Información sobre vivienda y economía

La socimi Vitruvio ganará este año menos de la mitad de lo previsto por el ‘efecto covid’

Edificio de Vitruvio en la calle Ayala (Madrid) / Vitruvio
Edificio de Vitruvio en la calle Ayala (Madrid) / Vitruvio
Autor: Redacción

La crisis del covid-19 ha obligado a las empresas a revisar sus planes de negocio para ajustarlos a la nueva realidad. Y en el mundo inmobiliario son muchas las que están actualizando sus previsiones.

Una de ellas es la socimi Vitruvio, que ha analizado el impacto que ha tenido el coronavirus en su cartera y en su estrategia y ha actualizado las previsiones que manejaba a finales del año pasado para el conjunto de 2020.

En términos generales, el vehículo de inversión liderado por Joaquín López-Chicheri prevé una caída de dos dígitos tanto de la facturación como de los beneficios, afectados por las medidas que se ha visto obligado a tomar en los últimos meses. Y es que, si en noviembre de 2019 esperaba ingresar 8,34 millones de euros en el conjunto de este ejercicio, ahora ve sus ventas alrededor de los 7 millones; esto es, un 15,7% por debajo.

En el caso de los beneficios el descenso es muy superior: ha pasado de prever unas ganancias netas de 2,7 millones de euros a situarlas en torno a 1,27 millones. Por tanto, prevé ganar en 2020 un 53% menos de lo que pronosticaba a finales del año pasado. Y en estas cifras no se tiene en cuenta la posible caída de valoración de los activos.

Para explicar estas cifras, la compañía resume varios factores: por ejemplo, la caída de la ocupación de los inmuebles que tiene en cartera que cifra en un 5% y a la que se suma la salida de Abanca de tres activos (Bilbao, Salamanca y Zamora). La pérdida de inquilinos ha afectado principalmente al uso comercial, donde tiene libres el 11% de los activos. En residencial la desocupación es del 2%, mientras que los inmuebles logísticos y de oficinas la ocupación es del 100%.

A la pérdida de inquilinos se suman las renegociaciones de las rentas (aplazamientos y bonificaciones) para mantener una ocupación elevada. Según detalla la compañía, “un total de 66 de los 221 inquilinos que Vitruvio tiene en cartera a cierre de junio han solicitado renegociar su contrato desde el inicio de la crisis. Esos 66 inquilinos representan el 64% de las rentas totales contratadas”.

La mayor parte de las solicitudes de renegociación han sido de arrendatarios de inmuebles de uso terciario, que son precisamente los que más rentas aportan. De momento, ha cerrado 57 acuerdos y se encuentra en conversaciones con los demás inquilinos que han pedido un cambio en las condiciones de los contratos vía rentas.

Por otro lado, la socimi contaba con vender algunos activos no estratégicos a lo largo de este año, operaciones que sin embargo se han visto paralizadas “al considerar que su precio no se optimizaría en este entorno”, asegura. Su intención de posponer a 2021 cualquier desinversión y vincula a esta situación la pérdida de ingresos extraordinarios.

A pesar de todo, la compañía se compromete a pagar dividendo a sus accionistas y asegura que su nivel de endeudamiento no superará este año el 35% incluso en el escenario más pesimista (que supondría un desplome del 20% de la valoración de su portfolio). Así, la socimi asegura que está en condiciones de “resistir bien una recesión económica muy profunda y especialmente dañina para la economía española”, aunque reconoce que una segunda oleada del virus que conllevara otro cierre forzoso de los establecimientos y empresas inquilinas de sus inmuebles y que pudiera aumentar más el paro, tendría efectos en su cartera e impactaría en las nuevas previsiones que maneja para sus cuentas de 2020.