Información sobre vivienda y economía

Cómo sobrevivir en un piso pequeño con tu pareja y tus hijos

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay
Autor: @Lucía Martín (colaborador de idealista news)

Qué bonito es el amor, y no lo decimos con sorna: pasear juntos de la mano en una tarde de otoño, irse de escapada romántica, una cena a la luz de las velas, sofá y mantita con una buena serie que ver…. Sí, el amor es bonito y saca lo mejor de nosotros, pero también hay que ponerlo en práctica: la convivencia es dura (tenías que haber puesto la lavadora, no has recogido los calcetines, no aguanto a tu madre… ¿os suenan?) y cuando llegan los niños, más. Ahora imagínate todo esto, tu pareja y dos churumbeles en un piso de apenas 60 m2… ¿Cómo encontrar espacios de pareja en unas dimensiones tan pequeñas y con enanos de por medio? Pues se puede, aunque no te lo creas, pero siguiendo unas directrices básicas.

Hablamos con un arquitecto y una sexóloga, quienes nos dan las claves para que tu amor no naufrague si tienes que vivir en un piso en el que el espacio vital es casi una necesidad…

Lo que dice el arquitecto sobre la organización de una casa pequeña es lo siguiente:

Como ya vimos en versiones anteriores, para vivir en pareja y no morir en el intento hacen falta algunos imprescindibles como tener “un cierto orden en la casa y limitación del almacenaje. Todos sabemos que en una casa con niños esto es difícil, pero no imposible. Hay que seguir insistiendo en la importancia de tener una casa limpia y ordenada. Cada cosa tiene que tener su lugar en nuestro hogar”, explica Pablo García de Atrezo Arquitectos.

Contempla que necesitas espacios para:

- Su ropa de diario y abrigos. “Ideal en armarios vistos tipo vitrinas y que de fondo no supere los 40 cm. Si las puertas son de vidrio podemos ver el interior dar sensación de amplitud en el cuarto”.

- Pijamas, ropa interior, mantas y ropa de cama. La cómoda es la madre del almacenaje. Si la parte superior sirve de cambiador mejor que mejor. No te olvides de una pequeña balda encima para poder apoyar los botes, cremas y todo lo que usas a diario para su higiene personal.

- Juguetes. Hoy día la cantidad de juguetes que acumulan nuestros hijos es excesiva. Aquí debemos empezar por hablar con nuestra familia y entorno más cercano para que se le regale de forma controlada, no sólo porque es bueno para el niño sino porque no nos cabe nada en casa. Los juguetes en cajas y por temáticas. Si se puede ver el interior, mejor, porque el niño sabrá si está ahí lo busca. No todo sus los juguetes deben estar fuera, distribuir por semana y el resto, guardado en altillos. En mini casas, los altillos son la salvación. Una buena idea es cada domingo, por ejemplo, cambiar los juguetes así no están todo fuera y amontonados.

- Carritos plegables. Cuando llegamos a nuestra mini entrada, el carro ocupa todo el espacio. Si quieres que cuando tu pareja llegue, cargada con la compra, no tropiece dando lugar a la primera pelea del día, ten el carro plegado.

- Diseño minimalista. Tan minimalista que mejor suprimir la típica mesa del café frente al sofá, más aún si es de vidrio y con esquinas. Puedes estar los primeros años tomando café con una bandeja y dejar ese espacio de juego para un pequeño.

- Casas con paredes blancas. Nada de colores porque acabarán sucias cada dos por tres y el único color que más o menos se iguala sin pintarlo todo de nuevo es el blanco.

- Armarios por todos lados. Esto se mantiene porque es el corazón de la casa. Lo más importante es tener armarios, pero ordenados. Destina cajones, baldas o estanterías a documentación en general (de la casa, médicos, facturas, recibos...), zona digital para guardar móviles usados, tarjetas, cargadores, cables hdmi, ordenador portátil, pilas usadas y nuevas...; medicamentos; mochilas, maletas, bolsas...; libros y revistas, aunque si puedes tener todo digitalizado mejor que mejor; vitrinas de copas, vajillas...; ropa de cama, plumas, toallas...

Lo ideal es ir destinando espacios y armarios por temáticas.

- Muebles acordes al lugar. Con la entrada del nuevo bebé tendremos que acondicionar su cuarto y de nuevo es fundamental que las dimensiones sean acordes a la habitación. Muebles los mínimos posible, si son plegables mejor que mejor. Disponer de una zona con pocos juguetes a la vista y siempre ordenados, esto ayudará a saber que en su mini casa el orden es la paz familiar.

- Cuarto del menaje. Con los niños es imprescindible destinar un lugar al menaje. Si no hay espacio para una habitación, tiene que ser un armario o parte de él. En el mismo deben estar la plancha, productos de planchado y la ropa pendiente. Con  tres baldas de un armario de 35 cm de fondo podemos tener una zona de menaje organizada.

En definitiva: ”Un mini piso con niños es posible y también tiene sus virtudes. Todo se recoge más rápido. Pero es muy importante intentar lo imprescindible. Todo lo susceptible de digitalizar, que se digitalice, controlar el almacenaje y sacar solo los juguetes por tandas, además, esto le motiva a jugar más con ellos. El orden es la base de todo y si algo sale de un lugar debe de volver al mismo. Cuando haga falta sacar más espacio se busca y si no se encuentra, algo debe salir de la casa. Todos hemos jugado al tetris de pequeños, juguemos también de mayores”, finaliza García.

Y, ¿cuáles son los consejos de la psicóloga y sexóloga Raquel Graña para convivir en armonía con tu pareja y tus hijos cuando el espacio es pequeño? Las relaciones de pareja se pueden “resentir” (y de hecho se resienten) cuando los churumbeles hacen su aparición, máxime si el espacio que nos toca compartir es pequeño. ¿Qué hacer? Ahí van unos consejos:

- “Aprovechad los momentos de siesta cuando los niños son pequeños. Si el bebé duerme en la habitación podéis dejarle el monitor e iros al salón o al baño a mantener relaciones. Recordad que el lugar es lo de menos, lo importante es la compañía y cuidar la intimidad en pareja”, explica Graña.

- Por las noches, cuando los pequeños se vayan a dormir, dedicaos tiempo a vosotros en la habitación (si os quedan ánimos y fuerzas). “Podéis añadir un cerrojo interior, un pestillo. De esta forma, ellos no podrán abrir la habitación y pillaros "in fraganti". Os dará tranquilidad y os sentiréis mucho mejor”.

- “Practicad el "fujitsu", las relaciones silenciosas. Si os gusta mucho expresaros ahora podréis seguir haciéndolo, pero a otro nivel. Ya no vivís solos, por lo que las exclamaciones deberán ser más bajitas y controladas”.

- ¡Momento actividades extraescolares! Aprovechad el momento de las actividades por la tarde. Cualquier momento es bueno. 

- Hablad con amigos que tengan hijos de la misma edad y turnaros. Una vez al mes durante el fin de semana harán una "acampada" todos los niños juntos en el salón. El próximo mes, le tocará a la otra pareja. Así tendréis más horas para estar juntos y libres.