Información sobre vivienda y economía

Bank of America: la inestabilidad política en España pasará factura a la confianza y la economía

Autor: Redacción

El banco de inversión Bank of America Merrill Lynch ha revisado a la baja las previsiones de crecimiento de España para este año y el próximo, como consecuencia del impacto que pueden tener en la confianza las elecciones catalanas y las generales. Asegura que el mercado mira con mejores ojos un pacto entre PP y Ciudadanos que entre PSOE y Podemos.

España vivirá una recta final de año de alto voltaje como consecuencia de las citas políticas. Y según Bank of America Merrill Lynch las citas en las urnas tendrán efectos negativos tanto en la confianza de los inversores como en la propia economía.

La firma estadounidense ha decido revisar a la baja sus previsiones ante el impacto potencial que puede tener la situación política en los próximos meses, aunque todavía nos confiere una expansión considerable. Calcula que este año el PIB doméstico avanzará un 3,2% (una décima menos de lo que esperaba hasta ahora) y que en 2016 repuntará otro 2,6%.

"La principal fuente de riesgo a la baja es el potencial impacto en la confianza de la evolución de los acontecimientos políticos venideros, particularmente en una economía que es aún muy dependiente de la financiación externa. Esperamos que la incertidumbre política pese ligeramente en la confianza en 2016 a raíz de lo que esperamos que sea un Parlamento muy fragmentado, lo que podría generar un entorno difícil y volátil para la aplicación de políticas", advierten los analistas del banco.

Para ellos, la economía española se enfrenta a tres desafíos fundamentales: la necesidad de seguir realizando reformas estructurales y fiscales, el descontento de la población con las instituciones y los retos regionales, entre los que destaca la situación de Cataluña.

La visión del banco también la comparte el Ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, quien ha asegurado que el mayor riesgo de la recuperación económica de España es la política nacional y que tras las elecciones generales de diciembre se produzca un frenazo en el ritmo de las reformas.

De momento, al menos, la tensión política ya se está reflejando en los mercados ante la cercanía de las elecciones catalanas del 27 de septiembre. Y es que la prima de riesgo de España se está ampliando sobre la italiana hasta situarse en máximos desde 2013. Algunas casas de análisis, de hecho, no descartan fuertes subidas en los bonos españoles durante las próximas semanas.

PP-Ciudadanos, el pacto mejor visto por el mercado

Los analistas de BofA Merrill Lynch también aseguran una coalición de Gobierno de centro izquierda probablemente cause preocupación en los mercados por las políticas económicas que pudieran acometerse, mientras que, si bien una coalición de centro derecha podría ser percibida como más "amigable con el mercado", podría conllevar una escalada de la crisis catalana.

De este modo, la entidad subraya que, ante lo improbable de una coalición entre PP y PSOE, será complicado contar con un Gobierno con la fuerza necesaria para acometer las reformas estructurales y fiscales que requiere la economía española para resolver sus vulnerabilidades pendientes.