Información sobre vivienda y economía

La vivienda del futuro para los arquitectos Alonso y Balaguer: casas modulares que mejoren la calidad de vida

Los propietarios dispondrán de paneles prefabricados que se ensamblen con facilidad y permitan construir paredes, hacer y deshacer habitaciones

Campus de Iberdrola, en San Agustín de Guadalix (Madrid) / ABBA/ARUP/BOARQ/Iberdrola
Campus de Iberdrola, en San Agustín de Guadalix (Madrid) / ABBA/ARUP/BOARQ/Iberdrola
Autor: Redacción

La construcción flexible, que permita cambiar el interior de una vivienda según las necesidades de cada momento, es una de las visiones del futuro de los hogares que comparte el estudio de arquitectura Alonso y Balaguer. Uno de sus socios, Luis Alonso, afirma que los “propietarios dispondrán de paneles prefabricados que se ensamblen con facilidad y permitan construir paredes, hacer y deshacer habitaciones”. El estudio ya diseña dos edificios modulares en Barcelona y Andorra.

El estudio de Alonso y Balaguer, autor de edificios como la reforma de la Plaza de toros de Las Arenas, o del Hesperia Tower, ambos en Barcelona, pretende extender el concepto de flexibilidad que ya adaptó en estos edificios a la construcción de viviendas. “Después del confinamiento, las cosas van a cambiar en el mundo de la arquitectura, las personas quieren tener todo cerca, que su finca les ofrezca servicios para dar la mayor comodidad y bienestar” destaca el arquitecto Luis Alonso a La Vanguardia.

El nuevo concepto de casas flexibles o modulares es cada vez más fuerte entre los arquitectos y diseñadores, donde el futuro pasa por mejorar la calidad de vida. “Los propietarios dispondrán de paneles prefabricados que se ensamblen con facilidad y permitan construir paredes, hacer y deshacer habitaciones. Las casas contarán con zócalos técnicos para que haya enchufes en cualquier lugar de la casa.

Pero este objetivo de trabajar con los edificios como si fueran un Lego no se circunscribe a las viviendas. Oficinas, locales o centro logísticos también aspiran a desarrollarse con proyecto modulares, más sostenibles, y adaptables a cada situación del momento.

Alonso y Balaguer ya diseñan dos nuevos edificios en Barcelona y Andorra, bajo este concepto de flexibilidad. Un ejemplo de ello es el campus de Iberdrola en San Agustín de Guadalix, en Madrid, una pequeña ciudad que cuenta con hotel, talleres, restaurantes o aulas de formación.