Información sobre vivienda y economía

Las 4 preguntas que te ayudarán a saber si vives para trabajar o trabajas para vivir

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

‘¿Vivo para trabajar o trabajo para vivir?’ Esta es una pregunta que casi todo el mundo se hace al menos una vez en la vida. El trabajo ocupa al menos un tercio de nuestro tiempo y no nos podemos permitir semejante inversión sin preguntarnos el ‘por qué’. 

Lo cierto es que muchas personas sueñan con ser lo suficientemente ricos como para dejar su empleo, de lo que se deduce que el trabajo es una carga para la mayoría. Por desgracia, son muy pocos los trabajadores que van a la oficina con una sonrisa. Y, si no, basta con que te fijes en las caras de la gente que va camino del trabajo en el autobús, el tren, el metro…

¿Alguna vez te lo has planteado? ¿Merece la pena ir estresado o con malestar al lugar donde pasas un tercio de tu vida? ¿Tiene sentido? Estas son las cuatro preguntas que debes hacerte para saber si vives para trabajar o trabajas para vivir:

1.- ¿Qué haces el fin de semana?

La forma en que inviertas el tiempo libre puede indicar el impacto que tiene el trabajo en tu vida. Las personas que ‘trabajan para vivir’ son a menudo son muy conscientes del valor de cada hora de su trabajo. Antes de gastar en una compra saben exactamente cuántas horas de trabajo se están gastando en ella. Por otro lado, las personas que ‘viven para trabajar’ a menudo tienen más dificultades para gastar dinero, ya sea porque no tienen tiempo libre o simplemente tienen tantas preocupaciones en la cabeza que no son capaces de hacerlo. 

2.- ¿Cómo te enfrentas a una discusión profesional? 

El trabajo siempre crea tensión. Muchas horas junto a las mismas personas, compañeros que no has elegido y junto a los que tomas decisiones que implican gran cantidad de estrés. Hay una cierta tendencia a considerar una crítica profesional como un ataque personal, pero en realidad debe ser visto como una oportunidad para mejorar métodos de trabajo. Tomando las discusiones profesionales como algo personales no se logra el éxito en el ámbito laboral. Si desea que el trabajo sea realmente un medio para ‘una vida mejor’, entonces no dejes que los críticos acaben con tu energía y tu espíritu. 

3.- ¿Buscas equilibrio entre lo profesional y lo personal? 

Un concepto básico es la conciliación laboral. Lo que esta teoría dice es que hay que encontrar el equilibrio entre la vida profesional y la vida personal. La ambición debe estar en equilibrio con factores como la salud, la familia, el desarrollo espiritual o el ocio, entre otros. Esto no significa que no se pueda buscar más formación profesional fuera de las horas de trabajo. Sin embargo, debes ser capaz de evaluar el tiempo le dedicas a tu formación durante el tiempo que dedicas a tu vida personal. Poner ambos mundos, el laboral y el familiar, en una balanza te ayudará a darte cuenta de si eres de los que ‘trabajan para vivir’ o ‘viven para trabajar’. 

4.- ¿Dejas que los  problemas profesionales te afecten en la relación con tu familia? 

Nadie puede vivir la vida de manera compartimentada: los problemas en el hogar influyen en el trabajo, y viceversa. Es normal. Lo importante es la importancia que les das. ¿Cuál es tu prioridad: la familia o en el trabajo? Es fácil aceptar que los problemas con los niños no deben interferir con el trabajo diario, pero entonces ¿Por qué los problemas del trabajo interfieren con la vida familiar tan a menudo? Hablar en familia de los retos profesionales es muy importante, pero las tensiones, irritaciones, ansiedades, miedos, nervios y todos los demás factores de estrés deben quedarse en la puerta de casa para que la familia sea un punto de equilibrio.

Artículo escrito por João Raposo, socio del Instituto de Finanzas Personales Reorganiza con Sentido para idealista / news