Información sobre vivienda y economía

10 cosas que todos los españoles (sin importar el partido al que voten) piden a los políticos

Gtres
Gtres
Autor: Carlos Salas (colaborador de idealista news)

Si preguntasen a los españoles qué es lo que quieren asegurarse como ciudadanos, la mayoría diría lo mismo sobre estos temas: salud, educación, comunicaciones, vivienda… Haced la prueba. Entrad a un bar en cualquier parte del país y poned la oreja: la mayor parte de la gente, cuando habla de sus necesidades, dice más o menos lo mismo.

Ahora que se habla mucho de consenso y de gobernar para los ciudadanos, esto es lo que -con independencia del color político- la mayoría de los españoles pedirían a sus representantes en el Congreso de los Diputados y al próximo Gobierno (cuando lo tengamos):

Buena educación. Todos queremos una buena educación para nuestros hijos. Que los niños aprendan de verdad, que vayan contentos, que no sufran acoso y que tengan menos deberes. Que haya inglés, por favor. Y que las universidades sean más eficientes, que colaboren con empresas, que aumenten de nivel y se pongan a la altura de las mejores del mundo.

Buena salud. Es una de las cosas de las que se sienten más orgullosos los españoles sin importar el partido. Tenemos uno de los mejores y más humanos sistemas de salud del mundo. Por favor, cuídenlo. No se lo carguen.

Buenas comunicaciones. No hay duda de que los políticos lo han hecho bastante bien, quitando rotondas ridículas, aeropuertos inútiles y puentes dudosos. Cierto. Pero por favor, no paren el ritmo. Necesitamos seguir mejorando las carreteras comarcales, mantener las autopistas y autovías, y, por cierto, hacer los precios asequibles.

Buen trabajo. El paro es la mayor preocupación de los españoles. Necesitamos trabajar. ¿Es tan difícil lograrlo? ¿Hay algún partido que no se ocupe de ello? ¿Por qué no lo ponen en marcha? Pero no solo trabajar, sino hacerlo en buenas condiciones, con contratos pagados a la altura de nuestra preparación, con salarios dignos hasta para el puesto más humilde, y con garantía de que no nos van a echar a corto plazo.

Buenos precios de la vivienda. Con ‘buena vivienda’ no solo nos referimos a que cumplan con la normativa vigente. Eso lo damos por descontado. Nos referimos a los precios. Parece increíble que nos cueste más comprar una vivienda hoy que hace 50 años. Debería llevarse menos del 40% de nuestros ingresos, y poder pagarla en menos de 20 años.

Buenos servicios municipales. Recogida de basura, mantenimiento de parques, bibliotecas en todos los barrios, aparcamientos asequibles (no el latrocinio de los de Madrid)…

Buena seguridad. Que nos podamos ir de vacaciones sin miedo a que nos asalten la casa. Que incluso podamos caminar a medianoche por cualquier calle de este país, sin que nadie nos acose y nos robe. Y por supuesto que estemos libres de cualquier amenaza terrorista.

Buena cultura. Que podamos ir con nuestros hijos a cualquier espectáculo cultural sin que nos sintamos incómodos y que los precios se ajusten a nuestra realidad salarial. Que podamos ir a ver películas y espectáculos calificados de ‘todos los públicos’ y que sea para ‘todos los públicos’ de verdad. Que podamos ver una televisión entretenida y formativa.

Buenos impuestos. ¿Hay impuestos buenos? Parece una contradicción, pero ningún país funciona sin impuestos. Que sean justos y que sostengamos un tamaño racional del Estado, no un estado lleno de cargos y enchufes por doquier. Que podamos poner en marcha empresas con facilidad y que una pyme pueda sobresalir con una fiscalidad mínima.

Buenos gobernantes. Honestos, trabajadores, responsables de hasta el último céntimo, altruistas, comprensivos, dialogantes, sensatos, no fanáticos, con visión de futuro para que los hijos de nuestros hijos vivan mejor que nosotros. Y que se pongan de acuerdo para mejorar este país en las nueve anteriores peticiones.