Información sobre vivienda y economía

La Generalitat vende inmuebles a Barcelona por 40 millones para financiar las obras del metro

Ada Colau y Oriol Junqueras firman acuerdo para financiar la línea 10 de metro. Fuente: Ajuntament de Barcelona
Ada Colau y Oriol Junqueras firman acuerdo para financiar la línea 10 de metro. Fuente: Ajuntament de Barcelona

La línea 10 del Metro de Barcelona avanzará dos paradas más. Al menos, eso es lo que se pretende con el acuerdo que ayer firmó Generalitat y Ayuntamiento de la Ciudad Condal, un pacto con doble vertiente: el Consistorio comprará inmuebles del gobierno catalán, valorados en 40 millones de euros, para destinarlos a vivienda social y, a su vez, le permitirá a la Generalitat destinar ese reembolso a pagar las obras de dos nuevas estaciones de la línea L10 Sur, las futuras Foneria y Foc Cisell.

El convenio firmado por el conseller de Economía, Oriol Junqueras, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, como representantes de las dos administraciones, se remite a un acuerdo iniciado en febrero entre Colau y el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. Ambas partes se comprometieron a participar en la financiación de esta infraestructura de la capital catalana que se arrastraba desde hace años.

Gracias a este acuerdo, el Ayuntamiento de Barcelona será el nuevo propietario de un edificio en el centro histórico de la ciudad, en la calle Avinyó, 23 (Ciutat Vella), la antigua Llotja, que esperan darle un uso vecinal, y también será dueño de una parte de las antiguas cocheras de Borbón, donde construirán una guardería pública. 

Aparte, el Ayuntamiento también será el titular de otros elementos patrimoniales de gran interés para la ciudad: cinco solares ubicados en la Gran Via, entre los números 181 y 247 de la avenida, que se traducen en 23.700 m2 que destinarán en vivienda social y equipamientos deportivos, y dos naves, una de ellas en Can Batlló de 3.637 m2, que también será para ampliar el parque de pisos públicos.

Un Metro para más de 70.000 personas

Con los 40 millones de euros (40.020.614 euros) que ingresará la Generalitat gracias a la venta de sus inmuebles, se pondrá en funcionamiento una línea que dará servicio a más de 70.000 personas. La zona es una de las más pobladas de la ciudad, los barrios de La Marina del Port y la Marina del Prat Vermell. El nuevo tramo del Metro se ampliará en algo más de 6 km para comunicar Barcelona y L'Hospitalet de Llobregat hasta la Zona Franca y, además, conectará a los vecinos con las líneas L1 (línea roja), L3 (línea verde) y L5 (línea azul) y, a la vez, una conexión directa con el aeropuerto de Barcelona.

La Zona Franca, donde se construirán estas dos nuevas paradas de Metro, pertenece al distrito de Sants Montjuïc. Es una de los accesos de la ciudad, dispone de un parque logístico, una importante actividad industrial (era la ubicación de la antigua sede de SEAT) y de un tiempo a esta parte se ha potenciado la zona para atraer a muchas empresas para ubicar ahí sus oficinas. Carecía de una red de transportes que cumpliera con las necesidades de su crecimiento, su oferta de servicios y actividades y, en este sentido, mejorarán el acceso y la movilidad en ese espacio de la ciudad.