale a unos 110 euros mensuales y más de 1.300 euros anuales.

En términos generales, insiste la OCU, los hogares con más dificultades económicas son, por este orden, las parejas con hijos y un solo sueldo, los pensionistas que viven solos, las parejas con hijos y dos sueldos y, por último, las parejas de pensionistas y las parejas con dos sueldos y sin hijos.

Gestión deficitaria del presupuesto familiar

“Según los datos de la encuesta, gestionar las finanzas domésticas no son tarea sencilla. Planificamos poco, casi no ahorramos y el control del presupuesto es complicado”, reconoce la OCU.

Y es que debemos tener en cuenta que, aunque los españoles nos consideramos más ahorradores que derrochadores, un 46% de las familias no consigue ahorrar ni un solo euro lo largo de un año y, de los que lo logran, uno de cada diez ni siquiera es capaz de guardar 1.000 euros a lo largo de doce meses.

Además, los presupuestos que realizamos son atemporales o demasiado cortoplacistas. En tres de cada cuatro casos no se establece en base a un plazo de tiempo o se realiza, como mucho, a un mes vista, mientras que solo uno de cada diez se realiza con una antelación de un año.

Por si fuera poco, prácticamente el 90% de los encuestados afirma que controla sus ingresos y gastos consultando los movimientos de la cuenta o su saldo, mientras que un 20% reconoce que nunca o casi nunca logra cumplir su propio presupuesto y otro 60% asegura que le resulta muy complicado ajustarse a él.