Información sobre vivienda y economía

El fondo Shaftesbury dará vida a un edificio fantasma de Barcelona levantando viviendas de lujo

Autor: Redacción

Después de casi diez años, las obras del gigantesco edificio a medio construir del número 0 de la Diagonal de Barcelona se retomarán para darle una salida. En 2015, el fondo Shaftesbury pagó 45 millones a su anterior dueño, la promotora Espais, con la intención de retomar las obras y convertirlo en un bloque de viviendas de lujo. El gobierno municipal acordó en la comisión de la semana pasada que concederá las licencias para cambiar el uso de oficinas, con el que se edificó, a vivienda y hacer 89 pisos de lujo.

El edificio pertenecía a la promotora Espais, en el cruce de las calles Taulat y Rambla de Prim, con la intención de levantar un macroproyecto residencial en la zona de Diagonal Mar, pero con el estallido de la crisis inmobiliaria, el proyecto quedó paralizado y durante todos estos años solo hubo el esqueleto de lo que sería un gran edificio. No había empresa privada que pudiera asumir el coste del proyecto, tampoco la Generalitat, que llegó a contemplar la posibilidad de adquirirlo que, finalmente, no firmó en último momento.

Y desde entonces, 2009, hasta el año pasado, nadie dio salida al inmueble hasta que un fondo inglés, Shaftesbury, lo compró siguiendo su apetito inversor en el mercado español. Pagó 45 millones a Espais, pero como sus planes eran convertir el edificio en un bloque de vivienas de lujo, invirtió 25 millones de euros más para acabar la construcción que quedó a medias y sumar altura y superficie al inmueble: casi 30.000m2 distribuidos en 89 pisos, dos locales 155 plazas de garaje y 80 trasteros.

El fondo inglés ya ha anunciado en su página web el proyecto, denominado como Diagonal 0, con una estética de líneas redondeadas en rojo y blanco. También, muestra las espectaculares viviendas que dispondrá en la parte alta del edificio: unos dúplex con grandes ventanales.

Según ha informado a El País, la firma dice no tener constancia de la concesión de la licencia y se han mantenido al margen, así, de hacer declaraciones. El ejecutivo municipal, por su parte, subraya que la concesión no supone ningún cambio en el ordenamiento urbanístico, aunque sí distribuye los dos volúmenes actuales en uno solo. Para el consistorio, la licencia se ajusta a la normativa. Aun así, han pedido al promotor "ajustes en diversos parámetros vinculados a la ejecución del proyecto", ya que Shaftesbury pidió inicialmente levantar plantas hasta superar los 100 metros de altura.