Información sobre vivienda y economía

Empresarios catalanes crean un proyecto para hacer de Barcelona capital de la innovación

pxhere.com
pxhere.com
Autor: Redacción

Medio centenar de representantes del más alto nivel empresarial catalán, español y otras tantas multinacionales se reunieron esta semana en La Pedrera de Gaudí (Barcelona) para crear un gran laboratorio de ideas con el que conectar los agentes económicos con la ciudadanía y con un objetivo: que Barcelona y su área metropolitana se convierta en capital mundial de la innovación. 

Para poner un nombre a esta idea la han decidido bautizar como Avenida Futuro. Todo nace  de una conversación mantenida entre el presidente de Seat, Luca de Meo, con el presidente de la asociación Barcelona Global, Gonzalo Rodés. El primero, un italiano de origen fan absoluto de la ciudad que desde hace unos años es la suya, quiso explorar vías que hicieran de Barcelona una gran metrópolis: tiene potencial pero no parece haberse desarrollado todo lo que está capacitada. 

Quizá la caída de Barcelona en la carrera por albergar la EMA (Agencia Europea del Medicamento) haya sido el último empuje para que este proyecto empiece a cobrar forma. A esta conversación entre de Meo y Rodés se fueron uniendo nuevos socios hasta que, paso a paso, se crearon grupos de trabajo con los que diseñar las primeras propuestas surgidas de esas charlas. 

De momento, cuentan con cuatro propuestas más concretas, las mismas que esta semana presentaron en sociedad. Estas cuatro propuestas, con su correspondiente apoyo económico e institucional, deberán ponerle cara y ojos sus promotores, Avenida Futuro, antes de dilatar el proyecto más tiempo del necesario.

Cuatro proyectos concretos con los que arrancar

De Meo ha ofrecido las dependencias de la compañía automovilística para reunirse y revisar en el plazo de un mes las ideas dadas y estudiar su viabilidad. La primera propuesta (4BCN) parte de realizar un cambio cultural: empoderar a los ciudadanos para que las ideas fluyan desde la base hasta la cúpula, y no al revés.

El segundo proyecto es el denominado BCN Pulse, con el que proponen conectar jóvenes emprendedores quye desean desarrollar ideas innovadoras con una comunidad de expertos (jubilados) y así intercambiar experiencias entre generaciones. Lo que consideran los expertos reunidos una especie de moneda social.

El tercer proyecto es el de la movilidad metropolitana. Barcelona no puede pretender ser una ciudad de innovación sin tener la suficiente red de movilidad a la altura de cualquier otra metrópolis con una conectividad de desplazamientos a la última. Los autores llamaron a este proyecto plan Cerdà 4.0.

El cuarto y último proyecto presentado fue sobre la participación ciudadana, pero en este caso, no como en el primer punto, sino en visibilizar toda la creatividad de Barcelona y eso pasa por implicar a todos sus habitantes. 

Dentro de un mes se celebrará una nueva reunión para empezar a tomar las primeras decisiones de este 'Thinking Lab'. Entre sus impulsores también están representantes de Caixabank, Manpower Group España, Mapfre, Racc o el Ayuntamiento de Barcelona.