Información sobre vivienda y economía

La mitad de los ocupados ve posible cambiar de trabajo antes del próximo verano

Autor: Redacción

Los expertos llevan meses asegurando que el mercado laboral español se está moviendo. Y empiezan a salir a luz algunos estudios que les dan la razón.

El último informe que ha publicado la consultora de Recursos Humanos Randstad, al menos, asegura que actualmente hay más de 8 millones de trabajadores en España convencidos de que pueden cambiar de empleo en un plazo máximo de seis meses.

Esto significa que prácticamente la mitad de los asalariados de nuestro país (un 47% para ser más exactos) tiene expectativas de encontrar un nuevo puesto profesional a corto plazo. El año pasado por estas fechas, dice el informe, el porcentaje rondaba el 41%, mientras que a mediados del presente ejercicio ya estaba en el 44%.

“La cifra registrada en el tercer trimestre es la más alta de la serie histórica (que empezó hace siete trimestres) gracias a que el aumento de oportunidades laborales y la reactivación económica han generado mayor optimismo entre los trabajadores españoles. Actualmente casi la mitad de los empleados cree que podría acceder a un nuevo empleo en un plazo máximo de seis meses”, asegura Randstad.

Expectativas de encontrar un nuevo empleo - gráfico

Por su parte, Antonio Robles Garcia, responsable de selección de HR Consulting, recuerda que el ciclo de vida profesional de una persona en la empresa  esta entorno a los 4 o 5 años que es el momento en el que la curva de aprendizaje y de motivación coinciden, la primera frenando su crecimiento y creando una línea estacional y la segunda en proceso de claro descenso.  

“Es ese momento donde el trabajador ya no va aprender mucho más por lo que la empresa o el puesto comienza a no aportarle y desciende su motivación y le lleva a pensar en un cambio. Llevamos ocho años de crisis y, por tanto, ya han pasado dos ciclos de esta situación pero la gente por miedo y por la escases de oportunidades no se han movido pero están deseando hacerlo. Si a esto le sumamos que las empresas están empezando a dimensionar nuevos proyectos ante el crecimiento de las expectativas de consumo (lo que conlleva nuevas oportunidades), hace que percibamos un mercado laboral incandescente e ilusionante ante las nuevas oportunidades que llevará a un incremento de la rotación en las empresas, lo que no siempre tiene que ir de la mano de una subida de la población activa”, explica.

El perfil del cambio

La consultora también asegura que el perfil de empleado que me muestra confiado en poder cambiar de empleo es un varón con estudios superiores. Y es que el 53% de esos más de 8 millones de personas son hombres, frente al 40% femenino.

Por nivel educativo, el segmento más optimista es el formado con los asalariados con estudios superiores, que representan la mitad de los casos. En cambio, las expectativas de encontrar empleo con estudios secundarios se reduce hasta el 42% y hasta el 39% en el de los primarios.

“El análisis concluye que a mayor nivel formativo, mayor optimismo muestran los trabajadores. El actual mercado laboral demanda cada vez más perfiles especializados para los que se requiere un mayor nivel formativo. Esto se ha traducido en un incremento de la confianza de este colectivo. Aun así, todos los segmentos han experimentado incrementos respecto a hace un año: los trabajadores con educación secundaria son los que han registrado mayor crecimiento (5 puntos porcentuales), seguidos de los que han cursado educación primaria (4 puntos) y de los que poseen educación superior (2 enteros)”, explica la firma.

Alimentación y TIC, los sectores de referencia

Según el informe, los empleados del sector de alimentación y los de las tecnologías de la información son los que muestran mayor optimismo. En ambos casos, tres de cada cuatro profesionales consideran que podrían encontrar un nuevo puesto de trabajo (por tanto, rondan el 75%).

Otras profesiones optimistas en lo que se refiere a encontrar un nuevo empleo en un plazo de seis meses son química y hostelería, con porcentajes cercanos al 65% (es decir, la proporción en estos sectores es de dos de cada tres asalariados). Por encima del 50% también se encuentran las finanzas, la comunicación, la automoción y la energía, mientras que por debajo de dicha barrera aunque por encima de la media nacional se encuentra el sector manufacturero.

Entre las profesiones con menos perspectivas de cambio están la distribución (46%), la educación (41%), la construcción (39%), el transporte (37%) y la sanidad (29%), donde ni siquiera uno de cada tres empleados se ven capaces de renovar su puesto de trabajo antes de que llegue el próximo verano.