Información sobre vivienda y economía

El fin de la moratoria que exime de computar pérdidas por depreciación de activos amenaza de nuevo a las inmobiliarias

Gtres
Gtres
Autor: @efonseca

Cuando parecía que las aguas se habían calmado para el sector inmobiliario, una “nueva” amenaza pesa sobre las compañías del negocio. El próximo sábado vence la moratoria contable que exime a las inmobiliarias de contabilizar las pérdidas que proceden de la depreciación de sus activos. Este “salvavidas” se estableció en 2008 y desde entonces los sucesivos gobiernos la han prorrogado hasta en cuatro ocasiones. Está por ver qué ocurrirá en 2015.

El próximo sábado se cumple un año desde la entrada en vigor del real decreto-ley 4/2014, de 7 de marzo. Con esta norma, el Ejecutivo renovó - una vez más - una moratoria contable que permite que las inmobiliarias no tengan que reforzar su capital por aquellas las pérdidas generadas por la depreciación de sus activos. De no existir este “paréntesis” legal, muchas firmas del sector entrarían en causa de disolución.

En la terminología contable, una compañía entra en causa de disolución cuando su patrimonio neto se sitúa por debajo de la mitad de su capital social. En otras palabras, cuando la diferencia entre el valor de los activos y las deudas de una empresa es inferior a la mitad del dinero aportado por sus socios. Si esto ocurre, la compañía debe en principio disolverse, tal y como recoge el artículo 363 de la ley de sociedades de capital, o buscar alternativas para equilibrar sus cuentas.

Es decir, que desde 2008 las inmobiliarias cuentan con esta especie de “salvavidas” que les permite aguantar en cierta medida los envites del pinchazo de la burbuja. En aquel año, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero aprobó inicialmente esa moratoria con un plazo de vigencia de dos años. Así se estableció que las compañías no tendrían que contabilizar las pérdidas “que se derivan del deterioro del inmovilizado material, las inversiones inmobiliarias y las existencias”.

Sin embargo, la  crudeza de la crisis ha motivado que ese "balón de oxígeno" haya tenido que prorrogarse hasta en cuatro ocasiones. Una con el partido socialista en el poder y otras tres, ya con el partido popular. La primera del gobierno de Rajoy fue en febrero de 2012 cuando concedió doce meses más de gracia con el decreto-ley 2/2012 de saneamiento del sector financiero. La fecha de caducidad de esa tercera prórroga era el 4 febrero de 2013. Pero el año pasado se volvió a dar un año más de gracia a las inmobiliarias con el real decreto-ley 4/2014, de 7 de marzo.

¿Qué pasará en 2015?

No está claro que ocurrirá con la moratoria este año. idealista News se ha puesto en contacto con el Ministerio de Economía para conocer qué decisión adoptará el Ejecutivo sin que se haya obtenido una respuesta al cierre de este artículo.

No obstante, el subsecretario de economía, Miguel Temboury, aseguró hace algunos meses que 2014 sería el último ejercicio en el que la moratoria estaría vigente. Sin embargo, no hay que olvidar que el gobierno lanzó la misma advertencia en 2013 y al final, terminó prorrogándola otro año más.