Información sobre vivienda y economía

Los grandes fondos de inversión se lanzan a por los centros de datos

rittaltic.es
rittaltic.es
Autor: Redacción

Blackstone, Aquila capital, Goldman Sachs y GIC han centrado su atención en un activo inmobiliario que hasta hace bien poco era un gran desconocido: los centros de datos. Todos estos fondos de inversión y algunos otros como Orion o Nuveen han comenzado a otear el mercado español en buscar de nuevas operaciones, según informa El Economista.

El que suena con más fuerza para aterrizar en este mercado es Blackstone. De hecho, la compañía ya estaría estudiando activos y ubicaciones dentro de nuestras fronteras, porque los suelos además de estar bien ubicados también deben de contar con una gran conectividad.

Por su parte, Aquila Capital ya ha dado los primeros pasos en este sector, pero en Noruega, donde ya han anunciado la construcción de un centro de datos sostenible y energéticamente eficiente. "Dada nuestra gran presencia en España y el éxito que hemos logrado en los segmentos de vivienda y logística, también estamos observando el mercado de centros de datos y vemos el potencial que tiene este sector", afirma al medio económico Von Hessen, head of data center investments de Aquila Capital. “Vemos mucho movimiento en Madrid y creemos que puede convertirse en uno de los principales mercados europeos de centros de datos en los próximos años”, añade.

Otro gigante como Goldman Sachs, que ha contratado a un equipo de gestión especializado en este tipo de activos y le otorgó 500 millones de dólares para unirse al auge de este sector. Su objetivo pasa por construir y comprar centros de datos en América del Norte, Europa, Asia Pacífico y América Latina por volumen de 1.500 millones.

El fondo soberano de Singapur, GIC sí que ha conseguido entrar ya en el mercado de los data center en España, a través de una alianza con Equinix. En concreto, el fondo selló en 2019 una joint venture con la compañía global de interconexión y centros de datos con un valor de 1.000 millones de dólares para desarrollar y operar data centers en Europa. Ahora, las dos compañías buscan expandir más su marca por España.