Información sobre vivienda y economía

¿Hay una oculta conspiración contra Rusia para estrangularla con los precios del petróleo?

Gtres
Gtres
Autor: Carlos Salas (colaborador de idealista news)

La caída del barril de petróleo ha sido tan acusada que Rusia ha sufrido el desplome del rublo y se ha quedado sin dinero. Se habla incluso de que el país de Putin podría sumirse en la suspensión de pagos, como sucedió en 1998… y las teorías de la conspiración no han tardado en salir a la palestra. Pero, ¿Hay de verdad una conspiración?

Veamos primero la teoría racional: el precio medio del barril de petróleo durante el primer semestre del año se ha mantenido por encima de los 100 dólares. Pero, a partir de junio, el barril se derrumbó y hoy está por debajo de los 60 dólares. Una caída del 40%.

Robert Burgess, jefe economista de Deutsche Bank en Londres, afirmaba a la cadena alemana Deutsche Welle que es el típico caso de desbalance entre oferta y demanda. Es decir, grandes países consumidores de petróleo como Francia e Italia están sufriendo una contracción económica. Alemania y China siguen creciendo, aunque lo hacen a un ritmo menor. Esto es, consumen menos petróleo.

Además, Estados Unidos ha conseguido algo que parecía increíble hace años: extraer las reservas de gas y de crudo de zonas difíciles del subsuelo mediante la inyección a altas presiones de agua mezclada con productos químicos. Es el ‘fracking’.

Y, por si no fuera suficiente, Libia, un país literalmente en estado de guerra civil, ha podido aumentar la producción de petróleo. Encima el avance del estado islámico está abaratando el precio porque los radicales toman pozos en Irak y Siria, y lo venden a precios de saldo.

Eso ha causado un gran agujero a Rusia, uno de los mayores productores mundiales de crudo. El 45% de sus gastos estatales se financian con la venta de petróleo y gas, por lo que Putin necesita que el precio no baje de 70 dólares para mantenerse en positivo, según un informe de Deustche Bank Research.

Pero, ahora está a menos de 60 dólares. La presidenta del banco central de Rusia dijo que si se mantenía mucho tiempo ese precio del barril, la economía del país decrecería un 4,7%

Inmediatamente, comenzó a escapar la inversión extranjera, el rublo empezó a depreciarse. Y lo peor de todo es que, a pesar de que el banco central subió los tipos de interés hasta el 17%, el rublo no se ha recuperado.

Gtres
Gtres

Explotación petrolífera en Arabia Saudí.

 

La tormenta perfecta

Y aquí es donde empiezan las teorías de la conspiración. La más asentada afirma que es todo esto una maniobra de los EEUU, compinchado con Arabia Saudita, para castigar a Rusia por desestabilizar a Ucrania y por tomar la península de Crimea.

Es lo que sostiene el Instituto Ruso de Asuntos Estratégicos en un reciente informe. Para añadir más leña al fuego, Nikolai Patrushev, director del Consejo de Seguridad Nacional de Rusia, dijo en una entrevista a la publicación ‘Rossiyskaya Gaseta’, que hace 30 años Estados Unidos también estuvo detrás la caída de los precios del crudo para provocar el derrumbe de la Unión Soviética.

¿Cuál es el papel de Arabia Saudí? En octubre pasado, cuando el barril estaba en caída libre, el gobierno saudí no redujo la producción sino que la aumentó ligeramente. Es lo peor que podía hacer porque el precio siguió cayendo. El gobierno venezolano presionó en la última cumbre de la OPEP a Arabia Saudí para que redujera su producción. Los árabes no se dieron por enterados.

Pero, ¿No se está dando un tiro en su propio pie arabia saudí al no contener la caída de los precios? Su presupuesto nacional es sostenible con un barril por encima de los 99 dólares.

A los actuales precios entraría en quiebra, dicen los analistas. ¿Por qué no reduce la producción? La explicación de esta aparente contradicción está en las inmensas reservas del reino alauita. Tiene nada menos que 450.000 millones de dólares guardadas en el subsuelo. Puede aguantar.

Gtres
Gtres
 

El nuevo 'eje del mal'

Otro argumento que sostendría la idea de la conspiración americana es que en esta jugada, sus grandes enemigos están cayendo como piezas de dominó. Venezuela está literalmente estrangulada. El 90% de los ingresos estatales proceden del petróleo. Maduro necesita tener el petróleo a 162 dólares por barril para sostener una economía con un gigantesco sector público que subvenciona casi todo. 

El otro enemigo de EEUU es Irán, quien solo puede sostener sus cuentas con un barril a 125 dólares, según informaba la cadena alemana Deutsche Welle basándose en informes del Instituto Alemán para Asuntos Internacionales y de Seguridad. ¿Por qué necesita un barril tan caro? Porque Irán está sufriendo un boicot promovido por EEUU debido a sus planes de desarrollo nuclear. Estos planes cuestan mucho dinero, por más que lo niegue el gobierno iraní. 

Para asentar la teoría de la conspiración, el ministro iraní del petróleo Bijan Zanganeh acusó directamente a su enemigo en la zona, Arabia Saudí, de estar detrás de todo. De ser vedad, entonces se cerraría el círculo. 

En resumen: según la teoría de la conspiración, alguien con mucha cabeza en EEUU se dio cuenta este año de que estaba confluyendo una tormenta perfecta sobre sus grandes enemigos: Rusia, Irán y Venezuela. Solo necesitaba la colaboración de Arabia Saudí para hacer caer más de la cuenta los precios del petróleo. Y, desde luego, no había que esforzarse mucho para convencer a los árabes, quienes vieron que con ello podían estrangular a sus enemigos iraníes. ¡Bingo!

¿Bingo? ¿Funcionan así los mercados del petróleo? A muchos les parecerá una novela de Tom Clancy. Puede ser pero, como dicen los italianos, “si no es verdad, lo parece”.