Información sobre vivienda y economía

Las claves para comprender los resultados de Sareb

Autor: Redacción

La sociedad creada por el Gobierno en 2012 para gestionar los activos inmobiliarios fallidos procedentes del sector financiero español cerró 2015 con unos ingresos netos de 330.000 euros. La nueva normativa contable establecida por el Banco de España para tasar los inmuebles ha obligado a la entidad a convertir 2.044 millones adicionales de deuda subordinada propia en capital para asumir el desfase de 3.012 millones con las nuevas tasaciones.

Los resultados de 2015 de la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria han estado marcados por una nueva circular contable del Banco de España que obliga a valorar individualmente y de manera periódica todos los activos inmobiliarios que compró a los bancos. Este proceso de tasación ha desvelado que la mayoría de ellos valen menos de lo que pagó Sareb en su momento.

Para contener las pérdidas futuras por ese desfase, que tras las nuevas valoraciones inmobiliarias alcanza los 3.012 millones de euros, la entidad provisionará 2.171 millones procedente de deuda subordinada propia que transforma en capital junto a los 968 millones que ya había provisionado en ejercicios anteriores.

La normativa del Banco de España también ha hecho reintenpretar las cuentas de los ejercicios precedentes con lo que Sareb ha podido repartir entre tres años las pérdidas generadas por estas nuevas valoraciones. De hecho, casi el 90% de las provisiones han recaído en 2013 y 2014 y tras estos cambios cerró 2015 con unas pérdidas brutas de 472,3 millones de euros, un 53 % menos que en 2014. Unos datos negativos que se convierten en ganancias de 330.000 euros, por el efecto contable tras el saneamiento de la cartera.

Caída del 26% en la cifra de negocio

En cuanto al negocio en 2015, la cifra se redujo un 26%, hasta los 3.886 millones de euros, debido a una ralentización de las operaciones en la venta de inmuebles. La migración de datos a los cuatro nuevos servicers: Altamira Asset Management, Haya Real Estate, Servihabitat y Solvi, ha implicado el traspaso de 4 millones de documentos y más de 350.000 llaves, vinculados a 105.000 inmuebles, 80.000 préstamos y 375.000 garantías, lo que ha retrasado muchas ventas, según la entidad.

 “La compañía ha tenido que hacer frente en 2015 al efecto combinado del cambio de marco contable y al complejo y laborioso proceso de migración de activos. Ambas circunstancias han impactado sobre nuestra cuenta de resultados y nos han obligado a reenfocar nuestra estrategia de aproximación al mercado para los próximos años. La nueva regulación nos exige un mayor esfuerzo en la gestión de capital, márgenes y provisiones a la hora de desinvertir”, afirmó Jaime Echegoyen, presidente de Sareb.

La cancelación, amortización y venta de préstamos, la mayoría al promotor, y que suponen actualmente el 72% de su cartera, aportaron casi el 60% de los ingresos (parte derecha del gráfico). Mientras, Sareb vendió durante el pasado año un total de 11.256 inmuebles, a través de su canal minorista, lo que supone el 21% de las ganancias. Las ventas se centraron principalmente en Madrid, Andalucía, Cataluña y Comunidad Valenciana (75%).

De esa parte de la venta de inmuebles, el suelo (44%) adelantó al residencial (42%) en cuanto a los ingresos. Por su parte, los activos industriales y logísticos aportaron el 14% restante.

Por otro lado, los gastos producidos por la gestión de los préstamos y la venta de inmuebles ascendieron a 612 millones de euros, concentrados sobre todo en la comercialización de sus activos y el pago de tributos. Uno de cada tres euros que se gasta la entidad es para cubrir impuestos como el IBI o el IVA.

En resumen, desde su creación en 2012, Sareb ha reducido su cartera en torno a un 15%, ha puesto en el mercado 35.250 inmuebles y ha gestionado cerca de 28.000 propuestas de las empresas promotoras que mantienen deudas con la compañía. La entidad espera comenzar a generar beneficios a partir de 2017, justo cuando faltarían 10 años, hasta 2027, para vender toda su cartera inmobiliaria.